jueves 20 de noviembre de 2014 | 08:16
Internacional

Asesinada por sus padres, la niña Asunta Basterra, la del blog misterioso, sacude a España

sáb 28 sep 2013 10:34
Asesinada por sus padres, la niña Asunta Basterra, la del blog misterioso, sacude a España Imagen tomada de www.teinteresa.es

La niña empezó a hacer su blog en julio de 2012, el mismo mes en que falleció su abuelo, Francisco Porto Mella.

El pasado domingo, en el en el municipio coruñés de Teo, en España, fue encontrado el cadáver de una niña. Los investigadores encontraron que había sido sedada antes de morir. La causa del fallecimiento no fue la sedación, sino la asfixia. Nacida en China, fue adoptada por una pareja de españoles. Los dos padres adoptivos ya han sido detenidos sin derecho a fianza. Son los principales sospechosos del crimen.

La niña se llamaba Asunta Basterra. Tenía doce años de edad cuando fue encontrada muerta con signos de violencia. El caso ha conmocionado a Galicia y al resto de España.

Es una historia tremenda.

El 22 de septiembre, dice el diario 20 Minutos, "dos personas que pasean de madrugada por una pista forestal de la parroquia de Cacheiras, en el municipio coruñés de Teo, colindante con Santiago de Compostela, hallan un cadáver y alertan a los servicios de emergencia. Es el cuerpo de una niña de doce años. Los padres adoptivos de la menor habían denunciado a la Policía su desaparición el sábado".

Dos días después la madre de la niña fallecida, Rosario Porto, abogada "culta y cosmopolita", dice El País, ya había sido imputada por el delito de homicidio ya que, en su declaración, los investigadores encontraron "incongruencias y ambigüedades" y "versiones contradictorias".

Al día siguiente, el padre, el periodista Alfonso Basterra, también fue detenido e imputado.

El móvil que más convence a la policía es el económico: la niña era la principal beneficiaria de la herencia de sus abuelos maternos. El 28 de septiembre el diario Faro de Vigo reveló que la Guardia Civil estaba investigando si la niña Asunta había descubierto un secreto de familia relacionado con la herencia de sus abuelos antes de morir. 

Cuando encontraron el cadáver, dice el diario El Mundo, después de que el juez de guardia, José Antonio Vázquez Taín, ordenara levantar el cadáver, la policía "encontró unas cuerdas con las que se ata hierba seca para el ganado. No lejos de allí aparecieron unos cigarros consumidos".

Rápidamente, la autopsia preliminar confirmó que "la muerte no había sido fruto de una agresión sexual y que el cadáver presentaba signos de violencia menor".

El mismo periódico citado cuenta la historia de Asunta: "Llegó a Santiago hace 12 años desde China con nueve meses y al seno de una familia de clase media acomodada. Su madre, recordando el momento, aseguraba en una cadena de televisión que 'es para toda la vida', y animaba a todo el mundo a embarcarse en la aventura de la adopción".

Al momento del fallecimiento, Rosario y Alfonso ya estaban divorciados pero mantenían, según la prensa, una relación cordial.

Cuando se supo del asesinato de Asunta, ellos nombraron a la periodista Tareixa Navaza portavoz de la familia y pidieron respeto para "estos momentos de dolor".

El cadáver fue cremado, en el cementerio de Boisaca, un par de días después del asesinato. Los dos padres asistieron al rito funerario, así como, informa El Mundo, "numerosas personas entre amigos y compañeros de instituto de la menor".

Fue al finalizar la ceremonia luctuosa que fue detenida la madre, Rosario Porto.

La historia que la madre había contado a los investigadores era fantasiosa: que en julio había sorprendido "a un hombre intentando robar en casa. El presunto ladrón agarró a Asunta por el cuello tratando de asfixiarla y al ser sorprendido por ella, huyó. No denunció el hecho para no asustar a la pequeña".

Ya arrestada la madre, el padre en libertad "asiste en solitario al funeral que se celebra esa misma noche en la iglesia de San Fernando de la capital gallega".

Pero el juez imputa al padre inmediatamente después. Lo acusan para "garantizar la seguridad procesal", ya que va a participar en el reconocimiento de la vivienda de la señora en Teo". 

El Mundo apunta que "la exploración de la lujosa residencia concluye con la imputación de Basterra (el padre) como presunto autor de un delito de homicidio. Tras finalizar el registro policial, la pareja es trasladada a los calabozos de la Guardia Civil en A Coruña".

El diario El Mundo habla con claridad de las causas de la muerte de la niña: "Los investigadores del caso ya conocen la causa de la muerte. Sus autores suministraron a la niña una fuerte dosis de medicamento para tranquilizarla. Los análisis forenses han determinado que la pequeña fue drogada con un represor del sistema nervioso central con propiedades sedantes. A continuación, fue maniatada con unas cuerdas y finalmente murió por asfixia".

