El Capitán Gomita contra los 7 Bots del Apocalipshit

Estaba yo ocupándome de asuntos importantes, cuando súbitamente la Bolsa de Papas interrumpió mis pensamientos con un alarmante, y casi ahogado, alarido de terror.

 

Por el momento no revelaré por qué el Boing de Mango es un instrumento de suma importancia en la lucha contra los bots, ni tampoco haré de su conocimiento los detalles de lo que sucedió después. Es secreto de profesión.

 

Lo que sí les puedo decir es que fue una orgía de violencia, muerte y destrucción; y que gracias a mi, todos ustedes pueden seguir disfrutando de sus existencias y flamear a gusto al Peña Nieto.

 

En fin, para entender a un bot, es necesario conocer su naturaleza y es lo que explicaré en esta ocasión.

 

Los bots son pequeños programas, pedazos de software, que realizan tareas sencillas basándose en reglas. Son tan sencillos que ni siquiera se necesita ser programador experimentado para operarlos y/o crearlos (además de que una búsqueda rápida en Google nos dará acceso a Bots ya listos para configurarse/instalarse/usarse).

 

¿Qué tipo de reglas obedecen los bots? La forma más sencilla de explicar esto es poniendo un ejemplo. Un bot que se dedique a recolectar las cuentas de twiter de la gente que habla sobre AMLO podría tener las siguientes reglas:

 

1) Cada 5 minutos hacer una búsqueda de los tuits que contengan la palabra AMLO

2) De la lista de resultados, obten las cuentas de los tuiteros

3) Compara la lista con la base de datos y agrega las cuentas que no aparezcan

 

Bien, estas reglas son muy claras, normalmente un bot tiene algunas más específicas, pero un programador promedio no tiene ningún problema en modificarlas o agregar más reglas.

 

Aunque hay sus excepciones... yo no estoy para decirlo, ni ustedes para leerlo... pero cierto pajarito me dijo que en un principio los ectivistas le daban las reglas a los bots a gritos. No quiero decir con esto que los ectivistas no tuvieran el tacto para no herir los sentimientos de sus bots, pero evidentemente en algún momento alguien dijo “creo que la estamos cagando”.

 

En fin, los bots están por todo el internet (desde siempre) y no son necesariamente malos. Por ejemplo, Google o Yahoo utilizan bots para recolectar la información de los sitios que sus motores de búsqueda utilizan.

 

En Twitter los bots tienen diversos usos. Algunos recolectan la información de las menciones de una marca para conocer el impacto en el medio y compararlo con sus competidores; o quejas sobre sus productos. Otros bots recolectan las menciones de candidatos (por ejemplo la Jornada utiliza uno de estos para obtener los datos de su monitoreo).

 

Así, podemos ver que no todos los bots son malos. Pero hay una raza de bots que son utilizados para devaluar o promover #hashtags. Desafortunadamente Twitter no estaba preparado para los priistas, eventualmente proporcionarán una cura, pero mientras esto sucede nosotros tenemos una elección encima.

 

En este momento la única acción que podemos hacer, es reportar a los bots que identifiquemos como SPAM. Desafortunadamente, no basta con que unos cuantos hagan esta labor, se necesita la participación de bastantes personas para que estos reportes de spam terminen con la clausura de estas cuentas.

 

Así que mientras no se establezca un escuadrón caza-bots, va a ser una labor de tuitero responsable el reportar y promocionar el reporte de las cuentas de bots.

 

Esta tarea te doy, porque el Capitán Gomita tu amigo yo soy.

 

@Capitan_Gomita

0
comentarios
Ver comentarios