martes 25 de noviembre de 2014 | 10:02
Histórico

Son celebraciones de Semana Santa tradición en la entia Yaqui

jue 9 de abril de 2009

. Hermosillo, 9 Abr (Notimex).

- Los integrantes de la etnia Yaqui, asentados en el sur de Sonora y en esta ciudad capital, profesan y practican la religión católica, por lo que realizan celebraciones especiales de Cuaresma y Semana Santa.

De acuerdo con el documento "Semana Santa indígena en el noroeste de México" de la Unidad Regional Sonora de Culturas Populares, estas festividades son las más importantes dentro del ciclo anual de sus rituales.

Destaca que la religiosidad de los grupos indígenas es un factor fundamental de su cohesión.

En Sonora existen ocho etnias, pero algunas no son católicas como los pápago y kikapú; mientras que los seris son evangélicos, en tanto que los cucuapá y los guarijíos practican el catolicismo pero no conmemoran la temporada Cuaresmal.

Entre los yaquis y mayos, asentados en el sur de Sonora, así como en los pimas, que habitan en la región serrana del sureste, las celebraciones inician el Miércoles de Ceniza y continúan durante los 40 días de la Cuaresma.

El grupo indígena Yaqui vive sus rituales en dos etapas, la primera comprendida del Miércoles de Ceniza al Domingo de Ramos, denominada "Pasión Pajko" -Pasión de Fiestas-, y la otra inicia el "Miércoles de Tinieblas" para finalizar el Domingo de Pascua.

El Miércoles de Ceniza aparece un fariseo llamado Chapayekam Yo`owe o fariseo mayor y es llamado así porque será quien vaya al frente del resto de los fariseos durante los días de los rituales, y deberá representar ese papel durante tres años seguidos.

El vestuario de este personaje es una cobija que significa la piel, un cinturón de casquillos o carrizos y una máscara, cuyos colores significan la pureza, la sangre derramada por Cristo y la maldad; los colores del vestuario representan la naturaleza.

Asimismo, antes de colocarse la máscara, el fariseo se pone rosario al cuello que lo introduce a la boca para no hablar durante los días de las celebraciones y también para evitar el pecado.

Durante la Cuaresma y hasta antes de Semana Santa, los Yaquis realizan seis procesiones que acompañan de oraciones y cantos, mientras que los fariseos bailan.

La segunda etapa de celebraciones inicia el miércoles de la Semana Mayor, al cual denominan "Miércoles de Tinieblas".

El Jueves Santo recuerdan la persecución y captura de Jesucristo, representan la Ultima Cena y el papel de los 12 apóstoles representado por niños.

El viernes preparan la "urnia", que es una especie de cueva de madera cubierta de tela donde sepultan a Cristo después de crucificarlo.

Asimismo, el Sábado de Gloria, alrededor de la una de la tarde, después de bailar, los fariseos arrojan las máscaras enfrente del personaje que representa a Judas, en tanto que otras personas ejecutan la Danza del Venado, del Pajkola y Matachines.

El sábado por la noche empieza una fiesta en la enramada, con rezos y cantos rituales que se prolongan hasta la mañana del domingo, para finalizar las celebraciones con el recorrido de los personajes que representan a Magdalena y San Juan.

Al concluir la Semana Santa, los ancianos de la tribu dan consejos y recordatorios a los que participaron en estas celebraciones tradicionales, para que no se olviden de ellas y se mantengan unificados como etnia y diferenciarse de otros grupos sociales.