El amante

Dice Jorge Bucay, que las personas que no tienen un amante o lo perdieron, carecen de la alegría de vivir y se dedican simplemente a ver transcurrir los días, sin mayor motivación que ir pasándola más o menos bien.

Una vez establecido el diagnóstico anterior, Bucay receta: “búsquese un amante”. Si, leyó usted bien: un amante.

Para Bucay, el amante es lo que nos apasiona, lo que ocupa nuestro pensamiento antes de quedarnos dormidos y es también quien a veces, no nos deja dormir:

“el amante es lo que nos vuelve distraídos frente al entorno. Lo que nos deja saber que la vida tiene motivación y sentido. Es alguien o algo que nos pone de novio con la vida y nos aparta del triste destino de durar”

 

El elemento, de Ken Robinson

“Descubrir tu pasión, lo cambia todo”

 

En el marco de la reforma integral de la educación básica, el enfoque por competencias reduce al alumno a un “usuario” y al profesor a un “acompañante”. No habrá cambios sustanciales en el aprovechamiento del alumno, porque simplemente se ha cambiado la forma (enfoque) y no el fondo (modelo de la fábrica)[i] , según Martin Carnoy:

“(…)la globalización, en los países en desarrollo (la mayoría) se articula en la forma de reformas políticas guiadas por criterios financieros cuyos intereses son la eficiencia y la eficacia. Es probable que sus efectos en los sistemas educativos incrementen las desigualdades educativas y el acceso a la escolaridad de los segmentos sociales desfavorecidos”

Lo que significa que el modelo educativo mexicano es excluyente, parcial, descontextualizado y no corresponde en ningún sentido a un desarrollo lógico y natural del sistema educativo, sino a presiones internacionales para satisfacer los requerimientos financieros de aquellos que deciden los destinos del orbe.

Urge una profunda reforma que reestructure desde sus cimientos aquello que ha demostrado ser inoperante: las “reformas” educativas.  Ken Robinson propone encontrar el elemento (la pasión) en cada uno de nuestros alumnos. La escuela, tal y como está en este momento, tiene una visión errónea de “los talentos” o “competencias” de las personas. En este momento estamos educando para ENLACE o PISA, esa es la verdad. La propuesta de Robinson retoma el “educar para la vida” y para ello debemos  comprender qué es un verdadero talento, habilidad o competencia.

Desafortunadamente, el sistema escolar mexicano, lleno de fracaso y deserción, le inyecta al alumno una dosis de pesimismo desde su ingreso a la escuela: las reglas son éstas, si aprende a jugarlas, entonces tiene habilidades y competencias. Si no se adapta al sistema de la escuela, el problema es de él, porque el tren avanza: si se subió,  felicidades y si no, está destinado a ser “nini”: sin educación de calidad y sin oportunidades de trabajo digno. Así están las cosas en México.

Robinson recupera la biografía de personas que han llegado a la cima por considerar que su trabajo no es lo que hacen, sino lo que son: es su pasión.

Ahora bien, ¿cómo identifico la pasión en mis alumnos? En primer lugar, el plan y programa de estudios plantea, como ya lo he comentado en otros artículos[ii], un enfoque jerárquico que corresponde primero a matemáticas y lenguas, después las humanidades y por último las artes. Este modelo curricular correspondía a la etapa histórica del siglo XIX, en el contexto de la revolución industrial. Ahora ya no funciona así. Los tiempos actuales de crisis estructurales generalizadas, demandan utilizar la imaginación antes que el conocimiento para plantear escenarios posibles de acuerdo a las necesidades de cada alumno y del grupo en general.

Será motivo de otro artículo, desglosar el planteamiento basado en inteligencias múltiples y modos de aprendizaje. De ninguna manera, ninguna de las estrategias o modelos de aprendizaje deben tomarse como receta de cocina, porque cada alumno aprende de formas y ritmos diferentes, pero es una excelente referencia saber de qué puedo echar mano para ayudar verdaderamente a construir el futuro del alumno, más allá del discurso y la retórica…

 Pasiones complejas…

Al identificar  nuestra pasión, somos susceptibles de descubrir la pasión de nuestros semejantes y eso implica conocer sus motivaciones y anhelos y pasar por el filtro de la congruencia sus dichos y sus actos. Permítame usted presentarle dos personajes que usted identificará fácilmente…¿puede usted adivinar cuál es la pasión de cada uno de ellos? Adelante…

El señor presidente Felipe Calderón, tuvo en sus manos la oportunidad de pasar a la historia como el artífice de la reforma educativa que México tanto necesita. En vez de eso, prefirió transar con quienes consideran que la Educación es un coto más de poder de los muchos que existen en nuestro país.

¿Usted qué opina, estimado lector?

0
comentarios
Ver comentarios