México, 27 Mar. (Notimex).- Bajo la dirección huésped de José Luis Castillo, la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) se vistió de gala este fin de semana con el estreno mundial del "Concierto para violonchelo y orquesta", de Mario Lavista (1943).

La Sala Principal del Palacio de Bellas Artes fue testigo del programa siete de la temporada sinfónica, en el que se tocaron además la pieza "Colorines", de Silvestre Revueltas, y "Sinfonía 5 en do menor, op. 67", de Ludwig Van Beethoven.

"El Concierto para violonchelo y orquesta" fue ejecutado por el reconocido chelista Carlos Prieto, quien a lo largo de los 18 minutos que duró la pieza y sus transiciones "Coral", "Ostinato", "Salmo" y "Danza", cautivó a concurrencia.

Al término de su ejecución, Prieto recibió una ovación de varios minutos, que agradeció con sobriedad.

Para esta obra, Lavista dio juego a instrumentos singulares como los crótalos, el tam-tam, la marimba, la chelista y el arpa.

Según la crítica, dicha composición se aleja del modelo decimonónico del concierto heroico, matizando los acompañamientos que dan un realce especial al sonido del violonchelo.

Durante los conciertos de este programa, el viernes y este domingo, también se ofrecieron interpretaciones de Revueltas y Beethoven, que fueron interpretadas con gran destreza técnica, sobre todo en el "Moderato", "Lento Semplice" y "Allegro" de la pieza "Colorines", de Revueltas.

Durante los conciertos también se interpretó la célebre "Sinfonía número 5 en do menor, Op. 67", de Ludwig Van Beethoven, que fue ampliamente ovacionada por el público en cada uno de los pasajes de la obra, conformada por Allegro con brío, Andante con moto, Scherzi y Allegro.

La temporada 2011 de la Orquesta Sinfónica Nacional continuará el próximo 1, 8, 10 y 15 de abril y el 8 de mayo en el Palacio de Bellas Artes.

NTX/MGM/MCV