Calderón y las curiosidades

Señor Felipe Calderón, está usted más que equivocado cuando advierte que las manifestaciones en México no son contra usted, sino dirigidas hacia otros actores. La verdad que con tantas declaraciones absurdas de su parte, ya no entiendo cuál es el origen de las mismas.  ¿Ceguera, irresponsabilidad, aislamiento, mofa?

 

Dice, señor Calderón, que en nuestro país hay libertad de expresión que usted otorga en sus dichos a diferentes grupos organizados y también, a quienes ejercemos el periodismo.  Pero la libertad de manifestarse en una democracia no sólo implica la acción en sí, sino también garantías para la misma.

 

Las decenas de manifestaciones que vivimos en esta la Ciudad de México, capital de la República y en donde aún se asientan los Poderes de la nación, van encaminadas en su gran mayoría a realizar cambios en las políticas públicas, económicas y de seguridad que se aplican en todo el país, del que muchos aún suponemos, usted quiso la máxima responsabilidad "haiga sido como haiga sido".

 

Tras las elecciones federales del 2006, usted fue uno de los principales actores a los que millones de mexicanos le reclamaban  ser parte toral de un fraude electoral, pese a que usted acusaba tener "las manos limpias".

 

Señor Calderón, sería ridículo afirmar que las manifestaciones de cientos de trabajadores de la extinta Compañía de Luz y Fuerza del Centro, no fueron dirigidas directamente hacia usted.

 

¿Qué hay señor Calderón, con los empleados de la compañía aérea de Mexicana que durante largos meses dejó de operar y que solicitaron directamente su ayuda, a la que usted dio evasivas provocando manifestaciones callejeras no sólo del personal en tierra sino también de los propios pilotos? 

 

De verdad espero señor Felipe Calderón, que no haya olvidado los compromisos que usted adquirió como resultado de la marcha denominada por "la paz", misma que tocó varios puntos del territorio nacional y que fue organizada y dirigida por el poeta Javier Sicilia, en donde entre otras cosas se le reclamaba a usted su renuncia al señalársele como principal motor de la violencia e inseguridad que se vive en México en estos tiempos.

 

Pero así como han existido causas renombradas que han tomado la vía de la manifestación en su contra señor Calderón, hay cientos de asuntos más, que han tratado de llamar su atención a través de reclamos de todo índole que no son menores pero usted y sus huestes las han minimizado, y dice ahora, que nadie le reclama nada como se hace en otros países directo a los presidentes, primeros ministros y dictadores.

 

Si usted cree que manifestarse contra un candidato presidencial de un partido político distinto al suyo, le absuelve de toda culpa moral y en algunos casos de acción, pues entonces de que nos sirve expresarnos si el diálogo nunca existido.  La comunicación está rota.  Nosotros somos los emisores, pero usted nunca se ha posicionado como el receptor, indistintamente del origen que usted guste o mande.

 

Acta Divina… El  presidente Felipe Calderón, afirmó en Bridgetown, Barbados, que "No deja de ser paradójico que en otros países haya manifestaciones, en la gran mayoría o en casi todos las manifestaciones son en contra del presidente. En México no es en contra del presidente, sino de otros actores. Pero eso es una curiosidad nada más”.

 

[email protected]

 

0
comentarios
Ver comentarios