lunes 27 de marzo de 2017 | 04:31
Columnas

El rincón del Chamán. Y si el Senado no puede… entra Raúl Cervantes

@Chucho_Sanchez lun 20 mar 2017 00:30
Raúl Cervantes
Raúl Cervantes
Foto propiedad de: Internet

 

Tómelo con reservas pero los senadores podrían sucumbir a la tentación de nombrar al nuevo fiscal anticorrupción al ahí se va. Tan sólo para cubrir las apariencias.

Después de darle largas a los procesos legislativos por cerca de tres años, a los senadores ya les ganaron las prisas para nombrar el titular de la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción.

Y con esas prisas corren el riesgo de aprobar el nombramiento de alguien que como alerta Jacqueline Peschard, tenga cola que le pisen. Ojalá y no.

Seguramente los legisladores han tenido cosas más importantes que hacer. Pero hay evidencias de que no hicieron su tarea.

En abril deberá estar listo e instalado el primer Comité Coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), es decir, en dos semanas. Y es posible que se instale, con fiscal o sin éste.

Veamos. Aunque existe el riesgo de que una vez más los senadores declaren -como hace tres años- que no existe de entre los aspirantes el personaje idóneo para asumir el cargo, el Comité de Participación Ciudadana que dirige Jacqueline Peschard ya tomó la decisión de instalar el Comité Coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) haya o no haya fiscal anticorrupción.

Vale destacar que el Comité de Participación Ciudadana es el órgano rector del SNA.

Lo cierto es que tantos tropiezos en el Legislativo hace pensar que hay muchos intereses sospechosos de por medio porque el Sistema Nacional Anticorrupción parece víctima de las fuerzas oscuras y las penumbras, porque nomás no avanza.

El problema de fondo es que los legisladores se dejan llevar por los tiempos políticos y prioridades de sus respectivos partidos y eso da al traste con cualquier ejercicio democrático moderno. Los presidentes de los partidos votan, no lo dude.

De acuerdo a  la agenda comprometida por los propios senadores, que hay que tomar con reservas porque a cada rato la cambian, a partir de este martes 21 de marzo, se emitirá un reporte con la lista de los aspirantes que cumplan con los requisitos de idoneidad para seleccionar al bueno.

 

Si es que los senadores se ponen de acuerdo y pasan la prueba, en la última semana de marzo estará dando al ganador. Y si no, pues no.

Y si el Senado falla…

Pues entra de emergente Raúl Cervantes como fiscal encargado. Sin dejar de ser procurador general, claro.

Tome nota. El Comité Coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) estará integrado por el titular de la Auditoría Superior de la Federación (Juan Manuel Portal); el secretario de la Función Pública (Arely Gómez); un representante del Consejo de la Judicatura Federal, el Presidente del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Ximena Puente), el presidente del Tribunal Federal de Justicia Administrativa y, por supuesto, del Fiscal Especializado en Combate a la Corrupción (aún en veremos).

Un dato curioso es que la fecha prevista para la instalación de dicho Comité Coordinador es el 9 de abril, pero cae en los días de guardar de la Semana Santa y por eso tuvieron que adelantar fechas, porque en el mundo dorado de los Godínez de la burocracia, nadie sacrifica las vacaciones. Será el 4 de abril.

Aunque Raúl Cervantes quería la enchilada completa, como Fiscal General, podría tener un cargo honorario como fiscal anticorrupción, en caso de que los senadores no den una y dejen pendiente el nombramiento.

Con esto se confirmaría que haiga o no fiscal especial, el Comité Coordinador quedará instalado.

 El único organismo que ha cumplido en tiempo y forma su integración es el Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción, formalmente integrado el 30 de enero de 2017 por Jacqueline Peschard Mariscal (consejera presidenta) y los consejeros Marieclaire Acosta, José Octavio López,  Luis Manuel Pérez de Acha y Alfonso Hernández.

Esa película ya la vi

La historia reciente de la fiscalía anticorrupción ha sido marcada por los tropiezos y las indefiniciones.

Parece que fue ayer, pero en diciembre de 2014 los senadores tuvieron otra ronda de comparecencias de 33 aspirantes a la fiscalía anticorrupción –figura propuesta dentro del esquema de la PGR.

Los senadores consideraron que de los aspirantes 20 calificaban para el cargo, uno declinó y quedaron 19.

Pero no hubo resolución. Todo quedó en veremos.

Con el paso del tiempo se presentó la iniciativa para crear el SNA y en octubre de 2016 se lanzó una nueva convocatoria en la que podían participar los que en 2014 quedaron vestidos y alborotados.

La Fiscalía Especial Anticorrupción hizo que a más de uno le brillaran los ojos. Ximena Puente, titular del INAI fue una de las personas que se emocionó y se registró en la competencia, pero alguien la hizo entrar en razón y retiró su registro el 5 de diciembre de 2016.

Comenzaron los retrasos en las comisiones que prometieron que el 9 de diciembre de 2016 ya habría candidatos idóneos, pero luego cambiaron la fecha al 15 de febrero de 2017. De esa fecha hasta ahora en que comparecieron los suspirantes han cambiado el calendario otras tres veces y de los 32 tiradores originales hoy sobreviven 25.

(Al cierre de esta columna dos de los aspirantes quedaron descalificados por recurrir a la práctica del copy and paste, o sea el plagio. De pena ajena.)

Si no hay cambios el 21 de marzo se conocería la lista de candidatos idóneos y luego… veremos si se deciden a dar un finalista.

El razonamiento dialéctico de Melita Peláez (Mela para sus detractores) es infalible. Si hay acuerdo en el Senado, antes de abril habrá fiscal anticorrupción y si no, pues no.

Lavaderus est

1.- Los pendientes se siguen acumulando. Para este fin de año la Cámara de Diputados tendrá que nombrar nuevo Auditor Superior de la Federación en virtud de que termina el periodo administrativo de Juan Manuel Portal, quien por cierto ha tenido un muy buen desempeño.