Cuestión de ética: Juan Ramón

Cuestión de ética: Juan Ramón

 

No fue asunto menor lo que ocurrió en el teatro Metropólitan un día después del debate entre los aspirantes a la Presidencia.

Andrés Manuel López Obrador, acompañado por el doctor Juan Ramón de la Fuente, René Drucker, Miguel Ángel Mancera y Marcelo Ebrard, además de estudiantes de universidades públicas, presentó la Propuesta Educativa del Proyecto de Nación que impulsa y se comprometió a que la Educación será prioridad en su gobierno.  

El doctor Juan Ramón de la Fuente, a quien López Obrador designó titular de la Secretaría de Educación Pública, en caso de triunfar el 1º de julio, detalló que la propuesta en materia educativa no es una OCURRENCIA al calor de una campaña política, sino un proyecto educativo sustentado en valores, en principios e ideales, que reivindique la ética de la función pública.
López Obrador por su parte advirtió que la tarea no será fácil porque quienes aplican la política neoliberal se han esmerado en destruir lo que se tenía. Dijo que involucionamos y por eso va a costar trabajo pero se mostró confiado en que vamos a poder levantar al país, y habló de algo fundamental que los gobiernos prianistas han olvidado: la responsabilidad de la Educación corresponde al Estado y no a personas o grupos. Se refirió también a la importancia de la evaluación para mejorar la calidad, y no para descalificar a los maestros como ha venido ocurriendo con la famosa Alianza entre Calderón y Gordillo (esto lo digo yo).
En el pasado debate, Gabriel Quadri, candidato de Elba Esther Gordillo que tanto daño le ha hecho a la educación pública, habló de crear una Secretaría de Ciencia y Tecnología, no dijo cómo ni con quién. Andrés Manuel López Obrador lo propuso mucho antes del debate y nombró como titular de la nueva Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación a René Drucker Colín. También nombró a Elena Poniatowska, renombrada escritora mexicana, como titular de la Secretaría de Cultura.
Desde luego que la mayoría de los medios de comunicación no le dieron importancia a la presentación de la propuesta en materia educativa del candidato de las fuerzas progresistas. Lo que menos conviene a la clase privilegiada es que el pueblo se transforme mediante una educación de calidad porque tendría acceso a la información que se le oculta. La derecha recalcitrante que no quiere cambios necesita la pobreza y la ignorancia de la gente para seguirla manipulando.
La garantía de los personajes que apoyarán a López Obrador en materia de educación, cultura, ciencia y tecnología es un duro golpe a los candidatos que no cuentan con un proyecto de gobierno definido para ofrecer a los electores mejores condiciones de vida, y esperan que la iniciativa privada resuelva lo que es obligación del Estado.
Para López Obrador, que ha recorrido todo el territorio nacional y conoce de cerca la realidad del país, las prioridades son muy claras: alimentación, salud, educación, empleo digno y mínimos de bienestar para los millones de mexicanos que viven en el abandono y la desesperación.
Sí hay con qué sacar adelante al país y al pueblo, lo que se requiere es preparación, voluntad política y, como señaló el doctor Juan Ramón de la Fuente, ética en la función pública.
Vamos por el cambio verdadero, y vamos muy bien. 

0
comentarios
Ver comentarios