Por Oscar Pérez Rangel. Enviado.

Acapulco, Gro., 17 Nov. (Notimex).- Los nervios que siento no los viví ni cuando debuté o cuando gané el título pluma, es difícil ser boxeador, pero más ser padre de un joven peleador, me siento orgulloso por el debut de mi hijo, pero esta angustia es demasiada, confesó el ex monarca mundial acapulqueño Marco Villasana Muñoz.

A pocas horas del debut como profesional de su junior de 20 años de edad, que lleva no sólo el mismo legendario nombre sino también las cualidades boxísticas, Marcos Villasana senior se dijo muy nervioso y ansioso, toda vez que él se negó varias veces a que su vástago siguiera este bonito, pero peligroso camino del pugilismo profesional.

"Yo no quería que él fuera boxeador, pero ni modo, lo trae en la sangre y no me queda más remedio que apoyarlo con todo y en todo, ayudarlo a crecer en este bonito pero peligroso deporte y enseñarle que con sacrificio y cuidado se pueden hacer grandes cosas", aseveró el ex monarca pluma del CMB.

Dijo que lo único que lo consuela en este momento, a escasos dos días del debut de su hijo, es que el joven pugilista tiene grandes cualidades y facultades para este peligroso deporte, como lo es una tremenda pegada, la que él no tuvo en sus mejores épocas de campeón.

"El tiene unas facultades muy buenas, me ha sorprendido de grata forma, en cuatro meses tuvo siete peleas amateurs y en todas se vio muy bien, le falta pulir desde luego muchas cosas, pero ya lleva adelantos importantes, lo trae en la sangre, además, su pegada es tremenda, con un golpe te puede mandar a la lona", señaló el orgulloso y nervioso padre.

Comentó que ahora viene lo mejor para su hijo, luego del debut del sábado, ya que deberá aprender a caminar sobre el ring, a manejar de forma magistral el jab y a defenderse y quitarse golpes con distintas guardias, lo que llegará con el tiempo, aunque las cualidades las tiene, y eso ya es una enorme ventaja.

"Desde luego que le falta mucho por aprender, pero asimila muy rápido las cosas, es obediente y disciplinado y eso es importante en este deporte, espero y pido a Dios que lo cuide y lo lleve por buen camino, yo estaré a su lado siempre y lo apoyaré en todo lo que se pueda", afirmó Villasana Muñoz.

Confió que con las cualidades de su junior, éste pueda destacar en un corto tiempo, ya que uno de los retos ahora que el joven Marcos se decidió a convertirse en peleador profesional, es llegar a disputar un título del mundo, algo para lo que se preparará a fondo desde ahora mismo.

"Es uno de los objetivos, falta mucho camino por recorrer, pero sí ya decidió debutar como profesional, se debe pensar en grande, y con sus cualidades y pegada estoy seguro que con el favor de Dios mi hijo podría llegar a grandes alturas, todo es cuestión que se cuide y se dedique a trabajar", acotó.

Descartó que el debut de su hijo se deba al "boom" que existe con los juniors de grandes peleadores como Julio César Chávez, el boricua Héctor "Macho" Camacho o Jorge "Maromero" Páez, por poner algunos ejemplos de vástagos de famosos que buscan emular a sus progenitores.

"No es el caso, de verdad, él gusta del boxeo desde pequeño, pero yo me opuse siempre, pero ahora ya es un joven que toma decisiones y tomó esta que es muy difícil, sobre todo para mí, pero como padre tengo que apoyarlo y ayudarlo en todo lo que sea posible", afirmó Villasana Muñoz.

Finalmente, señaló que le agradaría mucho que su junior pudiera llegar a superarlo en cuanto a logros deportivos, ya que nada lo haría sentirse más orgulloso que eso.

NTX/OPR/LRL