martes 11 de diciembre de 2018 | 06:42
Columnas

“Internet libre, reiteró @EPN al leer sus menciones en Twitter”: Entrevista con @ESanchezHdz

@FedericoArreola mié 23 abr 2014 14:18

Acudí a Los Pinos a entrevistar a Eduardo Sánchez, vocero del presidente Enrique Peña Nieto. Lo harán también, o ya lo hicieron, otros medios de papel y de internet como El Universal, Animal Político y Sopitas.

Me interesaba escuchar al señor Sánchez, quien convive con mucha frecuencia con Peña Nieto, probablemente  a diario, incluso en los días de descanso. Quería hacerle una única pregunta al vocero: ¿Cómo han vivido en Los Pinos todo esta tormenta, en mi opinión en un vaso de agua, del internet en la ley secundaria de las telecomunicaciones?

Más abajo se presenta completo el diálogo con el señor Sánchez. Por lo pronto, solo diré que, en Los Pinos, en cuanto vieron que se había interpretado erróneamente en las redes sociales la iniciativa de ley en lo relacionado con el internet, decidieron que no valía la pena seguir con el proyecto.

Así las cosas, desde hace un par de días los colaboradores de Peña Nieto trabajaron con los senadores, sobre todo con los del partido del presidente, el PRI, para abandonar los cambios que tanta polémica generaron.

Sánchez fue muy claro: la intención del gobierno de EPN no fue, en ningún momento, ni censurar las expresiones de la gente en internet ni establecer razones legales para bloquear arbitrariamente la señal en eventos públicos.

Lo único que se buscó, en el marco de “una reforma constitucional que pone a México a la vanguardia en el tema de las telecomunicaciones”, fue crear condiciones para que las autoridades combatan más eficazmente a la delincuencia.

Porque si bien la mayor parte de los usuarios de internet son personas serias, honestas y responsables que debaten y hasta se entretienen en las redes sociales, lo cierto es que Twitter y Facbook, lo mismo que Youtube y Gmal, etcétera, también son usados por delincuentes.

¿Qué delitos se cometen en internet? No son pocos y son muy graves: Fraudes bancarios, pornografía infantil, trata de personas, hasta los secuestros se empiezan a manifestar por correo electrónico.

Lo que se pretendía con la iniciativa del gobierno federal era hacer más eficiente la colaboración entre las empresas que prestan el servicio de internet y las policías o los investigadores del Cisen y la PGR cuando se trata de perseguir delincuentes..

Peña Nieto, me dijo Eduardo Sánchez, está al pendiente de lo que se dice en internet. No lee, nadie podría hacerlo, los 30 mil tuits que en promedio recibe a diario, ni puede ver lo que unas 25 mil personas le dicen cada 24 horas en su cuenta de Facebook. Pero, cuando tiene tiempo, y se lo da varias veces al día, revisa sus menciones en Twitter.

Vio el presidente en esa red social lo que estaba pasando con su iniciativa, que no había sido adecuadamente interpretada en las redes sociales, analizó los TT, leyó no pocos tuits, sobre todo los más críticos, y, me dijo Eduardo Sánchez, rápidamente tomó la decisión de que era necesario parar las cosas.

Hoy mismo, en una conferencia de prensa, el coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa, y el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, dijeron que la Ley Federal de Telecomunicaciones, en lo referente al internet, se queda como está. Se retira, pues, esa parte de la iniciativa.

Debe quedar claro que la reforma a las telecomunicaciones va. Si el tema de internet queda como estaba, esto es, no se modifica en ningún sentido lo ya plasmado en la ley vigente, se debe a que el gobierno de Peña Nieto no quiere, de ninguna manera, que en un espacio tan relevante como las redes sociales se interpreten en forma equivocada algunos artículos de la ley.

Enrique Peña Nieto, pues, está por el internet libre en los términos que más satisfechos dejen a los usuarios.

El presidente, como comentó su vocero, seguirá atento a los tuits que reciba, continuará analizando los TTs y, desde luego, no dejará de celebrar, con buen humor, todos esos memes que los usuarios de las redes sociales producen ejerciendo absolutamente su libertad de expresión.

A continuación la entrevista completa:

¿Eduardo, qué balance hacen en Los Pinos sobre el debate por el asunto de internet y la ley secundaria de telecomunicaciones?

La reforma constitucional que se aprobó por parte del Congreso de la Unión está a la vanguardia en el tema de las telecomunicaciones. Las telecomunicaciones son un motor del desarrollo, y México ha tenido durante muchos años una serie de demandas que no se han cumplido satisfactoriamente y que requerían una reforma profunda a nivel constitucional para generar condiciones que propiciaran mayor competencia, mayor oferta de servicios y mayor calidad en las telecomunicaciones, precios más bajos, etcétera.

Es una reforma muy amplia, Eduardo: incluye temas de competencia, temas de televisión, temas de internet. 

