Cambio sin rumbo

El hombre absurdo es el que no cambia nunca: Georges Benjamín Clemenceau

 

El concepto de “cambio” como idea principal de una campaña electoral es sumamente rentable, ejemplos de éxito sobran, por mencionar algunos: Lula Da Silva en Brasil, Ernesto Kirchner en Argentina, Michelle Bachelete en Chile, Barack Obama en Estados Unidos; en el terreno nacional los ejemplos más recientes y significativos son: Rafael Moreno Valle en Puebla y Gabino Cué en Oaxaca, quienes explotaron al máximo esta idea y lograron ganar sus respectivas gubernaturas ambos en alianza entre espurios y legítimos.

 

No obstante de las tres alianzas fraguadas en el pasado proceso electoral, sólo una, la de Oaxaca, ya lleva cien días en funciones, tiempo en el cual ha exhibido su falta de oficio político y dirección, es decir, todo indica se trata de un gobierno sin rumbo, puesto que ni siquiera tiene un plan de desarrollo estatal definido; está trabajando con propuestas recicladas y pirateadas de sus contrincantes, un hecho de más lamentable que pone a la vista las debilidades de los gobiernos de coalición, pues no es lo mismo una alianza electoral que una de gobierno y parece el titular del ejecutivo no lo entiende aun.

 

Oaxaca siempre ha sido un lugar conflictivo, vaya hasta enredan el quesillo, y la alianza que crearon en ese Estado es dinamita pura, pues sólo en esas tierras surrealistas se entiende la unión de lo más radical del PRD con lo más conservador del PAN, una asociación que le está costando mucho a los oaxaqueños, pues el cambio prometido se ve muy lejos. Si bien es cierto se logró la alternancia eso no basta para Oaxaca pues se necesita un cambio genuino, de conceptos, de cultura, de valores y lo más importante de ACTITUDES, sino es así entonces el cambio sólo sirvió para hacer ricos a los que por años cobraron en la oposición.

 

El concepto de cambio les fue rentable en campaña pero no en el gobierno, se acabaron las promesas deben comenzar las acciones y no se vale justificar su inexperiencia con el pasado pues es evidente que en cien días no se solucionaran conflictos ancestrales, pero da mucho que desear el hecho de que NPI del rumbo y dirección de estos “amateurs” que juegan al gobierno. Por eso, mientras Gabino Cué no entienda que rodearse de gobernicolas, analfabetas y malandrines de baja calaña, como: Eufrosina Cruz, Flavio Sosa, Lorenzo Lavariega y muchos más, la paz y el progreso prometido para Oaxaca se ve demasiado, pero demasiado, lejos.

 

Así pues, con este ejemplo todo parece indicar que los primeros meses de gobiernos coalicionistas en el país han sido desastrosos, por lo menos para Oaxaca, debido a su falta de VOLUNTAD POLITICA; y queda claro algo, que no saben adonde van y por eso llevan tanta prisa.

 

Los invito a seguirme en [email protected]

*Politólogo 

0
comentarios
Ver comentarios