domingo 26 de mayo de 2019 | 11:28
Columnas

La inseguridad afecta la economía de los mexicanos y el prestigio de los políticos 

Eduardo Esquivel @CharritodeTicul mié 12 jun 2013 14:16

La violencia y la inseguridad tienen altos costos económicos para las empresas mexicanas y para  la población en general, según lo reveló la Encuesta Nacional de Victimización de empresas 2012, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI);  dicho documento se señala que en 2012 el costo de la falta de seguridad para las unidades económicas del país ascendió a 115.2 mil millones de pesos a consecuencia del delito y el gasto en medidas preventivas del sector privado.

El año pasado el 37.4 por ciento de las empresas del país fue víctima del crimen, y el costo en promedio para cada una de ellas fue de 56 mil 774 pesos.

El director general de Estadística de Gobierno, Seguridad Pública y Justicia del INEGI, Adrian Franco, dio a conocer que el principal delito del cual fueron víctimas las empresas fueron actos de corrupción, seguido del robo o asalto a mercancía. El tercer lugar lo ocupó la extorción, además de robo hormiga y fraude.

La encuesta también habla que se han incrementado los delitos en comparación con el año 2011 y que a nivel nacional, la tasa de víctimas por cada 10 mil unidades económicas fue de 3 mil 737, con un promedio de 3.1 delitos por víctima.  Las cifras de la encuesta son muy altas si las comparamos con cifras similares en países como Chile y Argentina.  

El gobierno de Felipe Calderón, desde el comienzo de su administración en diciembre del 2006, emprendió una lucha frontal contra el narcotráfico y el crimen organizado; esta estrategia estuvo muy lejos de disminuir la comercialización de las drogas ilegales y provocó fuga de inversión, pérdida de empleos, hogares abandonados y una violencia que representa una creciente amenaza para la seguridad nacional, según concluye un documento interno del Parlamento Europeo (PE), conocido como el informe “México Country Briefing 2013”.

El documento del parlamento europeo destaca también que la violencia en México ha afectado las actividades económicas y la inversión en las zonas más afectadas, especialmente en los estados del norte. En estas zonas, el aumento de la violencia del narcotráfico ha sido acompañado por el cierre de muchas pequeñas empresas y el aumento de la tasa de desempleo.

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), en voz de su presidente Alberto Espinosa Desigaud, denunció que en el 2011 la violencia imperante en el país provocada por el crimen organizado desalentó de tal manera la inversión que en dicho año cerraron 160 mil empresas y emigraron miles de familias productivas a otras naciones.    

El conflicto generado por la guerra contra las drogas de Calderón ha sido factor importante de que se haya inhibido la Inversión Extranjera Directa IED. La inversión foránea en nuestro país, en seis años de gobierno del panista, ha caído un 11% en comparación con la inversión que llegó del extranjero en el sexenio de Vicente Fox. La IED cayó un 16 por ciento en el 2012 con respecto al año anterior, esto con datos de La Secretaria de Economía (SE). Países como Brasil y Chile han captado mucho más IDE que México.

Felipe Calderón, quien ofreció en su campaña ser el “presidente del empleo”, terminó su administración con una tasa histórica de desocupación, casi de 5 puntos, 1.4 más que los 3.6 que había cuando llegó al poder en 2006; es decir, el gobierno calderonista dejó en el país 876,271 más desempleados de los que había cuando empezaron sus funciones como presidente de México, todo esto con datos del INEGI.  

El 1 de diciembre de 2012 toma posesión como presidente de México Enrique Peña Nieto y promete cambiar la estrategia de su antecesor para frenar la delincuencia; pero a seis meses del gobierno del priista, la violencia no ha cesado y sigue causando estragos en la economía de los mexicanos, ejemplo de esto es  la denuncia de la Asociación de Hoteles y Moteles del estado de Michoacán (AHMEMAC), en la que mencionan que debido a la inseguridad en el estado se han perdido 23 mil empleos en el primer trimestre de 2013.  

Mientras en todo el país la IED disminuía en un 30 por ciento a diferentes causas, principalmente debido a la violencia causada por la delincuencia; la Ciudad de México presumía que gracias a la seguridad del Distrito Federal, la inversión foránea aumentó en un 168 por ciento en el 2011, según anunciaba la secretaría de  Desarrollo Económico del Gobierno del Distrito Federal, Laura Velázquez Alzua, del entonces gobierno de Marcelo Ebrard.

De acuerdo con la información de la Secretaria de Economía Federal, en el 2011 la inversión extranjera directa que llegó a la capital del país sumó 7 mil 448 millones de dólares, que representaba el 70.3 por ciento del total nacional. Además de ser primer lugar en creación de empleos.

