sábado 23 de marzo de 2019 | 05:33
Columnas

La traición de Fernández Noroña a López Obrador   

Ramses Rabadhan @ramsesrabadhan mar 17 sep 2013 08:16

se fraguaba la traición, Noroña se quería apoderar del Movimiento de Regeneración Nacional

   Dice el refrán; “El que nunca ha tenido y llega a tener, loco se quiere volver”, y este proverbio le aplica muy bien, al ex Diputado Fernández Noroña. Hace quince años, el ex legislador era unos de los dirigentes de la Asamblea Ciudadana de Deudores de la Banca, además de uno de los morosos, debía su casa y tarjeta de crédito. Antes de ello fue taxista, debido a su condición precaria económicamente. Viniendo de una familia disfuncional, fue forjando su belicoso carácter, además de ser muy hablador desde hace décadas. En el año de 2009, López Obrador le dio oportunidad de que fuera Diputado Federal por el Partido del Trabajo, y al protestar como tal, comenzaron las buenas manzanas de la vida, viajó como todo diputado a costa del erario (en plan de trabajo), además de jugosos ingresos y excelentes comidas en los mejores restaurantes.

Durante la legislatura se dio vuelo insultando hasta al Presidente de México, amén de Secretarios del Gobierno Federal, y cuanto político comparecía en el congreso, su prepotencia no tenia límite, incluso la misma izquierda se la juró, el PRD lo señaló como la escoria de los progresistas. Ni siquiera sus compañeros de legislatura se salvaron de su poca educación, y manera despectiva de conducirse. En un penoso evento, acusó a la ex Diputada Ruth Zavaleta, de haber comercializado con su cuerpo a cambio del cargo de legisladora, nuevamente fue acusado de misógino, estigma que carga junto con el de violento.

En el año 2012, Andrés Manuel López Obrador, se lanzó por segunda vez como candidato a la Presidencia de la República Mexicana, y en una estrategia de campaña, señaló que perdonaba al Presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, propagó el amor hacia el país y sus ciudadanos, lo que nunca imaginó el tabasqueño, es que uno de los que había apoyado lo iba a cuestionar y dañar en parte de su campaña. Fernández Noroña en un acto de desafío y desde la máxima tribuna, cuestionó a Obrador, sobre si su perdón implicaba un reconocimiento al gobierno de Calderón, siendo que desde el momento en que Noroña protesta como diputado, reconoce tal gobierno.

Pero este señalamiento no era superficial, tenía un trasfondo, se fraguaba la traición, Noroña se quería apoderar del Movimiento de Regeneración Nacional, y amalgamarlo con un proyecto que hace tiempo venía trabajando con los legisladores, Balfred Vargas, Avelino Méndez y Rosendo Marín. En cuanto mitin al que Noroña se presentaba, a efectuar actos proselitistas a favor de AMLO, promocionaba un nuevo movimiento, con vistas a ser partido político, el Movimiento de Izquierda Libertaria (MIL), proyecto que nació muerto.

Fernández Noroña sabia que por más esfuerzo que Obrador efectuara, no vendría el triunfo, las encuestas eran abrumadoras a favor de Peña Nieto, y también tenía conocimiento de que Obrador había señalado que se retiraría si perdía estas elecciones, no se sabe las causas o porque se sentía con el derecho, de considerarse heredero de las izquierdas, siendo que en ese momento Marcelo Ebrard tenía las preferencias, además de otros muy por encima de Noroña, quien prácticamente estaba al final de la cadena.

El día de las elecciones, al conocerse la derrota de López Obrador, se apresuró a convocar a sus seguidores (que son escasos), a una video conferencia, y señaló en esa misma que ya no tenía arreglo la derrota sufrida por Obrador, que Peña Nieto se alzaría con la victoria, que este hecho era irreversible, y convocó a todos a unirse a su movimiento, e hizo un llamado a los integrantes de Morena, así como a los miembros del PRD, PT y MC, e incluso señaló que iba a viajar por todo el país, para formar los distritos e ir cubriendo todos los requisitos, y de esta forma conseguir el registro como partido.

Malas noticias para Fernández Noroña, en las semanas siguientes a las elecciones, nadie hizo caso a su llamado, y López Obrador se levantó de sus cenizas, para empezar a darle forma a su movimiento, efectuando las asambleas correspondientes, para transfórmalo en partido político. Con una desvergüenza total Noroña reclama su no inclusión en el proyecto obradorista, considerando a Obrador como un sectario, y no solo exige su derecho en Morena sino ser uno de los dirigentes.

En los meses subsiguientes, Fernández Noroña con base en las Reformas Estructurales, se comienza a infiltrar en Morena, ante la desaprobación total de López Obrador, y en cuanta oportunidad tiene ataca al tabasqueño acusándolo de mal agradecido y sectario. En cuanto movimiento social que estalla en el país, Noroña se cuelga del mismo, y constantemente efectúa llamados de apoyo, pero es inútil, a sus convocatorias no asiste prácticamente nadie.

El día 15 de septiembre, se inmiscuye en el movimiento magisterial de los maestros de la CNTE, y otorga una entrevista a la reportera Blanca Valadez de Milenio, aprovechando para efectuar una nueva ofensiva, en contra de López Obrador, atacándolo sin misericordia y retándolo como hace meses, señalando; “Que a más tardar fije su postura sobre la guerra pacifica, que se declarará al Presidente Enrique Peña Nieto, para derrocarlo o meterlo a la cárcel, y que deje de hacer marchas”, además enfatizó; “Voy a ir a su mitin, lo que no estoy dispuesto es a callarme la boca si las cosas no se están haciendo bien”, mas adelante declaró; “Le voy a exigir que ya no puede posponer la convocatoria para la desobediencia civil, para derrocar al gobierno de Peña Nieto”, que poco conoce Noroña a Obrador, y que falta de respeto a la trayectoria del tabasqueño, pronto se dará cuenta de sus errores.