jueves 19 de octubre de 2017 | 09:45

Una historia verdadera basada en mentiras de Jennifer Clement, un libro de ficción auténticamente

Por: Bertha Alicia Esparza Reyes dom 20 de febrero de 2011

Hace tiempo leí de nuevo una novela que siempre me fascinó y hoy la comparto con ustedes porque el caso que narra puede estar sucediendo en muchas de las casas de familias acaudaladas a donde diariamente acuden mujeres indígenas a trabajar en el servicio domestico. En muchos de estos hogares, tanto el patrón como los hijos de este, como si fueran señores feudales ejercen el derecho de pernada sobre las mujeres que trabajan en la casa, cuando se descubre el asunto, la joven es abandonada a su suerte junto con el producto del "pecado".
 
En la novela de Jennifer Clement, quien destaca como una narradora ágil, que logra  dar voz a las tres protagonistas de la historia de manera conmovedora: Leonora, una joven indígena que pertenece al más bajo estrato social, La señora O´Conner, la patrona  y Aura O´Conner, la hija menor de la familia, quien desconoce su origen real.
 
Leonora se llama a sí misma una Niña-Escoba porque desde que era pequeñita y vivía en su pueblo junto a su mamá y sus hermanos solamente se dedicaba a juntar ramas secas para hacer escobas, esas  escobas enormes que parece que una bruja va a usar para emprender el vuelo y que son tan populares entre los barrenderos de las ciudades. Rara vez comía bien la familia de Leonora, su mamá tenía las manos heridas por la aspereza de las ramas, pero las laceraciones que tenía en el alma eran aún más insoportables pues no veía alternativa para un buen futuro ni para sus niños y menos para ella. Un día, la madre de Leonora se deshace de sus niños, a Leonora le toca vivir en un convento y jamás vuelve a ver a nadie de su familia.
 
Cuando Leonora cumple trece años una mujer guapa vestida con ropa y cutis deslumbrante, llega al convento, ella llegó en un hermoso coche blanco, impecable y conducido por un chofer, la Señora O´Conner la eligió y  ofreció trabajo, Leonora entusiasmada acepta y la llevan a la residencia en donde encontrará a otras dos mujeres quienes también atienden a la familia, Leonora es la más joven y será la encargada de cuidar a los niños, siendo también una chica que está abandonando la infancia será responsable de cuidar a otros niños y percatarse de sus propias carencias además de la terrible sensación de desamparo.
 
Todo parece transcurrir con normalidad, sin embargo, cuando la señora sale de la casa aparece el Señor O ´Conner, un hombre alto, de piel blanca y mirada cordial, descendiente de inmigrantes de Irlanda del Norte, hombre trabajador quien nada niega a su mujer, él, seduce a Leonora, quien no entiende exactamente qué le sucede y después de varios encuentros se percata que algo crece en su vientre.
 
Cuando todo se descubre Leonora será víctima de su ignorancia, será despreciada como sí ella misma hubiera provocado semejante desdicha y tan cruel afrenta contra su patrona, nadie la ve como víctima sino como una trepadora que intentó "atrapar" al patrón, quien se atrevió a llevar a la cama a hombre tan decente y honesto. Leonora solamente siente apoyo con las otras dos muchachas, una de ellas es bizca y tiene una ligera deficiencia mental, la otra, unos años mayor que Leonora le habla sinceramente, de mujer a mujer y la apoya, Leonora está en un callejón sin salida y cuando los patrones le ofrecen alternativa será el momento de tomar la decisión más difícil, ¿Renunciará a su bebé para que este sea adoptado y pueda llevar una vida digna?
 
Leonora se enfrenta por primera vez, habla sin ser escuchada y padecerá algunos abusos pero estará presente, siempre como una sombra viviendo un espejismo, callando la verdad mientras las mentiras predominan.
 
Una historia verdadera basada en mentiras de Jennifer Clement sorprenderá al lector por la crudeza de su relato, la doble moral está impregnando cada página brindando al lector un descenlace trágico y sorprendente, una excelente novela. Está editada por Anagrama.