"El Pony" es muy cuidadoso pues ni los propios miembros del grupo criminal pueden hablar directamente con él (Imagen Reforma).
 
COBERTURAS
PERSONAJE

México.- José María Chávez Magaña, de entre 40 y 45 años de edad, identificado como líder de La Familia Michoacana en el estado de México no sólo es el más buscado por las autoridades, sino por sus rivales. 

De acuerdo con actas ministeriales, dadas a conocer por el diario Reforma, el capo, un hombre fornido que apenas alcanza el 1.50 metros de estatura, es originario de Tepalcatepec, en la zona de Tierra Caliente, donde cuidaba ranchos y procuraba el ganado de sus patrones. 

De acuerdo con la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM)"El Pony" es descrito como un personaje sumamente cuidadoso, pues ni los propios miembros del grupo criminal pueden hablar directamente con él. 

Además es señalado como el responsable de la ola de violencia en el Edomex, junto con "Los Caballeros Templarios" y "Guerreros Unidos", que disputan a sangre y fuego el dominio de la entidad. 

Según la investigación de las autoridades, el primer cargo de relevancia que ocupó dentro de la estructura de “La Familia” fue ser jefe en Ecatepec, pero a raíz de la detención de Martín Rosales Magaña, "El Terry", en octubre del 2011, "El Pony" se quedó a cargo del Edomex, bajo las órdenes de José de Jesús Méndez Vargas, "El Chango Méndez". 

José María Chávez Magaña ha sido blanco de numerosos ataques por parte de agrupaciones rivales. 

Por ejemplo, destaca el rotativo, el enfrentamiento que se suscitó en agosto en la comunidad de Caja de Agua, en el municipio de Luvianos, con presunto saldo de al menos 30 muertos, el cual nunca fue oficializado por las autoridades, se dijo se dio cuando miembros de “Los Caballeros Templarios” ubicaron a "El Pony" en el pueblo, pero logró escapar ileso. 

Los testimonios señalan que "El Pony" es el encargado de repartir el armamento entre las células de sicarios, así como de ordenar los homicidios y reportar directamente a "El Chango Méndez". 

También supervisa campos de adiestramiento presuntamente ubicados a las afueras de Luvianos, controlados por "La Marrana" o "El Mantecas".