miércoles 18 de octubre de 2017 | 11:41
Columnas

PRI, PAN, PRD, y el teatro del absurdo

El Nolato @Nolato2 mié 10 jul 2013 17:09

Con las recientes elecciones en México hemos acudido a un acto más del teatro del absurdo de la política en este país. La trama sigue a más y mejor como continuación de décadas de teatro del absurdo dominadas por los dos grandes histriones del oficio: PRI y PAN. Es la representación del absurdo - el sin sentido, lo insalvable por contradictorio, lo inverosímil, la incoherencia, el disparate, la incongruencia entre el pensamiento y los hechos, la puesta de cabeza de la lógica - para hacer pasar el delito, el crimen, tal cual si fuera algo banal o insignificante por su aparente normalidad; normalidad que luego convierte a la ilegalidad en legalidad, el crimen en virtud, y el mal en bien.

Como ya sabemos, este nuevo acto del teatro del absurdo se ha desarrollado en la lóbrega cueva de la banda de corsarios que gestionan al Estado: PRI, PAN y PRD. Se trabaron en feroz lucha electoral para definir las cuotas de poder, y por los desastrosos resultados se puede inferir que el juego fue el mismo de siempre: no hay normas, no hay reglas más allá del "éxito" a como dé lugar y al costo que sea. Allá vemos a una mujer de cabeza que dialoga con otra mujer hundida en el pantano hasta el cuello. Acá un hombre dando maromas por los aires pero que no llega a caer jamás. Por arriba, casi al nivel de la tramoya, Sísifo y su infinito rodar la piedra hasta la cima. Mas también hay robos que no son robos; compra de votos que no es compra de votos; delincuentes electorales que son demócratas; delincuentes acusando a delincuentes; coacción brutal de libertades que son democracia; pactos políticos en riesgo que no están en riesgo; guerras que son estado de paz; políticos que desprecian la realidad a su soberano arbitrio y, por supuesto, medios que no ven los hechos y solo consignan lo absurdo como verdad.

Cierto. Es la política como absurdo; como un absurdo que arranca el estupor o el desconcierto en las mayorías y el humor cómico en la minoría de espectadores perspicaces. Y tal como el teatro del absurdo, es la política que tampoco da las respuestas que el buen juicio espera. Usted tiene que espigar sus conclusiones por cuenta propia.

Incoherente que Zambrano - PRD - y Madero - PAN - se llamen a engaño por parte del PRI cuando por principio de experiencia acumulada de vida y profesión debieran comportarse con absoluta prudencia sabiendo que no están tratando con santos - PRI -, sino con diablos cuyo instrumento principal de trabajo es la mentira.

¿Es posible pedirle peras al olmo? Y si la experiencia acumulada demuestra que es imposible pedirle a lo que no es que sea, y si sabemos que el priismo es el oficio del engaño y no de la verdad y la honestidad: ¿se puede pedir verdad y honestidad con certidumbre al que por oficio engaña? En el hombre prudente debe primar una verdad indeclinable: El hombre que por oficio engaña verdad y mentira son posibles; pero la primera es de mínima o ínfima probabilidad, y la segunda es de máxima verosimilitud.  

Incoherente que Zambrano y Madero desprecien toda prudencia para acceder a un Pacto por México a sabiendas de que es un instrumento construido por diablos - egoísmo y avaricia -. Pero mucho más incoherente que Zambrano y Madero, luego del sinsabor de esta elección que confirma a la historia, escatimen realismo y prudencia al condenar a los priistas como hipócritas y, al mismo tiempo, solo se atrevan a poner en estado de riesgo al Pacto por México.

¿Y puede un hombre prudente tropezar dos veces con el mismo error? No, desde luego que no.  En la vida práctica, el hombre prudente jamás puede esperar que de las mismas causas se sigan efectos diferentes o inesperados.

Pero incoherente también que Zambrano y Madero califiquen de delincuentes electorales a los priistas cuando los hechos que fluyen demuestran que sus divisas respectivas también hicieron acopio generoso de ilegalidades.

