martes 29 de julio de 2014 | 11:49
Histórico

Desnuda director de cine porno secretos de sus actores

mié 27 de mayo de 2009

Quién mejor que un director de cine doble 'X' para desnudarse ante el ojo público?

Es lo que hace Ramiro Lapiedra (Alicante, 1972) en su primer libro, 'Epifanía de un rodaje porno', un striptease emocional, un ajuste de cuentas con un mundo que le ha hecho rico y famoso y también en cierta manera su canto del cisne, porque a partir de ahora va a hacer cine convencional.

Un libro anunciado en la web 'todocorazón.

net' con vocación de despertar polémica para empezar con su propio nombre de resonancias bíblicas.

"El Antiguo Testamento es un libro súper erótico.

Está repleto de escenas de sexo y muerte", dice Lapiedra.

"Epifanía.

. . es un relato autobiográfico que refleja mi última etapa en este cine de género y todos los problemas que me han impedido hacer producciones de mayor calidad y contenido por la actitud inmovilista de los productores, que no quieren arriesgar el bolsillo, y de los actores y actrices, que no quieren calentarse la cabeza, sólo follar".

Lapiedra se lamenta de los rígidos códigos que constriñen el porno comercial y que han puesto riendas a su creatividad salvo algunas excepciones, como 'La orina y el relámpago', que rodó junto a su hermano Pablo hace cinco años y "que según Villaronga es equiparable al Kubrich de 2001, Odisea del espacio", afirma Lapiedra.

Y es que sus enemigos podrán acusarle de muchas cosas pero jamás de carecer de autoestima.

No sin motivo se ufana de haber dado un giro radical al porno español y creado un Star System con sus parejas, Celia Blanco y Lucía Lapiedra, con quien mantuvo un largo y tormentoso litigio.

"Con ella me llevo muy bien ahora.

Espero que no le moleste que la haya incluido en un capítulo que habla del trío que montamos con un transexual", dice Lapiedra.

"También espero que Nacho Vidal no se ofenda por decir que tiene el pene operado.

Quien sale más malparado soy yo mismo".

Uno de los temas más graves que denuncia Lapiedra es el laxo control de VIH en los rodajes.

"En teoría hay que hacerse un test con periodicidad, pero muchos actores y actrices pasan y he visto con mis propios ojos cómo falsifican las fechas".

Un viaje al paraíso con temporadas en el infierno.

Así describe Lapiedra su paso por el porno.

"Es un paraíso pasar tres meses en un hotel de lujo con 40 mujeres bellísimas dispuestas a complacerte, algo que todo hombre envidiaría", dice.

"Ahora bien esa maravilla se convierte en infierno y tortura cuando te gusta el cine compruebas que no puedes expresa lo que quieres, crear algo serio", concluye.