El proyecto bioenergético veracruzano, el más atractivo de Latinoamérica: Galvao da Sil
 

Boca del Río.- En el estado de Veracruz se desarrolla el proyecto más interesante de Latinoamérica en la producción de biocombustibles, señaló el especialista brasileño Aziz Galvao da Silva, al impartir el taller Impacto de los Biocombustibles: Experiencia brasileña con el etanol y el biodiésel.

Dijo que si hay un proyecto de biocombustibles como el que desarrolla en Veracruz, se pueden impulsar al mismo tiempo diversas actividades dentro del sector industrial en donde se involucre a todos los productores.

En el marco del segundo día de los talleres del Congreso Internacional de Biocombustibles 2011, Aziz Galvao confirmó la existencia de dos millones de hectáreas disponibles en Veracruz para la producción de biocombustibles, lo que consideró como un gran potencial bioenergético en el sureste de México.

En ese sentido, el especialista de la Universidad Federal de Vicosa en Brasil destacó que en esta materia, Brasil, Colombia, Argentina y México son países están adelante de otras naciones por su extensión territorial y capacidad industrial.

Asimismo, consideró que después de la etapa de producción, garantizar un mercado para los biocombustibles es una decisión política que deben tomar los gobiernos a partir de modelos económicos locales y regionales.

Este martes concluyen los talleres y el miércoles inician las conferencias magistrales a partir de las 9:00 horas en el salón Ulúa 5 del World Trade Center de Boca del Río con la participación de destacados ponentes nacionales e internacionales. A las 17:30 horas, el gobernador Javier Duarte de Ochoa inaugurará oficialmente el Congreso Internacional de Biocombustibles 2011.

En conferencia de prensa, el director del Instituto Veracruzano de Bioenergéticos (Inverbio), Osiel Castro de la Rosa, manifestó uno de los objetivos del foto es replicar casos exitosos de los expertos de 17 países que han confirmado su asistencia.

Finalmente, anunció que dentro del sector industrial se están consolidando contratos con agricultores que conforman a más de 70 sociedades de producción rural, quienes organizan el campo con un análisis previo de suelo y propuestas de variedades de cultivos.