Por Arely Muñoz. Corresponsal.

San Salvador, 7 Dic (Notimex).- El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, concluirá 2011 con una alta popularidad pese a que profundizó la polarización política al enfrentar a importantes sectores del país, opinó el politólogo Antonio Uribe Martínez.

Funes provocó una serie de controversias y sus acciones han estado llenas de indefiniciones a lo largo de este año, a pesar que se pensó que sería un gobernante conciliador y con mucha sabiduría, dijo Uribe en declaraciones a Notimex.

"Lo que hemos tenido es que se ha profundizado la polarización", por las actitudes del mandatario, explicó.

El jefe de Estado se peleó con los empresarios y se observó un fuerte distanciamiento entre el oficialista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), partido que lo llevó al poder el 1 de junio 2009, agregó el catedrático de la autónoma Universidad de El Salvador (UES).

El presidente "tiene fuerte distanciamiento con el FMLN" y el vaso que ha colmado ese divorcio ha sido el nombramiento de un militar retirado al frente del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública, lo cual "ha generado un grave problema en el país", añadió el académico.

"Creo que de esta forma, el presidente Mauricio Funes, se encuentra sin aliados importantes", advirtió el catedrático universitario.

A juicio de Uribe, existe una serie de indefiniciones de parte del mandatario, porque por un lado, señala que la guerra civil que vivió el país es cosa del pasado y por otra se solidariza con los familiares de las víctimas de la masacre El Mozote, a manos de militares en 1981, donde fueron arrasadas por el fuego unos mil campesinos.

El politólogo manifestó que Funes nombró a un militar al frente de la cartera de Seguridad (que debe ser liderada por un civil), porque es una demanda popular la cual considera que la Fuerza Armada puede resolver el problema de la criminalidad.

Apuntó, que de manera lamentable "la opinión popular no siempre tiene la razón", pues los organismos del Estado, los académicos y otros sectores "saben que los gobiernos autoritarios van dejando una cultura autoritaria".

Uribe señaló que es inobjetable la popularidad del presidente al cierre de este año y eso se debe porque la población de escasos recursos está agradecida por los beneficios sociales que reciben y "ojalá que se diera más" a la gente.

No obstante, calificó al gobernante como una persona "inconsistente y sin solidez".

"Vemos que el país se encuentra en la incertidumbre", opinó el catedrático, quien lamentó que Funes haya estado ausente en foros internacionales, entre ellos, la reciente Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en Caracas, Venezuela, la cual estuvo liderada por los presidentes de la región.

Según recientes encuestas, el mandatario ha mantenido su popularidad desde que asumió el mandato.

La investigación de la consultora Mitofky publicada este miércoles arrojó que el 63.0 por ciento de la población aprueba la gestión de Funes a dos años y medio de su gobierno, a pesar que le reclaman el no haber combatido la delincuencia y solucionado los problemas económicos.

Otra encuesta que publicó un diario local, destacó que el 72 por ciento de los entrevistados aprobaron su gestión.

NTX/AM/MMMM/