jueves 15 de noviembre de 2018 | 01:58
Columnas

Octavio Brunetti, vida, tango y arte; ahora, a la naturaleza eterna

@NietzscheAristo lun 01 sep 2014 05:34

Octavio ingresó a un hospital de Nueva York el 3 de agosto  pasado a causa de una infección bacteriana muy severa e inesperada.

Me entero de la sorpresiva e infortunada muerte de Octavio Brunetti la noche del 29 al 30 de agosto. Pianista y compositor argentino, universal, a quien tuve la ocasión de conocer y tratar 4-5 veces. También tuve la fortuna de ser acompañado por él al piano en dos conciertos en la ciudad de Nueva York. Uno en el teatro Thalia y el otro, un concierto al aire libre en un parque de Queens. Artista de gran talento, persona amable, afable; siempre con una suave sonrisa, uno de esos seres humanos que hacen fluir el mundo.

Leo que Octavio ingresó a un hospital de Nueva York el 3 de agosto  pasado a causa de una infección bacteriana muy severa e inesperada. Los médicos al parecer no pudieron detectar a tiempo la naturaleza y/o la procedencia de la mortal bacteria y el artista no lograría sobrevivir más allá de sus aproximadamente 40 años de edad.

Tras su formación clásica en Argentina, Brunetti se dedicó tanto al acompañamiento como a la composición, el arreglo y la dirección de orquesta. Sobre todo, al tango. Su última presentación fue con su orquesta de tango apenas el 10 de julio pasado en el Midsummer Night Swing del Lincoln Center.

Después de una gira europea, ganó el Tango Competition de Nueva York como mejor solo de piano y también como dueto. Y se quedó a residir en la ciudad donde poco a poco fue ganando el prestigio que lo ubicaba ya como un artista sólido en la compleja ciudad que maravilla pero que asimismo destruye. Dijo en alguna entrevista: ?Siempre supe que me iba a dedicar a la música porque siento un amor muy grande hacia lo que hago. Pero cuando llegué a esa ciudad avasalladora, dura de pelear pero también llena de oportunidades, sentí que no tenía la contención que tenía en Rosario. Entonces me di cuenta que si sobrevivía allí haciendo música lo podía hacer en cualquier lugar?.

Entre sus grabaciones destaca la que recientemente hizo con el afamado chelista Yo-Yo Ma, quien en diciembre de 2013 estrenara un arreglo suyo, una suite sobre la serie del ?Ángel?, de Astor Piazzola, con la Filarmónica de Nueva York. Trabajo comisionado por la orquesta cuyo programa de mano califica al arreglista como heredero del ?manto? del gran compositor Argentino. Su ?Te amo Tango?, ganó el Grammy Award como el mejor álbum de tango en 2007. 

No sólo es la sorpresa de su muerte y la tristeza o perplejidad consecuente. Es el camino que caminó lo que sus amigos y colegas miran y lamentan como gran pérdida al pensar en Octavio Brunetti. Octavio continuará presente en su obra, la memoria y la naturaleza eterna. Aquí una muestra de su trabajo como compositor con él al piano, ?A tiempo?: