Eruviel, sin carisma

A principio del mes de marzo, mostraban las encuestas oficiales sus “atractivos” datos sobre la elección en el Estado de México, para beneplácito de los promotores de la alianza PANPRD. Los encuestadores trabajaban con frenesí, para recopilar las sonadas estadísticas en las que el PRI y la alianza PANPRD empataban en preferencia electoral, intercediendo (eso pensaban entonces), a favor del impulso final que darían a la alianza maquinada por Jesús Ortega y los suyos con Calderón (desaparecido de la vista pública el adiestrado can mayor, hoy negociador fracasado) dado que esa era la ordenanza a dichas encuestadoras: “Para que la alianza valga, para “cotizarla”, es necesario emparejarla a las cifras del PRI”.

 

Eran los tiempos aquellos cuando aún soñaban con que Alejandro Encinas accediera a ser el candidato que representara su mala barata pantomima aliancista.

 

Pues bien, el Gabinete de Comunicación Estratégica, GCE, falló rotundamente en su “apreciación” de cómo habrían de quedar las alianzas que contenderían en la elección mexiquense.  

 

Pero fue el mismo Alejandro Encinas quien les tumbó de un manotazo las fichas de su acomodado tablero, sin haber logrado los reaccionarios “comprar” a su aval, por mucho que se esforzaron.

 

Lo que reafirmó a Encinas ante los mexiquenses como un hombre cuya voluntad moral se impondría a la corrupción cuando lo elijan gobernador.

 

GCE, lanza ahora una presunta estadística publicada en desesperado encabezado de Milenio para echar a andar el aparato mediático que empuje a Eruviel, porque este no levanta, no posee carisma popular y recurren a la propaganda inexacta:

 

“¿Si hoy fueran las elecciones por quién votaría? Gana el PRI, se lee, con 47% de los votos”. Recopilación llevada a cabo por Gabinete de Comunicación Estratégica.

 

El dato ha indignado a los mexiquenses. No representa sus auténticas tendencias electorales.   

 

Parece que ni Milenio ni GCE, se han percatado, que los habitantes del Estado de México no confían en Eruviel Ávila. Tampoco en el PRI. Que conocen que el candidato priista posee un cuantioso patrimonio personal que no se comprende, a partir de los sueldos obtenidos como funcionario público hasta el día hoy.  Que se encuentran-hasta la madre- de la corrupción, impunidad e inseguridad en su entidad bajo un gobierno ineficiente. Que exigirán el cambio hacia el progreso que les retribuirá la administración humanitaria social demócrata de la izquierda unida PRD-PT-CONVERGENCIA.

 

No prosperarán ni Los Pinos ni Calderón ni Ortega ni Salinas ni el PRI en su cometido de aminorar o neutralizar la escalada de popularidad del binomio Encinas-LópezObrador y su imparable movimiento civil de regeneración nacional que pronto refrendará los compromisos adquiridos con el pueblo mexiquense. Será una elección memorable: La inercia del dinero ilimitado será vencida y doblegada por aquella que se generará de la exigencia popular hacia el verdadero cambio.        

0
comentarios
Ver comentarios