jueves 27 de abril de 2017 | 02:07
Columnas

Mis entrelíneas de Nunca olvides que te quiero

@yovaro dom 06 mar 2016 19:00
Foto propiedad de: Internet

 

 

 

“Dentro de mi cabeza hay un pájaro carpintero que se ha acurrucado”. Inventar historias y escribirlas cualquiera lo hace, reinventarnos a nosotros mismos es tema de cada día. ¿Y qué? las buenas ideas a veces no existen o se esconden.

Sin tener paciencia, casi obligadamente por un sin por qué pude llegar a la página 98 y encontrarme con la reivindicación de que, los que quieren nunca olvidan porque a superar los enfados que nublan los afectos, ¡se aprende! __ Solo que sea por eso.

Germán Dehesa siempre decía, el lector tiene el derecho de cerrar el libro,  y yo que no lo olvido, don Germán es un magnífico libro que siempre acompañará, sus textos y reflexiones siempre estarán vigentes, resulta imposible no citarlo, precisamente hoy.

Reconozco y asumo mi derecho de cerrar cuanto libro se caiga de mis manos, mas no estoy convencida de mi derecho a  emitir y compartir  lo insoportablemente cursi que me obligó a abandonar el libro  Nunca olvides que te quiero  de Delphine Bertholon y como bien menciona en su texto es una historia “de aquí te espero”. 

Quizá ustedes puedan sumergirse y encontrar el interés, el tema puede seducirlos desde la sinopsis o capturar  su corazón y oprimir la razón desde la primera línea porque el gusto siempre se encuentra de manera insospechada.

Siempre insistiré, no hay historias malas, tampoco malos temas, y menos malos libros simplemente hay un momento para todo, y, en ocasiones mi tiempo y la actitud no coincide con el autor,  un libro se cierra por el momento, un buen texto siempre sabe esperar la mejor oportunidad.  

Balaustre:

Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, en vano

(Lectura sugerida dentro de la historia)