Sí, Federico, es muy amplia, y afecta hasta cuestiones de seguridad pública. Tenemos, por ejemplo, el tema de las extorsiones telefónicas que son muy perniciosas, que se cometen prácticamente todos los días en nuestro país.

Un problema terrible…

Tuvimos una campaña para alertar a la gente sobre qué hacer ante un ilícito de este tipo, sin embargo la gente recibe llamadas de un niño o una niña que dicen: “Papá, mamá, me tienen secuestrado” y estas personas caen en un fraude. Y es algo que se da por teléfono…

También por internet, ¿no?

Sí, incluso a través de correo electrónico se llevan a cabo. Es un gran problema.

No es el único delito por internet…

Hay otros. La trata de personas abunda en internet, hay páginas y páginas sobre ello, en las que se ofrece prostitución o servicio de compañía en diversas ciudades de México y están a la vista de todos en internet.

Las mujeres son las principales víctimas.

Hay anuncios o mensajes que buscan enganchar a jovencitas para incorporarse a trabajar en empleos que a la mera hora no existen… Y está también la pornografía infantil, muchas niñas son engañadas al ofrecerles trabajos como modelo y terminan siendo prostituidas en alguna parte de la República. 

Es la realidad oscura del internet.

Todo esto, pues, también ha obligado a utilizar las herramientas cibernéticas para combatir los delitos. Es que, por desgracia, cuando una herramienta se pone al servicio de una comunidad, puede ser utilizada por toda la comunidad incluyendo el crimen organizado.

Abundan los fraudes en internet.

Hemos detectado que existen páginas falsas de bancos o tiendas de autoservicio donde las personas creen que están entrando a una institución seria y proporcionan el número de su tarjeta y sus datos personales, y esos números caen en manos de delincuentes para cometer los fraudes.

Urge combatir esas prácticas…

Al hacer nosotros una revisión de la legislación consideramos que era muy importante darle a la autoridad mayores herramientas para poder combatir  a los delincuentes.

Pero, en la ley actual, la que todavía no cambia, de alguna manera ya se hace.

Sí, de alguna manera…, pero no es lo óptimo. En este ánimo se introdujeron algunas disposiciones que pretendían darle facultades a las autoridades encargadas de la procuración de justicia para poder hacer frente de manera mucho más rápida a estas cuestiones.

Y ahí surgió la polémica.

Por ejemplo, había una disposición que decía que se podía bloquear una señal y el bloqueo de señal fue lo que más generó “estática”, se generó una gran polémica…

Se interpretó como que era bloquear mítines de la oposición.

Así se interpretó, pero era falso. Aun cuando el texto dice claramente que se haría tratándose de temas de seguridad nacional se interpretó que esta redacción daba cabida a acciones que atentaban contra la libertad de expresión.

Y otra medida de la propuesta se interpretó como un atentado a la privacidad.

Contra la privacidad de las comunicaciones de las personas. Por eso se rectificó.

¿El presidente Enrique Peña Nieto decidió quitar todo eso de la ley?

Después de ver todas estas interpretaciones que se dieron en las redes sociales, el presidente se pronunció porque no quedara ninguna duda de que él está por el internet libre.

¿Y qué fue lo que hicieron, entonces?

Hablamos con la bancada del PRI en el Senado de la República desde hace unos dos días, y hoy hubo una conferencia  de prensa en la que participó el secretario de Comunicaciones y Transportes y el líder de los senadores del PRI. En esta conferencia se dijo que no tenemos la intención de censurar absolutamente nada ni de llevar a cabo acciones que pudieran afectar a la comunidad. Al contrario, lo que queremos es generar mejores condiciones de vida y desarrollo, por lo cual en la conferencia se aclaró que estos puntos, estos artículos, sean retirados de la iniciativa, con el propósito de que no generen más suspicacias y que nos quedemos en todo caso con la legislación como la teníamos.

Internet libre de cualquier sospecha, pues.

Nunca hubo la intención de censurar ni de hacer nada arbitrario, pero el presidente Peña Nieto ha decidido que no debe quedar ninguna duda. A lo mejor en el Senado de la República y en la Cámara de Diputados los legisladores encuentran redacciones más claras que puedan ayudar a la Presidencia de la República a tener mejores opciones para hacer valer la procuración de justicia. Ojalá así sea. Estamos seguros que al interior de las bancadas se podrán encontrar algunas de estas fórmulas, pero nosotros desde luego que estamos de acuerdo, y así se expresó en la conferencia de prensa, en que esta redacción que ha generado dudas se retire y se aclare que efectivamente no había ninguna intención por parte del gobierno de la República de afectar a las personas que usan internet.

Es decir, el presidente de la República no tuvo mayor problema en retirar lo que generó inquietud.

