domingo 21 de diciembre de 2014 | 10:17
Nacional

El "Z-40" fue capturado en sólo 7 minutos

Redacción SDPnoticias.com
COBERTURAS
mié 17 jul 2013 06:58
El En sólo 7 minutos capturaron al capo.

La madrugada del lunes, cuando se llevó a cabo el operativo de captura, los 200 hombres que eran parte de la seguridad de Treviño se redujeron a uno.

México.- Por increíble que parezca, la captura de Miguel Ángel Treviño Morales, "Z-40", señalado como líder del cártel de “Los Zetas”, no sólo se realizó sin un solo disparo, además el operativo para su detención duró sólo 7 minutos. 

Fue la madrugada del pasado lunes, cuando los 200 hombres que eran parte de la seguridad de Treviño se redujeron a uno, lo que aprovecharon perfectamente  los elementos de inteligencia para que elementos de la Secretaría de Marina Armada de México (Semar) realizaran la captura. 

Fuentes de la dependencia y un mando de la Séptima Zona Militar revelaron detalles del operativo, el cual, dijeron, concluyó tras un seguimiento de varios meses al capo. 

Versiones de un agente norteamericano giran en torno a que Estados Unidos y México compartían información de inteligencia y habían detectado que hace un mes nació un hijo del Z-40, por lo que éste realizaba constantes viajes a Nuevo Laredo, dijo ayer el The New York Times

En tanto, fuentes mexicanas dijeron a Reforma que el lunes, previo reconocimiento de la carretera Nuevo Laredo-Anáhuac, un grupo de Treviño había reportado que la ruta estaba libre de retenes militares hasta el entronque con Sabinas Hidalgo, Nuevo León.

Un mando de la Séptima Zona Militar dijo que el capo "tenía costumbre de enviar una avanzada para despejar las vías o avisar de puestos de control, ya sea del Ejército o de la Marina. La madrugada de ese lunes no había puestos de revisión en la carretera Nuevo Laredo-Monterrey". 

Abundó que "se tenían reportados cinco en Nuevo León y otros más en Tamaulipas. Por ejemplo uno de ellos de la Policía Federal y dos del Ejército, estaban en la Monterrey-Reynosa, tanto en la carretera 40 como en la 400, también uno hacia la carretera a Saltillo”. 

Mientras "había otro más en la entrada a Escobedo, por la Nuevo Laredo-Monterrey, es decir, sabía que por tierra en el tramo de Nuevo Laredo a al menos Sabinas Hidalgo no tenía problemas con un puesto de inspección, otros estaban en La Ribereña, que conecta a Nuevo Laredo con Reynosa", dijo el militar al mencionado rotativo. 

Poco después de las 3:00 horas del lunes salieron en una camioneta gris Ford Super Duty 2013 de Nuevo Laredo, Treviño y su único escolta, identificado como Ernesto Reyes García, así como el contador de “Los Zetas”, Abdón Federico Rodríguez. 

Pero desde el aire lo seguía un helicóptero Black Hawk, con al menos seis elementos de las fuerzas especiales de la Armada, que hizo base a las afueras de esa ciudad fronteriza y a las 3:45, en un camino de terracería entre Nuevo Laredo, Tamaulipas, y Anáhuac, Nuevo León, el conductor de la camioneta fue "lampareado" por la aeronave, mientras de ésta descendía el personal naval armado y con lentes de visión nocturna. 

"Son acciones de precisión”, indicó el mando de la Marina. 

“Se les da órdenes a los tripulantes de un vehículo de manera fuerte y clara. Algunos de los elementos se enfocan a la operación que se lleva a cabo en ese momento, otros se enfocan a cubrir el perímetro”, agregó. 

"Son acciones limpias, porque no se permite que la persona que está siendo detenida actúe, no se le da tiempo para pensar", precisó. 

En sólo siete minutos, los que duró el operativo de captura, el poderío de Treviño se acabó.

La libró de varias

El 'Z-40' salió librado de varias, gracias a los pitazos de las autoridades de los tres niveles de Gobierno, que le avisaron de las operaciones en su contra, señala el mencionado rotativo.

Incluso, la propia Marina lo ubicó el 15 de octubre de 2010 en Achichilca, Puebla, gracias a información de Inteligencia de autoridades estadounidenses, pero abortó la operación ante el numeroso grupo de sicarios que lo acompañaban y al considerar que se pondría en riesgo la vida de gente inocente.

Luego, en abril de ese año, el Ejército lo ubicó en el rancho Los Comales, en el municipio de Camargo, en Tamaulipas, pero ante la ofensiva de sus pistoleros, el capo también pudo escapar.

El capo tuvo que modificar su manera de operar con esas advertencias.