México.- Un dato revelador sobre la explosión en el edificio B2 de la Torre de Petróleos  Mexicanos (Pemex) viene a nutrir las especulaciones sobre el incidente que hasta el momento ha dejado 36 muertos: Un mando policiaco del Distrito Federal dio a conocer que en el lugar se halló una maleta con una bomba en su interior.

En entrevista con el diario La Jornada, el uniformado, quien fue de los primeros en llegar a las instalaciones siniestradas el pasado jueves indicó: ‘‘El equipo antibombas de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF), que llegó al lugar de los hechos antes que las autoridades federales, logró sacar de los escombros una maleta que en su interior contenía un artefacto color negro con varios cilindros’’.

Ante la magnitud de la tragedia, el policía de la SSPDF, adscrito al sector Tacuba, recuerda que los expertos que participaron en la recolección de evidencias estuvieron comentando entre sí que era muy probable que la tragedia hubiera sido un atentado.

“Me queda claro que las autoridades federales y del Distrito Federal están ocultando información; no están dando a conocer qué se encontró esta maleta negra que yo vi. Claro que hasta que se hagan los peritajes correspondientes se podrá dictaminar con certeza qué contenía esa maleta. Pero de que había una caja negra con cilindros, de eso no hay duda; yo la vi”, dijo el informante, cuya identidad se mantienen en la reserva al mencionado rotativo.

Cuestionado sobre las características del artefacto al que se refiere y en qué lugar de los escombros lo encontraron exactamente, la fuente destacó:

“Lo que pasa es, que por las condiciones del lugar en el que nos encontrábamos, los que sí ingresaron directamente al área más afectada fueron los bomberos, paramédicos y el equipo antibombas de la SSPDF.”

En cuanto al momento en que vio la maleta, el policía respondió:

“(La vi) cuando la empiezan a sacar del sótano. Yo ingresé sólo hasta el área en que creo se encontraba la recepción del edificio (B-2 de Pemex), donde había unos 20 o 30 cadáveres desmembrados. Ahí me quedé todo el tiempo, porque yo no traía equipo de seguridad para poder trabajar con ellos (en el sótano). Ellos traían guantes de carnaza, porque había vidrios rotos por todos lados; contaban con palas, picos, barretas, en fin, traían bastante equipo para poder hacer algo. Entonces la vi (la maleta), cuando el equipo antibombas sale por un espacio que tenían a un lado de lo que fue la recepción; no sé si fuera pasillo, no sé si fueran escaleras, no sé si era un elevador, pero sé que era un hueco por donde se podía acceder del sótano a la superficie.”

Recordó que el artefacto fue trasladado encima de una pequeña base. “Era una maleta color negro. Al momento en que le muestran a un mando la maleta le abren un poco el cierre y es cuando alcanzo a observar un artefacto negro, del tamaño de una caja de zapatos, como de unos 30 centímetros cuadrados, con por lo menos 8 cilindros de 5 centímetros de diámetro (cada uno) que estaban alrededor y que pudieron contener algún tipo de explosivo. Todo era de color negro o pintado de negro”.

“¡Fue una bomba!”, fue la expresión del equipo antibombas y de quienes estuvieron colaborando ese jueves, recuerda la fuente.

“¿Una bomba sin detonar y otra que detonó?”, se le cuestionó.

“Efectivamente”, responde el policía.

En cuanto a quién se llevó esa maleta, el mando policiaco indica que “hasta ahora no sé qué hicieron con esa evidencia: no sé si se la entregaron al Ejército o si se la llevó el equipo antibombas de la SSPDF o no sé quién, pero eso es algo que hasta el momento están ocultando las autoridades federales y del Gobierno del Distrito Federal”.

Recordó que él y sus compañeros coincidieron aunque ello no se ha informado hasta ahora de parte de las autoridades, “por supuesto que no fue un simple accidente. Entre nosotros decíamos: es imposible que haya sido una fuga de gas o un cortocircuito o un fallo en las calderas. Nada de eso es cierto. Fue una explosión provocada”.

La Jornada dice contar con la grabación de la entrevista con el policía del sector Tacuba, de la que extrajeron los datos reveladores.