August 15, 2019 03:27

Sueño con un país... sin corrupción

corrupcion
Andrés Manuel ganó la presidencia teniendo como fundamento el combate a la corrupciónInternet

 

Algunas instituciones que la estudian, esgrimen que la corrupción en todas sus formas, tamaños y niveles, alcanza casi el 10% del PIB nacional. En otras palabras, que si se acabara la corrupción al 100%, nuestro país estaría creciendo a una tasa superior a la alcanzada por China. ¡Crecimiento de potencia mundial!

Tres categorías básicas de la corrupción

El SNA (Sistema Nacional Anticorrupción) configura más de 10 tipos de corrupción, lo cual facilita su estudio y también la forma de fincar responsabilidades. Pero, para fines prácticos, utilizaré las tres categorías señaladas por Verónica Malo en su columna de hoy de El Heraldo de México. Estas son:

1.- La evidenciada por los latrocinios cometidos para enriquecerse ilegal e ilimitadamente.

2.- El tráfico de influencias para acumular más poder.

3.- Ineficiencia en la gestión.

  • La evidenciada por los latrocinios cometidos para enriquecerse ilegal e ilimitadamente
  • El tráfico de influencias para acumular más poder
  • Ineficiencia en la gestión

La corrupción y la 4T

Andrés Manuel ganó la presidencia teniendo como fundamento el combate a la corrupción. De manera indiscutible, sigue diciendo que su ejemplo y su forma de llevar el gobierno, logrará erradicar una corrupción rampante y creciente. En algunas cosas se ha notado ese combate, en otras, desafortunadamente, la corrupción serpentea, se desliza y sigue tan enquistada –o más- que en administraciones pasadas.

La más rampante y peligrosa es aquella que no se tipifica como corrupción; esta es, la de los funcionarios que al final del día no saben sacar adelante la labor encomendada. Las personas que tienen ganas de sacar el trabajo adelante, pero no saben cómo hacerlo. Las que, basados en la razón de disminuir costos o contratar sólo a los afines a la ideología, no son capaces de buscar expertos en la materia. Los que no tienen tiempo (o ganas) de buscar a quienes saben para que les enseñen de forma expedita.

Lomelí

El ex delegado del gobierno federal al estado de Jalisco, el Ing. Lomelí, tal vez, sea el primer amigo del presidente López Obrador que se encuadre en la corrupción para enriquecerse (más) y también quien usó el tráfico de influencias para acumular más poder y riqueza.

Y al encuadrarlo en ambas formas, sea la muestra fehaciente de que Andrés Manuel, no se dejará tentar el corazón si alguno de los suyos busca enriquecerse a través de su gobierno. No le permitirá.

Cierto, quedan aún algunas interrogantes: ¿por qué permitir que el representante legal de Lomelí, sea quien ocupe ahora el puesto de delegado? ¿Por qué no hicieron las investigaciones antes de darle el nombramiento? ¿Por qué hasta que una OSC puso las pruebas en la opinión pública, el gobierno reaccionó?

Lo que en realidad importa es que no se permita la corrupción. Sean amigos, conocidos o simples mortales. Eso es lo que da gusto.

Exención de impuestos

Ya no puede seguir con un uso desproporcionado de este beneficio. Eso lo ha comprendido por Margarita Ríos Fajart, quien ha hecho de ello una de las puntas de lanza del SAT. Ojalá lo logre.

A nadie nos gusta pagar impuestos, pero si sabemos que lo hacemos todos, que cumplimos todos, ayuda a creer que nuestros compromisos son compartidos de forma más justa. Tal vez, también así puedan quienes pagan más, observar mejor el uso de los impuestos. Se podría volver un círculo virtuoso.

Hay algo que sí requiere la directora del SAT, a todos los agentes y personas preparadas que han sido despedidas de dicha institución. El conocimiento acumulado y ante un buen líder cómo ella es, dará resultados extraordinarios.

La impresentable corrupción de la 4T

Sin lugar a dudas es la ineficiencia en la gestión; es lo que se ha visto en estos primeros 7 meses de gobierno.

¡Qué bueno que los funcionarios sean personas buenas!, ¡Genial que no se corrompan! (Tendremos que verlo) . Pero eso no les da derecho a que no sepan. Menos a que consideren que no se requiere saber o que las cosas pasan sólo por desearlo.

Tampoco es válido cortar programas sólo con el pretexto de que se piensan superfluos. Así tenemos los resultados de cerrar las guarderías o de no tener a los jornaleros que ayudaban a apagar los fuegos en los momentos correctos o bien a mantener limpios los senderos en los bosques.

El despido de miles de personas que no estaban en el gobierno por una cuestión de ideología. Estaban porque en realidad eran servidores públicos comprometidos y con un conocimiento adquirido a través de los años. Quienes hacían que la administración pública pudiera continuar más allá de la insolencia de muchos, el ser “aprendiz” en otro rubro y la ambición desmedida en Pemex.

La pérdida de ese capital humano es otra parte de la corrupción de la 4T, donde despidieron a tanta gente sólo porque estaban antes que ellos.

Error catastrófico, un país detenido, con una economía al límite de la recesión y con un servicio público mutilado por la 4T. No entender que esto también es corrupción es un problema que destruye al país y además, con el disfraz de una falsa austeridad, que destruye lo construido.

0
comments
view comments