Absolutamente ninguno. Hoy lo decía el secretario Ruiz Esparza, que los senadores lleven a cabo las adecuaciones para que de ninguna manera se pudiera pensar que se puede afectar a los ciudadanos en su libre expresión y en el uso del internet y en las telecomunicaciones. Y que al mismo tiempo podamos encontrar los dispositivos que cierren el paso a los delincuentes que aprovechan las herramientas cibernéticas para defraudar a la población, o bien para enganchar a las jovencitas en el tema de trata… y todas las otras actitudes delincuenciales que hoy se pueden cometer utilizando como herramienta las telecomunicaciones.

O sea, la ley en el tema de internet queda prácticamente como está.

A iniciativa de nosotros se plantea que se deje como ahora está y que sea en todo caso el Congreso de la Unión el que determine si es posible meter algunos textos que sin poner ni en duda ni en riesgo la libertad de los ciudadanos nos permitan tener una actuación eficaz del gobierno para combatir a la delincuencia.

Pues ha sido un proceso interesante.

Lo que es interesante es este debate que se dio en la sociedad.

¿Te sorprendió este debate?

Nos sorprendió la interpretación que se dio al texto que nosotros propusimos, nos sorprendió en la medida en que la intención nuestra no era en lo más mínimo censurar o restringir o afectar las libertades de los ciudadanos, al contrario, tenía el propósito de que nosotros pudiéramos rápidamente participar e intervenir cuando se comete un delito, como es el caso de los secuestros. En los secuestros se utiliza un número telefónico o un correo electrónico para comunicarse con los familiares y pedir el rescate y nosotros imaginamos la angustia tan grande que vive la familia y la necesidad que tiene en ese momento de que la autoridad pueda intervenir con rapidez.

Son momentos de gran angustia.

Compartiendo nosotros esa angustia, y queriendo participar rápidamente interviniendo una llamada o cortar la comunicación, fue que se envió este texto que desgraciadamente se malinterpretó. Pero en aras de que la sociedad esté tranquila y no se piense que se quieren violentar sus derechos y su libertad, se pide que se retire este texto, por el momento, y que sean los senadores y diputados quienes lo evalúen o modifiquen para no generar inquietudes.

¿Ustedes leen lo que dicen los tuiteros?

Sí, sí lo hacemos.

¿El presidente lo hace?

Sí, claro que lo hace. De hecho, Alejandra Lagunes, que es nuestra coordinadora de redes, nos da constantemente pláticas a los funcionarios, nos da cursos para tener una mejor participación en las redes sociales y lo que ella siempre ha sostenido es que las redes sociales son muy importantes para escuchar, para saber lo que la gente está diciendo, comentando.

Al tuitero le resultará interesante saber si el presidente lee sus mensajes. No sé cuántos mensajes recibe el presidente al día…

Miles… En promedio, al día, como 30 mil sólo en Twitter. En Facebook tiene 4 millones de seguidores e interacciones diarias al menos 25 mil.

Está difícil que alguien lea 30 mil tuits…

El presidente trata de leer lo más que se puede.

¿Y cómo toma los llamados “memes”, esas fotos graciosas que los tuiteros hacen?

Con mucho humor, muerto de la risa, el presidente tiene un gran sentido del humor, se ríe a carcajadas cuando ve esas cosas. Tiene el Twitter en su teléfono y a menudo lo revisa. Sí está en la medida de lo posible, al pendiente de sus mensajes.

Eduardo, ¿qué diferencia hay entre las columnas políticas, aquellas con las que nos formamos los de antes, y un tuit de la actualidad?

El tuit, Federico, es la opinión pública y la columna es la opinión publicada. En las redes realmente es un ciudadano el que está emitiendo una opinión, el ciudadano a través de estas herramientas ha tenido un espacio para publicar lo que desee.

 

¿Un TT es más importante que una columna para la Presidencia de la República?

Yo creo que todas las opiniones ciudadanas son importantes y hay que aprender a leerlas y a darles contexto. Yo no eliminaría o daría menos importancia a algunas expresiones. Al final una columna es la expresión de un ciudadano, en este caso de un ciudadano que tiene acceso a un periódico y ahí se expresa con mayores caracteres que en un tuit…

Hay más creatividad en los tuits, como en esos llamados memes que mencionábamos…

Sí, hay cosas muy ingeniosas.

Es una lástima que haya habido en redes una mala interpretación a la ley de telecomunicaciones.

Para aclarar eso ha sido la conferencia de prensa de hoy en el Senado, para fijar una posición muy clara, a través de un secretario de Estado, de las malas interpretaciones de estos textos.

Hay quienes piensan que incluir lo de internet fue un señuelo. Lo ponemos, se hace ruido, lo quitamos y nadie se fija en el resto de la ley…

Cada persona está en la posibilidad de construir hipótesis, pero la realidad es otra. No fue una estrategia, se interpretó mal la propuesta y por eso se retiró. Esperemos que el Congreso de la Unión pueda encontrar un texto adecuado. Insisto, para nosotros hay una enorme preocupación en el sentido de poder intervenir de una manera más eficaz cuando se trata de combatir a los delincuentes que utilizan estas herramientas. Esperamos que el Congreso nos pueda dar instrumentos para lograrlo.