lunes 27 de marzo de 2017 | 04:37
Columnas

¿Siguen haciendo falta casas en México? ¿Cómo? ¿Dónde? ¿Por qué?

@horacio_urbano lun 20 mar 2017 21:18
Hay muchas familias que para enfrentar su particular reto habitacional quieren y pueden comprar una vivienda nueva...
Hay muchas familias que para enfrentar su particular reto habitacional quieren y pueden comprar una vivienda nueva...
Foto propiedad de: Internet

Verdad absoluta. Durante los años recientes ha sido impresionante el número de casas que se han construido en México.

Pero no es suficiente...

De acuerdo con cifras oficiales, México enfrenta un rezago habitacional de 9 millones de viviendas, que crece cada año en cerca de 700,000 viviendas más, como resultado de la formación de nuevas familias y la obsolescencia natural de un parque habitacional superior ya a 32 millones de viviendas.

Surge de inmediato una duda... Si de acuerdo con el censo más reciente somos ya poco más de 120 millones de mexicanos, se estima que en promedio vivimos 3.9 en cada casa y sabemos que el parque habitacional es de 32 millones de viviendas... ¿dónde está el rezago, si esas cifras revelan que hay más casas que las que estadísticamente requieren los mexicanos?

Es simple; el rezago es fundamentalmente cualitativo... Sigue habiendo millones de casas con pisos de tierra, techos de lámina y paredes de cartón... Sigue habiendo casas sin baño o sin cocina... Sin servicios públicos esenciales como agua, drenaje o electricidad... Sin acceso a servicios urbanos... Sin título de propiedad, construidas irregular e incluso ilegalmente en suelo invadido o de alto riesgo...

No es que se necesiten 9 millones de nuevas viviendas, es que se necesitan 9 millones de soluciones para atender la compleja diversidad de una demanda conformada por el mismo número de familias.

Y por supuesto... Hay muchas familias que para enfrentar su particular reto habitacional quieren y pueden comprar una vivienda nueva...

Pero hay muchas más que lo que necesitan es comprar una casa usada, rentar, construir en terreno propio o prestado, o hacer mejoras a la casa que ya habitan.

También hay que entender que la necesidad de vivienda está marcada por una serie de factores que determinan el acceso a una solución óptima de vivienda... El lugar donde vive y quiere vivir quien requiere la vivienda, su capacidad de ingresos, la naturaleza de su trabajo, el acceso a servicios financieros, la infraestructura existente, la conectividad de la región, la lejanía de servicios urbanos fundamentales... La existencia de un mercado en el que exista una industria que genere las casas o servicios relacionados que se necesitan.

Es muy complejo... Lo único fácil es entender que cada familia vive diferente su muy particular reto habitacional y que toca al Estado crear condiciones que permitan atenderlos a todos.

Y no es que se haga poco al respecto, ya que por casi dos décadas México ha tenido logros importantes en materia de vivienda, alcanzando niveles de producción muy importantes y con algunos éxitos en temas específicos que han sido incluso referencia a nivel mundial.

Solo este año la meta es hacer más de 1 millón de acciones viviendas, lo que supone la construcción de y venta de entre 450,000 y 500,000 nuevas viviendas, una inversión del orden de 450,000 millones de pesos, la participación de más de 2,000 empresas desarrolladoras y la activación de una cadena de valor en la que participan más de 40 ramas de la economía.

El reto no es hacer casas, porque está probado que se pueden hacer y se pueden hacer bien, sino hacerlas cómo y dónde se necesitan, lo que implica reconocer una verdad incuestionable; la verdadera esencia del rezago habitacional es la pobreza...

Somos un país en que la mitad de la población vive en situación de pobreza, que ha vivido además un proceso de urbanización que ha provocado que hoy 80% de sus habitantes viva en comunidades urbanas... Buena parte de ellos en las poco más de 150 ciudades con más de 50,000 habitantes.

Y ojo, porque con la urbanización también se mudó la pobreza, al grado que hoy 60% de los mexicanos que padecen pobreza extrema viven en zonas urbanas.

Claro que siguen haciendo falta casas... En todas las regiones del país... Para todos los segmentos de población...

Hacen falta casas no por la necesidad de activar un sector productivo... Sino porque la gente las necesita para crear entornos más favorables para su desarrollo.

Y existen elementos para hacerlas; organismos financieros públicos y privados especializados y muy capitalizados; banca de desarrollo cuyo objetivo es financiar la producción; un mercado de valores que abre la puerta a fuentes complementarias de fondeo y una planta productiva con experiencia y presencia en cada región del país.

Se pueden hacer las casas que se necesitan... Pero para ello es fundamental la suma de esfuerzos coordinados de los tres órdenes de gobierno, porque de nada sirve poder producir las viviendas si no hay servicios públicos, no hay o son muy caros los permisos y prevalece la corrupción.

El verdadero reto es dar un paso adelante para dar a la Política de Vivienda una visión integral, que responda a un proyecto de nación y su consecuente Plan Nacional de Desarrollo, a objetivos regionales y locales y, sobre todo, que dé respuestas efectivas y oportunas a todos los sectores de la sociedad, particularmente a los más desfavorecidos.