lunes 20 de febrero de 2017 | 02:26
Columnas

Decálogo sobre los saqueos, protestas y enfrentamientos

@Serxiuxo mar 10 ene 2017 15:49
Foto propiedad de: Internet

 

 

-No, no es ficción.

-... Pero tampoco es terror, ni es necesario propagarlo.

-¿Son provocadores pagados; porros, entendámoslo así? Es muy probable; en todas las movilizaciones sociales recientes los ha habido, de toda clase, procedencia y causa. Sin embargo, muchos no traen capucha y no parecen organizados (o pagados), sino simples oportunistas o en verdad personas descontentas y en protesta, y fueron abatidos por elementos de seguridad. En otros casos, durante los primeros de la noche anterior, los encapuchados actuaron libremente y las autoridades tardaron horas en desplegarse... y no hubo detenidos. Cosas.

-Observen el hecho como una "cosa", sin voluntades subjetivas. Es decir, sean serios. Mis colegas de profesión saben de qué hablo.

 

-Hace dos años, al tiempo que desaparecían a los normalistas, a la fecha desaparecidos, surgieron en las principales instituciones educativas del país movimientos sociales estudiantiles que la población civil descalificó por perseguir fines políticos, cuando sustancialmente la praxis política consagró su legitimidad. ¿Recuerdan a un arremangado secretario de estado recibir en templete premontado a cientos de miles de politécnicos al pie de Gobernación, exhortando a los jóvenes al diálogo? Bueno, una comitiva gubernamental se reunió con ellos más de una decena de veces en lo posterior, públicamente, en cadena nacional; en privado, desconozco. La política es un instrumento de poder político.

-Y cuándo el diálogo no se produce... ¿Cómo esperaba la institución gubernamental que la población civil recibiera el golpe de la apertura comercial de Pemex? El principal debate político no es alrededor del precio del combustible, debido a su inelasticidad naturalidad de costos y gastos, o a la delegación de tareas propias de exploración, extracción, mantenimiento o distribución a contratistas o empresas particulares, fundamento sistémico de la reforma energética, sino en la fuga de capital que no se reinvierte -o recupera- durante el proceso económico que la paraestatal financia, ni en otros rubros, esferas o programas que ésta misma subsidia; como la generación de empleos, por ejemplo. Nadie quiere deshacerse de la gallina de los huevos de oro, no se confundan; si otra cosa fuera -no México, desde luego- la gestión estratégica de los recursos energéticos fuera tan salubre si estuviese elocuentemente nacionalizada tanto como en manos del sector privado en un estado interventor, regulador, procurador y benefactor.

-Entonces, si la balanza de pagos se equilibra por la venta de petróleo a Estados Unidos, y las políticas públicas exteriores apuntan firmemente a la fractura de la nacionalización de los energéticos, ustedes entenderán las secuelas.

-A propósito de nuestro vecino del norte; Trump, quien lamentara meses atrás la destitución de don Luis Videgaray como secretario de Hacienda, pues consideró que habrían de cumplirse muchos acuerdos a su cargo, hoy ratificado como secretario de Relaciones Exteriores, externó en gesto matutino su alegría por la cancelación de una fortísima inversión de Ford en México, y con ello la puesta en marcha de una planta nueva, en pos de la generación de empleos en territorio americano. "Much more to follow", pónganse vaselina, quiso decir el mandatario electo yankee.

-¿Cómo desacreditan un movimiento social las esferas a las que incomoda su magnificencia? ¿Recuerdan el último guión de The Joker en El Caballero de la Noche de Christopher Nolan? "Bueno, la locura, como tú sabes (Batman), es como la gravedad, basta con un pequeño empujón".

-Mantenga la calma, infórmese. Favor de NO guardar silencio.