COBERTURAS

México, D.F.- En respuesta al boletín emitido por Televisa, The Guardian adelanta que prepara una respuesta.

En el transcurso de este día publicará en su sitio web documentos relacionados con los gastos de Enrique Peña Nieto y Televisa durante su gestión como gobernador del Estado de México, adelantó la periodista Carmen Aristegui.

Alrededor de las 10 p.m. del 7 de junio la empresa de Emilio Azcarraga Jean, difundió a través de su cuenta en twitter un boletín con 10 puntos desmintiendo la investigación de la corresponsal Jo Tukman, que reproducimos a continuación:

1. En el artículo, la reportera señala que "no ha sido posible confirmar la autenticidad de los documentos".

2. Los documentos a los que alude el reportaje no fueron mostrados a Televisa, por lo que no pudimos dar una opinión de algo que desconocemos.

3. La reportera tampoco compartió con sus lectores los dcumentos base del reportaje.

4. La falta de rigor periodístico con que fue escrito, se exhibe en que en el artículo la reportera usa ocho veces la palabra "aparentemente" pero ésta no figura en el título. Todo son "apariencias".

5. La reportera atribuye dichos documentos a una persona de nombre Yessica Lamadrid aunque el mismo artículo señala que ella rechaza la validez de los mismos.

6. El supuesto contratante (Gobierno del Estado de México) también negó conocer los documentos a los que se refiere  la reportera.

7. El reportaje señala que "había un cliente que pagó mucho dinero". Así nada más, sin precisar qué cliente ni cuánto dinero.

8. Simples documentos sin firma, sin logotipo y con registros electrónicos que desde cualquier computadora se pueden crear o alterar, no sonprueba de nada en ningún país.

9. La reportera reconoce que se trata de los mismo datos presentados en 2005 por Jenaro Villamil en la revista Proceso, los cuales han sido reiteradamente desmentidos  y desconocidos por las partes a lo largo de siete años.

10. La reportera miente al decir que Televisa no difundió nada de las protestas antiPeña en la Ibero y que dio una amplia cobertura a los ataques contra los jóvenes".

Por otro lado exigió una disculpa pública de Chris Elliot y Alan Rusbridger de The Guardian al tiempo que solicitó la intervención en el caso de la Press Complaints Commission (Comisión de Quejas de la Prensa o PCC por sus siglas en inglés). 

Cabe destacar que la Comisión de Quejas de la Prensa, es una organización británica de autorregulación para periódicos y revistas impresas, de participación voluntaria, compuesta por representantes indicados por los principales grupos de medios de comunicación. La PCC financia sus actividades a través de una cuota anual que cobra a los periódicos y revistas. No tiene un mandato legal, los periódicos y revistas se adhieren libremente a sus normas, y la industria gráfica se autorregula.