¿Hasta dónde llegan las exigencias del éxito en la vida práctica? ¿Es preciso emular las ilegalidades del rival a fin de no sucumbir en la lucha? Y si es preciso emular las ilegalidades del rival: ¿cómo se justifica el daño a la nación con nuestros actos ilegales? ¿Se justifica todo con el éxito personal? Y no habiendo justificación al daño a la nación, ¿no conviene mejor renunciar a la competencia?  

Incoherente que el priismo hable de una jornada electoral de la libertad cuando es patente la masiva coacción de libertades ciudadanas con los instrumentos de la compra de votos y la violencia más descarnada.

Incoherente que los priistas proclamen su voluntad para la defensa del voto ciudadano cuando ellos no escatimaron en recursos y acciones para pisotear la libertades ciudadanas que es fundamento del mismo acto del voto.

Incoherente que Osorio Chong llame a esta jornada electoral como un acto de serena paz cuando los hechos demuestran que se trató de una jornada marcada por la violenta coacción del voto y hasta por el asesinato.

Incoherente que el priismo afirme que el Pacto por México esté a salvo de los resultados en la elección porque eso desprecia la verdad en torno al fundamento real de un pacto legítimo y perpetuo: la confianza.

¿No acaso esta elección derrumba la confianza entre las partes si los hombres han de obrar con prudencia? Y si de esta ola de criminalidad electoral solo deviene la desconfianza, como ya se ve a las claras: ¿cómo está firme el Pacto por México? Y pregunto esto concediendo, contra toda prudencia, que el Pacto es legítimo para la nación.

De cierto que más convendría al PRI expresar públicamente que el Pacto está en riesgo si es que no quiere dejar la percepción de que el mismo está fundado, no en la confianza y el interés legítimo por el bienestar de la nación, sino en la conveniencia de utilidad personal entre los participantes, que es algo que supera todos los recursos imperativos de toda moralidad.

Incoherente al máximo que EPN defina a esta jornada electoral como un ejercicio democrático que es signo indudable e incuestionable de la voluntad de los ciudadanos, cuando la realidad nos dice que fue un proceso colmado de delitos contra la nación por parte de los corsarios - políticos oficialistas - y donde la voluntad libre del ciudadano no fue la moneda de cambio corriente. Lo que aquí se ha manifestado, en realidad, es que la moneda de cambio corriente fue la voluntad autocrática de los partidos montada en el vehículo ultrapersuasivo del dinero.

Pero incoherente en su máximo grado que los medios de información, antes que abocarse a exponer este teatro del absurdo, antes que puntualizar y subrayar estas incoherencias, se entreguen a la tarea de hacer pasar estos disparates justificatorios de los corsarios como cosas banales por normales. Cierto: Incoherente en máximo grado que los medios se sumen a la ola del absurdo de los corsarios para tratar de hacernos creer que la lógica sí que se ha invertido en el mundo real, y que las causas producen efectos contrarios o diferentes a los que cabría esperar según indica el buen juicio.

Pero tal vez lo más incoherente de todo es que los ciudadanos estamos ahí, en el escenario, colaborando como una sociedad de paquidermos dormidos a la vera del camino aguardando al Godot de Samuel Beckett, que por cierto nunca llega.

Algunos que ayer vieron en AMLO al Godot que sí llegaba, pero que ahora lo ven como no llegando, y que son los más desesperados por el estado de injusticia prevaleciente en este país - y con razón sobrada -, finalmente se están persuadiendo de que existe una incoherencia entre el plan general de AMLO y la realidad político-electoral. Y esos que ya no creen y ven a AMLO ahora como un Godot que ya no llegó, afirman que la vía eficaz para el cambio real no son las urnas. Solo espero que esta incoherencia detectada por esa fracción numerosa de mexicanos no dé lugar a otro acto más del teatro del absurdo marcado por una ola de sangre y completa disolución.  

Y lo cierto es que ese acto de los desesperados se hará cada vez mas inminente mientras nosotros aguardemos como paquidermos dormidos.

Buen día.

Le comparto enlace a mi blog personal: http://elnolato.blogspot.mx/