martes 15 de enero de 2019 | 06:43

Trágico tenerlo todo menos dignidad: Gossip Girl Acapulco @GGAcapulco

J. Fernando García Arellano @Teotihuachango vie 18 de enero de 2013

La televisión sufre de una agonía severa y palpable, entre programas de foro con temáticas populares y absurdas hasta las nuevas “series” (nombre decente para las telenovelas con diferente fotografía). Sufren los espectadores al no tener muchas posibilidades de consumir programación distinta ya que el acceso a la televisión de paga continúa siendo un reto para la mayoría de los mexicanos y las pocas posibilidades se concentran en televisión Azteca y Televisa. Ambas televisoras demuestran su ausencia de ética profesional al continuar en el juego monopólico que tiene al país en la invalidez intelectual, como muestra un botón: las elecciones del 2012, manipuladas mediáticamente.

Por uno de esos infortunios de las redes sociales di con el promo de una nueva(¿) serie mexicana, me refiero a Gossip Girl Acapulco. Burda imitación de un programa norteamericano donde la élite de Nueva York demuestra sus aventuras idílicas y dramas superficiales (nada más alejado a la bellísima literatura de F. Scott Fitzgerald en The great Gatbsy o de J. D. Salinger con The Catcher in the Rye  donde N.Y. se convierte en un personaje más), en este melodrama la ciudad es un pretexto para exhibir lo peor de la decadente burguesía. Al parecer la versión mexicana quiere retratar exactamente lo mismo pero en Acapulco, así es, el lugar donde la violencia ha llegado a grados extremos y donde ya no existen ni atisbos de la fama que otrora tuvo como centro turístico reconocido a nivel internacional. Volviendo al promo, las malas actuaciones parecen encontrarse al por mayor, ni hablar de personajes como Roberto Palazuelos, el gran representante del mirreynato nacional, simil bronceado de nuestro intelectual de closet: Peña Nieto.

Para sorpresa de los televidentes, la protagonista es una “activista” pro derecho de los animales y evidente enemiga de la humanidad. Sisniega habrá de encarnar un personaje desgastado que representa justamente todo contra lo que lucha (o dice luchar), casi como en su película “Misión cumplida”. Cuidado con estos revolucionarios de Televisa que terminan por doblarse ante papeles baratos, ni hablar de casos como el de Attolini.

Hay que tener mucha valentía para filmar en Acapulco una mentira y para arrastrar al pueblo a creerla. Valentía de la mala, de la corriente. Van a retratar una realidad determinada para un sector mínimo de la población y es, en todo caso, la clase que tiene en desequilibrio económico al país. Detrás de la producción se encuentra la WB y el productor de “obras de arte” como Rebelde…exacto, es terrible y hay que tener un odio sincero a lo mexicano para despojarse de la dignidad y tratar de vender este producto tan nocivo como inútil en estos tiempos. Estoy seguro que será una serie con éxitos y reconocimientos, lamento muchísimo el daño que puedan causar en las jóvenes generaciones que ahora aspirarán a ser como esos superficiales personajes. Ojalá tengan conciencia y decidan dar marcha atrás a este proyecto porque en plena revolución cultural se han posicionado del lado enemigo, fomentando oasis.

Lo dice bien Vicente Rojo: “La cultura es el antídoto contra la barbarie”. Ustedes, mentes detrás y frente a Gossip Girl Acapulco podrán hacer televisión sofisticada pero no dejará de ser barbarie.