jueves 27 de abril de 2017 | 01:45
Columnas

AMLO se dejó atrapar por la mafia del poder

@diaz_manuel vie 17 feb 2017 12:15
AMLO y Carlos Slim
AMLO y Carlos Slim
Foto propiedad de: Internet

Andrés Manuel López Obrador fue muy claro cuando citó por nombre y apellido a los integrantes de lo que llama la “mafia del poder”. ¿Por qué hoy caminan a su lado? ¿Quién atrapó a quién? ¿AMLO a los empresarios o los empresarios a AMLO? ¿Qué motiva esta alianza político electoral? ¿Realmente qué buscan estos empresarios?

La primera impresión: Morena avanza con el empresariado

Los empresarios que conforman el Consejo Consultivo de Morena harán el programa de gobierno que el tabasqueño lanzará como su plataforma de campaña presidencial del próximo año.

La inclusión de estos empresarios o representantes empresariales ha hecho demasiado ruido y muchas interpretaciones. La primera, sin lugar a dudas, es que el líder de Morena gana terreno con los empresarios y cambia su fisonomía, lo que para algunos empieza a generar resultados muy positivos en las preferencias electorales que muestran las encuestas. Inclusive algunos tendenciosos hablaron de una supuesta alianza entre Peña y Ricardo Anaya para frenar a AMLO.

La verdad detrás de ese empresariado

En el libro que publicó en el 2011, titulado “La mafia que se adueñó de México y el 2012”, Andrés Manuel narra con mucha precisión cómo Carlos Salinas de Gortari favoreció a importantes empresarios que antes de su administración no figuraban entre los grandes en México y que ni de lejos eran considerados por la revista Forbes. En 1988 esa publicación sólo reportaba a la familia Garza Sada con dos mil millones de dólares y, tal como lo registra AMLO en su libro, al final de la administración salinista, ya había 24 empresarios mexicanos en la lista de los más importantes y ricos.

Entre los que enlista AMLO en su libro, destacan, por supuesto; Carlos Slim, Emilio Azcárraga, la familia Zambrano, la familia Peralta, Alfonso Romo, Pablo Aramburuzabala, Ricardo Salinas Pliego, entre otros que se vieron favorecidos por la administración salinista con las desincorporaciones o privatizaciones que hizo Salinas a través de su brazo operador. El ex presidente encargó las desincorporaciones y asignaciones de empresas a sus cuates a través de Jaques Rogozinsky, quien actualmente se encuentra dirigiendo Nacional Financiera.

Estos empresarios son los que el aspirante a la Presidencia de México, acusaba como la "mafia del poder". Además, el político tabasqueño añade en este grupo a políticos como Carlos Salinas de Gortari, Elba Esther Gordillo, Vicente Fox, Manlio Fabio Beltrones y Enrique Peña Nieto.

Incluso, al presentar su libro y como arenga de batalla en 2012, AMLO decía: "Salinas es el jefe de este grupo. Son 16 multimillonarios. En su mayoría todo lo que tienen se lo deben a Salinas. Antes de Salinas no pintaban y ahora aparecen en la lista de la revista Forbes entre los hombres más ricos del mundo. 16 multimillonarios, 11 políticos corruptos del PRI y del PAN y tres tecnócratas”.

No conforme, acusaba: “Ha llegado la ambición a tal extremo que ahora se están peleando entre ellos, se cumple el dicho de que cuando se reparte mal el botín, hay motín, Slim es dueño de un monopolio y Emilio Azcárraga es dueño de otro”.

Salinas los creó, AMLO los adoptó

No es para menos la preocupación de propios y extraños, al saber que dentro del equipo de AMLO se encuentran los representantes de los empresarios más importantes de México como Carlos Slim, Emilio Azcárraga, Ricardo Salinas Pliego, Alfonso Romo entre los más destacados.

Ahí están personajes como Marcos Fastlicht Sackler, suegro de Emilio Azcárraga; Miguel Torruco, consuegro de Carlos Slim; Esteban Moctezuma, ex secretario de Gobernación y operador de Ricardo Salinas Pliego a través de la Fundación Azteca, y Alfonso Romo, nieto político de Eugenio Garza Sada y uno de los más cercanos amigos de Raúl Salinas de Gortari, con quien además compartía la afición por los caballos. Por cierto, Romo al término de la administración salinista incorporó a quien fuera Secretario Hacienda, Pedro Aspe, a su Grupo Financiero Pulsar. 

Lo curioso de esta alianza no es que empresarios apoyen a un líder muy importante que puede llegar a ser presidente de la República con el apoyo popular, no, eso no es lo destacado, sino que estos empresarios tienen un vértice que los ha unido: todos ellos son del Grupo Empresarial que conformó Carlos Salinas de Gortari durante su administración.

Las Reformas rompieron privilegios de estos empresarios

Lo curioso de todo esto es que ante el planteamiento de la reforma en Telecomunicaciones que evidentemente fue en contra de los monopolios televisivos y de comunicación, AMLO fue muy sensato al señalar que “planteamos que haya competencia, si Slim quiere tener un canal de televisión que pueda lograrlo y así cualquier ciudadano que lo solicite, que no sólo haya un duopolio de la tele, sino que haya 15 o 20 concesiones de televisión y que los periódicos puedan tener televisión. Y que también si Azcárraga y Salinas Pliego quieren participar en el negocio de la telefonía que lo puedan hacer, que nadie se los impida”.

Salinas y su ego con el TLCAN

De ahí los cuestionamientos, que buscan los empresarios “salinistas” que hoy buscan el amparo del tabasqueño. Dos cosas les interesan: mantener el TLCAN y echar atrás las reformas estructurales que alteraron el orden y el control monopólico de los sectores donde participan.

Desaparecer el TLCAN significa para estos grandes empresarios que se permita en negociaciones bilaterales abrir los sectores que mantenían bastante protegidos, incluso algunos de ellos fuera del TLCAN, como algunas ramas de la minería, las telecomunicaciones y la TV, precisamente las ramas que Slim, Azcárraga, Salinas Pliego y algunos otros mantienen.

Por otra parte, las reformas estructurales, sobre todo la de telecomunicaciones, como bien lo dijo AMLO, permiten la competencia y si Slim quiere participar en TV o Azcárraga en telecomunicaciones lo puedan hacer cumpliendo con las reglas de competencia, lo malo es que no sólo son ellos, sino que al abrir el tema llegan muchos más jugadores con los que tendrán que competir. 

Los empresarios tienen una sola lealtad: la conveniencia de sus negocios, la pregunta es ¿por qué un político honesto como Andrés Manuel se deja atrapar por esta mafia?