jueves 27 de julio de 2017 | 03:38

Para que la droga no llegue a tus hijos

Por: Dr. Fernando Carreño de la Rosa dom 27 de febrero de 2011

El presidente de nuestra república, Felipe Calderón Hinojosa, le declaro la guerra al narcotráfico desde el inicio de su mandato, utilizando el eslogan de “PARA QUE LA DROGA NO LLEGUE A TUS HIJOS”, los resultados de esta lucha han sido desastrosos para nuestra sociedad.

Las drogas siguen llegando a cualquier persona que las quiera consumir y en los últimos 5 años el consumo de drogas se ha incrementado en lugar de haber disminuido, esto lo dice la Secretaría de Salud, son datos oficiales del mismo gobierno federal. Hoy existen en México más adictos que cuando inicio la guerra contra el narcotráfico y las drogas siguen llegando a los hijos de cualquier persona con la misma facilidad que antes del inicio de esta estrategia  gubernamental.

Lo único que se ha ganado en esta lucha contra el crimen organizado es la muerte de niños, jóvenes y adultos inocentes en el fuego cruzado y la confusión del ejercito, la marina y los distintos tipos de policía que hay en México. Hemos sido testigos de muchos padres llorando por la muerte de sus hijos, muertes innecesarias que en nada han cambiado la facilidad con la que se siguen comprando drogas en cualquier lado. La presunción de que se han capturado o han muerto 20 de los criminales más buscados no tiene ningún beneficio en la forma de vida de muchos mexicanos que han tenido que sufrir el gran dolor por la muerte de un ser querido, que han tenido que cambiar de ciudad, de trabajo por la gran violencia que vive nuestro país.

Sólo un retrasado mental no se pueda dar cuenta de que la estrategia es equivocada y de que el precio que ha tenido que pagar el pueblo mexicano es muy alto para los resultados nulos de tan infame acción gubernamental.

¿Qué caso tiene atrapar ó aniquilar a los capos más buscados, si las drogas se siguen vendiendo de igual forma en cualquier ciudad?, ¿tiene algún sentido la muerte de miles de personas inocentes por la captura o asesinato de 20 capos?, ¿estaría dispuesto Felipe Calderón Hinojosa a que sus seres queridos sufrieran “daños colaterales”  por sus estrategias equivocadas.

Lo peor es que existen otro tipo de sustancias que están legalizadas y se venden libremente, sustancias dañinas para el organismo humano que se venden en cualquier lado. Me refiero a los refrescos, los pastelitos, las frituras y hasta los tan famosos cereales procesados industrialmente. México ocupa el primer lugar mundial de obesidad infantil y el segundo lugar mundial de obesidad en adultos, esto representa un problema de salud pública muy grave. Las consecuencias de la obesidad son la diabetes y sus terribles complicaciones, además de hipertensión arterial  y por consecuencia el padecimiento de problemas cardiacos. El sector salud tiene que gastar miles de millones de pesos en el tratamiento de todas las complicaciones de la obesidad. Hay más muertes al año por la obesidad que por el consumo de drogas, bebidas alcohólicas ó cigarros.

 

 

Se debe prohibir la venta a todos los menores de edad de alimentos que sólo engordan e intoxican al organismo humano y que no tienen ningún valor nutricional, además se deben gravar con impuestos altos y se les debe colocar una etiqueta que diga que son productos nocivos para la salud al igual que a los cigarros a todos los refrescos y alimentos chatarra que se venden libremente en cualquier establecimiento para que la población adulta los consuma menos.

Coca Cola, Pepsi Cola, Sabritas, Barcel, Marinela, Bimbo, Gamesa, Tía Rosa y Kelloggs son sólo algunas compañías que se han vuelto multimillonarias a costa de vender productos nocivos para la salud y que son consumidos por millones de personas en México.

Las drogas conocidas siguen llegando a los hijos de cualquier persona y México ocupa el primer lugar mundial de obesidad infantil por el consumo de “otras sustancias”, analicen la composición química de la Coca Cola ó el valor nutritivo real de los Corn Flakes.