martes 13 de noviembre de 2018 | 02:02
Columnas

La gestión de crisis de los políticos del Mundial

@eneasmares sáb 5 jul 2014 08:38

Durante la Copa del Mundo, los mexicanos fuimos sacudidos con tres escándalos protagonizados por funcionarios públicos, quienes no supieron gestionar sus crisis mediáticas causando graves estragos en sus carreras políticas.

Se trata del ahora ex Coordinador de la Cultura del Agua en el Ayuntamiento de Xalapa, Iván Vicente Alarcón Cerda; el presidente municipal del H. Ayuntamiento de Naucalpan, David Sánchez Guevara y los malogrados ex funcionarios de la delegación Benito Juárez, Sergio Israel Eguren Cornejo y Rafael Miguel Medina Pederzini.

La primer semana del Mundial, el Coordinador de la Cultura del Agua, Iván Alarcón Cerda (@ivac1527), pidió un permiso especial a su jefe, el director de la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento de Xalapa, Arturo Zorrilla Castañeda, para resolver “asuntos personales”. Sin embargo, las propias redes sociales develaron que durante la semana del “permiso especial”, el joven funcionario se paseó en Brasil acompañado del Oso Pancho (@Eloso_pancho), un oso de peluche gigantesco capaz de albergar tequila para deleite de atractivas chicas brasileñas, compatriotas y en especial del reportero de ESPN, Alejandro de la Rosa, quien de manera inconsciente malogró la carrera política de Alarcón Cerda.

El error más grave del funcionario en lugar de justificar su periodo vacacional, fue su débil y retadora respuesta en su Twitter el 24 de junio, aderezada con terribles faltas ortográficas, como apunto de manera textual:

“Se aclarara todo. El viaje costo 15 mil pesos el avión, tengo pruebas y lo del oso nos esta difamando, tengo permiso de mi trabajo. Replica”

“La sanción de mi trabajo es q me descuenten los días perfecto. Pero lo aclaro y tengo todo en regla son dias a cuenta de vacaciones.”

Víctima de sus propios errores por no responder de inmediato con una declaración oficial incluso desde Brasil, Iván Alarcón fue cesado de su puesto oficialmente por no cumplir con lo establecido en el Artículo 53 la Ley Estatal del Servicio Civil de Veracruz.

El segundo caso, el del edil de Naucalpan, David Sánchez Guevara (@DavidSanchezG), parece más una historieta por la ridícula manera en la que justificó su viaje a Brasil, un día después del deslave ocurrido en una de las comunidades más pobres del Ayuntamiento y en el que murieron tres niños y un adulto.

El edil naucalpense emitió un comunicado en redes sociales aceptando que sí asistió al juego de México contra Holanda en Fortaleza el pasado domingo 29 de julio con recursos propios y agrega: “Aunque el viaje estaba previsto para salir el viernes por la mañana, y sólo hasta que confirmé que la contingencia estaba bajo control, y que los deudos recibieron todo el apoyo de este gobierno municipal, incluso para trasladar a sus víctimas a San Luis Potosí y Otzolotepec, como lo solicitaron, fue que decidí continuar con los planes”.

O sea, dice David Sánchez: “ni me frieguen que de todos modos me iba a ir a Brasil con mis amigos”. Continuando con los absurdos, el comunicado lo distribuyó junto con dos fotos de él mismo frente al estadio de Fortaleza, ¡en lugar de fotos atendiendo a las víctimas del deslave en la colonia Altamira en Naucalpan! Aún más, David Sánchez aparece en una foto en Fortaleza difundida en medios de comunicación,  enmascarado y con una joven que según las investigaciones, es productora del programa de televisión “Una hora con David”.

El manejo de crisis por el propio Sánchez Guevara desencadenó una bola de nieve sin precedente que marcará su futuro político: El viaje costó, según diversos medios, entre 700 mil y un millón 200 mil pesos debido a que lo realizaron en un jet privado propiedad de Rafael Ranero, primer síndico municipal. Su propio vocero Alfredo Rodríguez, mencionaba el día del partido contra Holanda que no sabía dónde estaba el alcalde justo cuando en la colonia Lomas Cadete se registraba un nuevo deslave.

El edil debió gestionar entrevistas en medios electrónicos dando a conocer su versión en lugar del comunicado obsoleto difundido en redes sociales, lo que mitigaría el impacto de esta crisis.

El último escándalo de nuestros políticos en el Mundial Brasil 2014 es el que protagonizaron los ex asambleístas y ex funcionarios de la delegación Benito Juárez, Sergio Israel Eguren Cornejo y Rafael Miguel Medina Pederzini, acusados de manosear a una mujer y golpear salvajemente al esposo de ésta en Brasil.

En esta crisis se han combinado diversas aristas en la que el mayor afectado será el delegado Jorge Romero (@JorgeRoHe) debido al pésimo manejo de medios durante la semana pasada. El funcionario mencionó en conferencia de prensa el pasado 2 de julio que separaría de sus cargos a Sergio Israel Eguren Cornejo y Rafael Miguel Medina Pederzini porque se acabó su temporada vacacional ¡y que al estar encarcelados en Brasil, no podrían regresar a tiempo! En diversas entrevistas concedidas en prime time el delegado aseguraba que eran sus amigos, pero que no pondría las manos al fuego por ellos. Otra joya.

El 4 de julio, la esposa de Rafael Medina, Daniela Surgenor (@DanielaSurgenor), pedía a la opinión pública en conferencia de prensa no linchar más a los detenidos en Brasil, una estrategia sin valor ni impacto mediático pues la realizó en viernes, el peor día para generar impacto en la opinión pública. Además, Surgenor acompaña su campaña de defensa con muy débiles esfuerzos en Twitter, cuando debería sumar otras voces como la del panismo local.

El error de gestión de crisis más grave para todos estos funcionarios fueron las horas que dejaron pasar para aclarar sus escenarios frente a la opinión pública. Una regla de oro en una gestión de conflicto y más aún, con la influencia de las redes sociales, es que no debe pasar muchas horas para atender una contingencia y máximo si se trata de su propia figura. Estos funcionarios no comprendieron además, que son figuras públicas haciendo un servicio público las 24 horas del día, aun en Brasil y en su temporada de vacaciones.