miércoles 01 de octubre de 2014 | 09:15
Nacional

Andrea Benítez, hija del titular de la Profeco, manda clausurar restaurante porque no le dieron mesa

Redacción SDPnoticias.com
COBERTURAS
dom 28 abr 2013 09:47
Andrea Benítez, hija del titular de la Profeco, manda clausurar restaurante porque no le dieron mesa El procurador y su conflictiva hija / Instagram

Como todo un “cachorro de la revolución” se comportó Andrea Benítez, hija del Procurador de la Defensa del Consumidor, al mandar a un grupo de inspectores de la Profeco a que cerraran un restaurante en donde no le gustó el servicio.

Andrea Benítez González, hija del priísta de alcurnia Humberto Benítez Treviño, actual titular de la Profeco, amagó con clausurar el restaurante “Maximo Bristot” de la Colonia Roma, ya que la señorita no tenía ganas de esperar como el resto de los clientes al llegar al lugar sin previa reservación.

Haciendo gala de prepotencia, la “dinojunior” del PRI llegó el pasado viernes al local al filo de las 3 de la tarde junto con una amiga, según informó el diario Reforma en su edición de hoy.

De acuerdo a la propietaria del restaurante Gabriela López, la joven aguardó su turno durante media hora, tiempo en donde hizo patente su descontento por tener que esperar como cualquier “hijo de vecino” al apersonarse en el local sin reservación previa.

Tras rehusar una mesa en el interior del restaurante ya que “Andy”, como se hace llamar en su cuenta de twitter ya borrada previo a la difusión del escándalo quería fumarse un puro, la hija del priísta comenzó a amenazar a los empleados del Bristot y a “charolear” con que su papá era el Procurador General del Consumidor.

Señalando que le iba a hablar a su “papi” que era el Procurador y que “a ver a quien le creían más”, Andrea Benítez salió del lugar hecha una energúmena, amenazando con que mandaría una revisión de la Profeco porque su papá es el titular de dicha dependencia, cargo que ocupa desde el inicio del sexenio de Enrique Peña Nieto.

Dos horas después, efectivamente llegaron tres inspectores del Profeco al lugar y colocaron tres sellos de clausura por supuestas “irregularidades” en el sistema de reservaciones de mesas y porque el mezcal que ahí se vende “solo puede ser de una especie de agave, el espadín”.

Mientras que la “heredera de la revolución” despotricaba contra el restaurante en redes sociales como Foursquare y Twitter (en la ya borrada cuenta @AndyBenitezz, misma que mostró que la joven hizo una visita presuntamente a su padre el procurador en las instalaciones de la Profeco antes de que llegaran los inspectores al restaurante), los inspectores arribaron al lugar con gala de prepotencia, colocando sellos con los comensales adentro e incluso empujando a uno de ellos, quien lo espetó por su acción.

Ante la prepotencia de los empleados de Humberto Benítez Treviño, los clientes del restaurant comenzaron a grabar a los inspectores, quienes presa del pánico interrumpieron el sainete de la colocación de los sellos y corriendo salieron del local con la intención de largarse cuanto antes, encerrándose en una camioneta hasta que llegó su apoyo.

El abogado del restaurante, Mauro Ángel Vera Romero se enfrentó contra los abogados de los inspectores, quienes respaldaron a los cobardones inspectores de la Profeco que ahora sí, muy valientes, salieron del vehículo vociferando que “ahora sí a ver de cómo nos tocaba”.

El sainete provocado por “Andy” terminó con los sellos que seguirán colocados ahí, hasta que se subsanen las supuestas faltas que encontraron los inspectores a las órdenes de Benítez Treviño tras el berrinche público en redes sociales de su hija.

 "Todo esto es a raíz de la inconformidad de una niña que no le pude dar la mesa que ella quería, a la hora que ella quería, y pues así es este País, las personas con influencias pueden hablarle a su papi y arruinarte la tarde", agregó Vera Romero.