Estados Unidos.- Bajo la premisa “No preguntes, no cuentes”, los cadetes de West Ponit estaban obligados a mantener su orientación sexual en secreto o corrían el riesgo de ser expulsados.

“A cualquiera que uno conozca aquí, debemos evaluar su personalidad muy de cerca y ver si se puede confiar en ellos”, confesó una cadete lesbiana al NY Times en 2010.

Al parecer esos días de diálogos en código y esos “ligues” fuera del campus para no ser descubiertos, han terminado.

Un grupo de la comunidad LGBT de la academia West Point, Knights Out, publicó en Facebook una serie de fotografías donde demuestran que los alumnos gay de West Point ya no se esconden en el closet.

“Esto señoras y señores es un gran avance del que podemos estar orgullosos en la academia”, escribió la organización no lucrativa en su página, “Un miembro del grupo Spectrum y su novio llegaron juntos al Yearling Winter Weekend  el pasado fin de semana”, señalaron.

Esto ocurre a tan sólo dos meses de la primera ceremonia de matrimonio entre personas del mismo sexo celebrada en la capilla de cadetes de West Point.