jueves 17 de enero de 2019 | 05:56
Columnas

Comisiones de Derechos Humanos en México: Adornos democráticos

@Alfredo_FdzLara lun 06 oct 2014 18:44

Es evidente que la cooptación y subordinación en que hoy se encuentran los organismos públicos defensores de derechos humanos en México no está contribuyendo al cumplimiento de su razón de ser.

 

 

La CNDH

 

En las últimas semanas han sido amplios los cuestionamientos a la actuación de Raúl Plascencia, actual presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, quien termina su gestión el próximo 15 de noviembre. El actual Ombudsman se ha caracterizado por su bajo perfil en temas trascendentes relacionados con la defensa de los derechos humanos, pese a que la reforma constitucional de junio de 2011 dotó a la CNDH de más facultades. Sin embargo, Plascencia no aprovechó esta oportunidad histórica y ha preferido subordinar el desempeño institucional a sus  intereses personales y, por tanto, convertirse en un aliado del Estado y no de la ciudadanía, incluso a costa de la imagen nacional e internacional de una institución fundamental para la promoción y la defensa de los derechos fundamentales en México, sobre todo en el contexto de violencia extrema que se vive en el país. Su actuación en  casos como la muerte del menor José Luis Tehuatlie, en Puebla; su golpeteó a la UNAM; y, más recientemente, su desastrosa actuación en el caso de Tlatlaya, una aparente ejecución extrajudicial, dan pruebas palpables del deterioro institucional y la crisis de legitimidad que hoy viven los organismos públicos defensores de derechos humanos en México como resultado de su ineficacia en la defensa de los derechos fundamentales. Situación que es lamentable, sobre todo en un entorno donde diferentes actores, tanto públicos como privados, están vulnerando los derechos humanos, para muestra tenemos los terribles hechos en Iguala.

 

Pese a los fuertes cuestionamientos hechos a su deplorable  gestión Raúl Plascencia mantiene sus aspiraciones para ser reelecto. De hecho, en los últimos meses ha sido notoriamente evidente su actuación errática y tendenciosa para no resultar incómodo al poder. Precisamente, el pasado 1 de octubre, en el marco de la XIX Asamblea General de la Federación Iberoamericana del Ombudsman (FIO), Raúl Plascencia hizo declaraciones que dan evidencias de su subordinación y, por ende, la de la CNDH hacia el Poder Ejecutivo, como prueba están el discurso público que dio Plascencia y el comunicado de prensa CGCP/276/2014  el cual señala de manera textual lo siguiente:

?El presidente de la Comisio?n Nacional de los Derechos Humanos de Me?xico y de la Federacio?n Iberoamericana del Ombudsman (FIO), doctor Rau?l Plascencia Villanueva, hizo un público reconocimiento al presidente Enrique Pen?a Nieto por el respeto irrestricto que ha tenido al trabajo autónomo de la CNDH???Al participar en el Congreso Internacional y la XIX Asamblea General de la FIO, el Ombudsman nacional aplaudio? el compromiso que con los derechos humanos ha demostrado en los 22 meses de su gobierno?[1].

Me sumo a muchas voces críticas y creo que Raúl Plascencia no debe ser ratificado al frente de la CNDH. La evaluación de su gestión demuestra que no ha cumplido con su tarea constitucional  de contribuir al fortalecimiento de los derechos humanos de las personas frente a la victimización que se realiza desde el Estado. En el  contexto de amplia violencia y vulneración de los derechos fundamentales que se vive hoy en México resulta fundamental que el papel de la CNDH sea replanteado y cumpla con su tarea de proteger y garantizar los derechos fundamentales de las personas.

La Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo

 

La crisis por la que atraviesa la defensa institucional de los derechos humanos en México no sólo se presenta a nivel federal, a nivel local muchas comisiones de derechos humanos han sido cooptadas por personajes grises, sin compromiso con los derechos humanos, y sin una trayectoria pública o social que avale sus designaciones como encargados de una labor tan trascendental como lo es la defensa de los derechos humanos. De tal modo, el contexto generalizado es que muchos de estos funcionarios están ahí para servir a los intereses del poder y no de las personas.

