México.- Citados a las 7:00 horas en la estación del Metro San Lázaro, integrantes de un grupo anarquista tenían la misión de cometer los disturbios y reventar la toma de protesta de Enrique Peña Nieto como presidente de la República por la cantidad de 300 pesos. 

Así lo revelaron a policías de investigación de la Procuraduría capitalina al menos ocho integrantes de la Unión de la Juventud Revolucionaria México que fueron detenidos el sábado. 

Sin embargo, los radicales se negaron a decir quiénes los contrataron, aunque precisaron a los agentes que el objetivo era destruir lo que hallaran a su paso.

La Procuraduría capitalina relató que tras partir de la estación del Metro hacia el Palacio Legislativo, prendieron fuego a la primera patrulla que hallaron, un vehículo de la PGJDF marcado con el número 3087, tras lo cual continuaron rompiendo vidrios y lanzando bombas molotov. 

El titular de la mencionada dependencia, Jesús Rodríguez Almeida, dijo que los actos fueron planeados con anterioridad, aunque, hasta el momento, se desconoce al autor intelectual. 

"Derivado de todos los objetos, instrumentos que se utilizaron para realizar estos actos, los cilindros de gas para prender fuego, la granada de fragmentación y las diversas bombas molotov que tenemos (...) claramente se señala que hubo una premeditación, que hubo un plan específico para realizar actos violentos y atacar la paz pública de la Ciudad", señaló Rodríguez Almeida.

Los grupos de choque

Ha sido en las redes sociales donde ha corrido la mayor información sobre el momento de los disturbios del fin de semana.

En el siguiente video se aprecian varias personas junto al grupo de granaderos que custodia San Lázaro, y que se retira inmediatamente al darse cuenta que son grabados y que se les acusa de pertenecer a un grupo de choque: