lunes 28 de julio de 2014 | 05:31
Nacional

El corredor de la muerte: 59 mexicanos esperan ser ejecutados en EU

Redacción SDPnoticias.com vie 24 ene 2014 11:58
El corredor de la muerte: 59 mexicanos esperan ser ejecutados en EU La inyección letal es una de las formas de ejecutar en Estados Unidos. Foto/Internet

El próximo mexicano en ser ejecutado es Ramiro Hernández.

México.- La ejecución del mexicano Edgar Tamayo en Estados Unidos, que despertó la indignación de organizaciones civiles así como de la sociedad mexicana (sobre el cuestionado proceso que se siguió para condenarlo a pena de muerte) es sólo la punta del iceberg: hay 59 connacionales más esperando su turno en el llamado corredor de la muerte.

La mayoría de ellos han sido condenados en los estados de California y de Texas, donde en este último fuera ejecutado el morelense.

De acuerdo con Ángel Villarino, corresponsal en EU del diario Reforma, Ramiro Hernández es el próximo mexicano emplazado a recibir la inyección letal.

De 44 años y natural de Nuevo Laredo, el mexicano será ejecutado el 9 de abril en Texas y es uno de los 50 mexicanos restantes amparados por el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que ordena a EU revisar decenas de casos, tras establecer que se violaron sus garantías consulares.

Cabe destacar la sentencia del llamado "Caso Avena", la cual se dio en marzo de 2004, pero el estado de Texas nunca acató e incluso su sistema penitenciario ha ejecutado ya a cuatro mexicanos desde entonces.

"El Congreso de Estados Unidos lleva desde 2011 debatiendo una reforma con la que Washington podría exigir a los estados que cumplan los acuerdos internacionales contraídos por el país, incluida la Convención de Viena", dijo al mencionado rotativo, Richard Dieter, presidente del Centro de Información sobre la Pena de Muerte (CIPM).

"Los legisladores han llegado tarde para Tamayo, pero podría llegar a tiempo para el siguiente", dijo

A lo largo de su historia, EU ha ejecutado a 11 mexicanos. En el primer caso, Agapito Rueda murió en la silla eléctrica en noviembre de 1926.

Hasta el momento, un total de 141 extranjeros se encuentran esperando su ejecución.

Ramiro Hernández es quien ahora espera su turno en el corredor de la muerte y recibió la pena capital en el 2000, luego apuñalar a una celadora de la prisión en la que se encontraba recluido por haber asesinado a su jefe y violar a la esposa del mismo.

Al mexicano se le violaron sus derechos consulares y sus abogados dijeron que en la última apelación que el coeficiente intelectual del tamaulipeco es inferior a 70 puntos, lo coloca al borde de la discapacidad mental.

Martha Llanas, madre de Ramiro, dijo que tiene "problemas" desde pequeño, por lo que pidió clemencia.

Con información de Reforma