 

En el caso concreto de Quintana Roo, el actual Ombudsman, quien desarrolló toda su carrera en cargos de la administración pública estatal (así lo demuestra la versión pública de su currículo), y nunca desde la sociedad civil,  es parte de esta tendencia de designaciones afines al poder y de notoria subordinación a intereses diferentes a los de la efectiva defensa de los derechos fundamentales de las personas. Prueba de esta falta de interés y compromiso institucional es el estado que guarda el ?Plan de Trabajo 2014-2018[2] de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo?, presentado hace más de tres meses.

 

Desde el origen de este plan señalé que éste era más una cuestión retórica y un instrumento de búsqueda de legitimidad - de la que carece alguien que llegó por una imposición y producto de un clientelismo disfrazado de consulta social -, que un verdadero compromiso con la defensa de los derechos humanos de la sociedad quintanarroense. El origen es importante para analizar el rumbo institucional y era una obviedad que alguien que jamás hizo de la defensa de las causas ciudadanas su principal objetivo profesional lo haría de un día a otro, como si la vocación de servicio social y la ética de la responsabilidad se adquirieran por decreto o porque un día te invisten con un cargo como resultado de negociaciones que nada tienen que ver con la defensa de los intereses de la sociedad.

 

Como señala un proverbio de una de las universidades más antiguas ?Quod natura non dat, Salmantica non praestat?, y este es el caso del actual ?defensor? de los derechos humanos en Quintana Roo, quien, en estos seis meses de gris gestión, ya se habrá dado cuenta que no es lo mismo trabajar tropicalizando leyes y maquinando conspiraciones, que trabajar en defensa de los derechos humanos de quienes realmente requieren que esos derechos sean defendidos, y no sólo de grupos a modo, por ejemplo, ¿qué ha hecho a favor de la defensa de la libertad de expresión?

 

Para no hacer señalamientos sin sustento, como suele ser tan común en estos tiempos, me permitiré dar evidencia concreta de que el citado plan de trabajo no reúne las condiciones mínimas de un verdadero proceso de planeación y que su implementación dista mucho de traducirse en acciones concretas y, sobre todo, que puedan ser evaluadas. Para lo anterior, se realizaron varias solicitudes de información ?sin contar algunas que se hicieron sustituyendo mi identidad -. Además, es pertinente señalar que actualmente hay dos recursos de revisión interpuestos ante el Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Estado de Quintana Roo, ya que la Comisión de los Derechos Humanos del Estado negó información pública, en una clara contradicción con su obligación de garantizar el derechos humano de acceso a la información, establecido en el artículo 6º de la Constitución. En cuanto al citado plan de trabajo se realizaron las siguientes solicitudes de información a fin de evaluar el estado de avance en que encuentra:

 

Solicitud de información con folio 30/2014:

 ?Con base en el Plan de Trabajo 2014-2018 de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Quintana Roa entregar un informe sobre el avance que se tiene en la "Elaboración del Sistema Estatal de Alerta de Violación a los Derechos Humanos. Anexar la documentación oficial que sirva para corroborar dichos avances".

Respuesta: La información ?no puede ser proporcionada por encontrarse en la etapa de planeación de las líneas de acción, por lo que tampoco existe, hasta la fecha de su solicitud, documentación oficial que sirva para corroborar el avance del mismo?.

Solicitud de información con folio 31/2014:

"Con base en el Plan de Trabajo 2014-2018 de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo señalar cuál es el avance que se tiene en la revisión periódica de hospitales generales y centros de salud urbanos y rurales del 28 de junio al 15 de agosto de 2014. Anexar, en su caso, la documentación que corrobore el cumplimiento de dicho objetivo."