La fórmula que usó el gobierno de Marcelo Ebrard para dar los elementos necesarios y de seguridad  para la inversión en la ciudad de México fue una adecuada prevención de la delincuencia a través de la instalación de cámaras en toda la ciudad, un mando único policial, la aprobación por parte de la asamblea de representantes de la Ley de Extinción de Dominio, que otorgaba al Ministerio Público a asegurar y decomisar todos los bienes que sean producto del delito y así cortar los circuitos financieros de la delincuencia, y una muy buena estrategia de  comunicación que daba la sensación de tranquilidad y freno de la violencia en la capital del país.

El gobierno de Ebrard no estuvo ecento de pasajes de violencia de alto impacto mediático, como fue caso del antro New´s Dive en junio del 2008, en donde personal de la Secretaría de Seguridad Pública encabezó un operativo policiaco en ese lugar para impedir la venta de bebidas alcohólicas y drogas a menores de edad. Debido a la fallida planeación policiaca, aunado al sobrecupo del lugar y que la salida de emergencia estaba bloqueada, murieron asfixiadas 12 personas, entre ellas, dos policías auxiliares, un policía judicial y nueve clientes del establecimiento. Este hecho le  costó el puesto al entonces Secretario de Seguridad Pública Joel Ortega Cuevas (hoy director del Metro capitalino) y al entonces Procurador de Justicia del Distrito Federal, Rodolfo Félix Cárdenas, estos funcionarios fueron sustituidos por eficientes personajes, que colaboraron a dar la sensación de seguridad de la capital mexicana, como jefe de la policía capitalina tomó el puesto Manuel Mondragón y Kalb, y como procurador el actual jefe de gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera.

La administración de Ebrard como jefe de gobierno del DF también enfrentó 3 casos de secuestro altamente mediáticos, como fueron los casos del secuestro y posterior asesinato de Fernando Martí, hijo del prominente empresario Fernando Martí; el secuestro y asesinato por parte de sus captores  de Silvia Vargas, hija del ex titular de la Conade en el gobierno de Vicente Fox y prospero empresario deportivo Nelson Vargas, y el secuestro de Yolanda Ceballos Coppel, que era miembra de la familia fundadores de la Fundación Oceánica; esta persona fue muerta junto a otras 3 personas cuando la policía del DF quiso liberarla y falló el operativo.

En diciembre del 2012 tomó posesión como jefe de gobierno del Distrito Federal Miguel Ángel Mancera, después de haber arrasado en las elecciones de julio de ese mismo año, este triunfo arrollador se debió a la buena gestión que tuvo Mancera como procurador y el carisma del jefe de su predecesor, Marcelo Ebrard Casaubón.

La luna de miel entre los ciudadanos del Distrito Federal y el jefe de gobierno parece que se ha terminado a seis meses de haber tomado el cargo este último. Los problemas que ha tenido que enfrentar el gobernador de la ciudad es un repunte de la violencia ocasionada por la disputa entre las pandillas que desde hace muchos años surten la demanda de drogas al mercado de la capital del país a través de las llamadas narcotienditas, esta disputa por el abastecimiento ha ocasionado más ejecuciones en la ciudad y que estas muertes violentas sean más numerosas que las que hay en los estados de la república que tienen fuerte presencia de los cárteles de la droga, como son Tamaulipas, Morelos y Michoacán.

La disputa de las pandillas por el control de los mercados de la droga en el DF llevó a un hecho que no se había dado en el Distrito Federal, como fue el secuestro o levantón en de 12 personas originarias  del barrio de Tepito, que es uno de los barrios más peligrosos y violentos de la ciudad de México, en un bar de la Zona Rosa llamado Heavens After. Hasta el momento no se sabe nada de los raptados y no hay mucha información por parte de las autoridades locales.

La noticia del levantón ya traspasó las fronteras y es motivo de comentarios en diarios extranjeros, como es el caso del diario “El País”, de España, que hizo un amplio reportaje de este hecho. Por otro lado, la respuesta de las autoridades es poco acertada ya que las cámaras dispuestas para la resolución de delitos no han dado suficientes aportaciones como para esclarecer dicho ilícito.

Los hechos de violencia en la ciudad de México ponen en riesgo la inversión en la capital del país, pero para el presidente de la Cámara de Comercio, servicios y Turismo (Canaco – Servitur) del Distrito Federal, Ricardo Navarro Benítez, los actos de violencia en la ciudad capital no afectarán las inversiones.

El representante empresarial aseguró que el Distrito Federal tiene mejores indicadores de seguridad respecto a otras ciudades del continente, incluso de Estados Unidos.

En conclusión podríamos decir que la ciudad de México no era tan segura como se afirmaba en el gobierno de Marcelo Ebrard, ni es tan insegura como afirman varios analistas, con el gobierno de Miguel Ángel Mancera, es mucho de percepción y del manejo mediático que se le de al tema.