Respuesta: La información solicitada ?no puede ser proporcionada por encontrarse en la etapa de planeación de las líneas de acción, por lo que tampoco existe, hasta la fecha de su solicitud, documentación oficial que sirva para corroborar el avance del mismo?

Solicitud de información con folio 32/2014:

?Con base en el Plan de Trabajo 2014-2018 de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo entregar un informe sobre el avance que se tiene en el "Desarrollo de un programa de orientación psicológica a personas que habitan en comunidades indígenas". Anexar la documentación oficial que sirva para corroborar dicho avance".

Respuesta: La información solicitada ?no puede ser proporcionada por encontrarse en la etapa de planeación de las líneas de acción, por lo que tampoco existe, hasta la fecha de su solicitud, documentación oficial o manuales de capacitación que sirvan para corroborar el avance del mismo?.

Solicitud de información con folio 34/2014:

"Con base en el Plan de Trabajo 2014-2018 de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Quintana Roa señalar cuál es el avance que se tiene en la "Elaboración de manuales de capacitación sobre grupos en situación de vulnerabilidad". En su caso anexar el manual vio la documentación oficial que sirva para corroborar dicho avance o terminación del mismo?.

Solicitud de información con folio 36/2014:

?Con base en el Plan de Trabajo 2014-2018 de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo señalar cuál es el avance que se tiene en la "Realizar acciones específicas sobre igualdad y no discriminación para combatir la homofobia". En su caso anexar el manual y la documentación oficial que sirva para corroborar dicho avance o terminación del mismo".

Respuesta: La información solicitada ?no puede ser proporcionada por encontrarse en la etapa de planeación de las líneas de acción, por lo que tampoco existe, hasta la fecha de su solicitud, documentación oficial o manual que sirva para corroborar el avance del mismo?.

Hay otra respuesta a una solicitud de información que pone de manifiesto la falta de eficiencia y transparencia de quien hoy conduce un organismo público tan importante. En la solicitud de información 29/2014 se solicitó lo siguiente: ?Copia del historial con fechas específicas (de todos y cada uno los exploradores de Internet de que disponga la computadora) de las páginas visitadas por el Presidente de la CDHEQROO, Secretario Particular y Oficial Mayor en los meses de abril, mayo, junio, julio y agosto?. La respuesta fue que estos funcionarios ?no cuentan con equipo de cómputo oficial asignado desde su incorporación a esta Comisión a la fecha?.   

Suponiendo que esta respuesta sea verídica hay que plantearse cómo es posible que funcionarios públicos claves en el funcionamiento de una institución no dispongan de un equipo oficial de cómputo. Y me lleva a preguntar cómo controla el Ombudsman el estado en que se encuentran, en el sistema informático respectivo, las quejas por presuntas violaciones a derechos humanos, es decir, como cumple con su labor de controlar el desempeño de los funcionarios encargados de atender las quejas o el estado de resolución en que se encuentran éstas. Suponiendo que esta falta de computadoras sea por cuestiones presupuestales, entonces cómo se explica que en la elaboración del plan de trabajo se utilizaron recursos por $145,082.27 pesos, de los cuales $105.390.00 se destinaron a viáticos, es decir, no se podría plantear que la falta de equipo de cómputo obedece a una política de austeridad.

En conclusión, como ya se señaló, el origen es parte importante del rumbo que las instituciones siguen y es evidente que la cooptación y subordinación en que hoy se encuentran los organismos públicos defensores de derechos humanos en México no está contribuyendo al cumplimiento de su razón de ser, es decir, instituciones promotoras y defensoras de los derechos humanos de las personas frente a las arbitrariedades, la ineficacia y los excesos del Estado. En un contexto donde el Estado de Derecho se encuentra ampliamente vulnerado es necesario refundar estas instituciones a fin de reencauzar su labor a favor de la sociedad, ya que de no hacerlo las comisiones públicas de derechos humanos seguirán siendo lo que tristemente son hoy: adornos democráticos subordinados al Estado y con un amplio déficit de representatividad y legitimidad.