A la siguiente narración El Mundo la llama "el itinerario del crimen":

"Según los investigadores, Porto (la madre) dejó a su hija en el domicilio de Santiago haciendo tareas escolares mientras acudió a media tarde a un polígono industrial de Santiago a realizar unas compras. A continuación se desplazó a Teo, lugar dónde se encuentra el cadáver de la niña, para regresar a su domicilio. Cuando entró en casa sobre las 21.30 horas, la niña no estaba. Sin embargo, una cámara graba imágenes de Porto con su hija en un coche sobre las 20.15 y unos vecinos afirman haberla visto media hora más tarde. Asunta muere a las 21.00 horas. Una hora y media después sus padres denuncian su desaparición".

El móvil del crimen, como se ha dicho, es económico: 

"Los investigadores trabajan con varias hipótesis. La Guardia Civil ha confirmado a El Mundo.es que Asunta recibió bienes en vida de su abuelo a través de una donación. Sus padres, según las mismas fuentes, atraviesan por dificultades económicas y podrían codiciar dichos bienes".

El interés por el caso crece debido al misterioso blog de la niña:

"Un brazo rojo alargado, con la palabra Alameda escrita en él. Inspirado en los carteles del diseñador americano Saul Bass para 'Anatomía de un asesinato'. Es la imagen que eligió la fallecida Asunta Basterra, de 12 años, para inaugurar su blog, una bitácora en inglés sobre fantasmas y espíritus en tres parques de Santiago: La Alameda, Belvís y Bonaval. Aunque sólo se centró en el primero".

La niña empezó a hacer su blog en julio de 2012, el mismo mes en que falleció su abuelo, Francisco Porto Mella.

De acuerdo a La Voz de Galicia, el abuelo era el que llevaba a Asanta al Instituto Rosalía de Castro y después se quedaba paseando por La Alameda.

Dice El Mundo: "El texto de la niña, titulado con el nombre del parque, es la historia de un crimen. Dice así: 'Primero, contaremos la historia del parque de la Alameda. Érase una vez una familia feliz; una mujer, un hombre y un hijo. Un día la mujer fue asesinada. El hombre quiso tomar represalias sobre la persona que mató a su mujer (Anna) pero él también murió, porque intentó tomar represalias pero el hombre malo mató a John, el marido. Su cuerpo está en el parque de la Alameda y su espíritu también. Él espera que el espíritu de su mujer venga. Todos los días él se sienta en los bancos. El cuerpo y el espíritu de su mujer están en el parque de Velvís".

En el blog, Asunta se define a sí misma como la jefa de los cazadores de fantasmas. Según La Voz de Galicia, "los investigadores están tratando de encontrar en el blog, en el relato del crimen de una pareja que tenía un sólo hijo, alguna pista para avanzar en el caso".

Asunta fue de alguna manera famosa desde que llegó a España porque fue la primera china adoptada que se vio en Santiago. Su nombre original era Yong Fang. Cuando los padres aparecieron con la bebé Asunta, "los padres incluso protagonizaron un reportaje en una televisión local en el que explicaban la felicidad que sentían por la llegada de Asunta y el empeño que habían puesto para poder lograr la adopción". 

Era una niña muy apegada a sus abuelos maternos y a sus padres. Además de sus clases normales, "estudiaba inglés, piano, violín y danza con profesores particulares". Sus calificaciones eran muy buenas e iba a ser adelantada un curso por su buen aprovechamiento.

La niña acompañaba a sus padres, Rosario Porto y Alfonso Basterra, a conciertos de música clásica en el Auditorio de Galicia.

Para El Mundo, "la élite de Santiago ha sido testigo durante 11 años de la adoración que le profesaban sus padres a esta niña, una imagen de felicidad que las investigaciones policiales han volado por los aires".

La armonía en la vida familiar se acabó al finalizar 2011 cuando falleció la abuela, la madre de Rosario Porte. Siete meses después falleció el abuelo. Después los padres de Asunta se separaron. Dice El País que "Asunta se fue a vivir con su madre, pero continuaba viendo a diario al padre, que se mudó a apenas 20 metros de distancia. Y, de hecho, seguía pasando más tiempo con él".

El padre de la menor, Alfonso Basterra, era un periodista independiente especializado en temas turísticos. La Madre, Rosario Porto, apunta El País, era "hija única de un reconocido letrado que ejerció durante décadas como cónsul honorífico de Francia y de una catedrática de Historia del Arte especializada en el barroco".

Rosario, la madre, "nació el 11 de julio de 1969 en un hogar culto, bien posicionado económicamente, con una tradición familiar republicana e intensas relaciones sociales. Estudió desde niña en dos centros prestigiosos de la capital gallega —el colegio público Pío XII y el instituto Rosalía de Castro—, los mismos en los que ella y su marido matricularon a Asunta. Pero completó sus estudios en el extranjero y cuando enfiló la adolescencia empezó a pasar los veranos en Reino Unido y Francia para perfeccionar idiomas. El COU lo cursó en el Yago School of Oxford y, aunque la carrera de Derecho la hizo en Santiago, en su currículum constan estancias en la Universidades de París III y Le Mans y en la London High School of Law".

Una mujer refinada y culta, sin duda. "Heredó de su progenitor la profesión y también el cargo de cónsul de Francia en Santiago, que le fue transmitido en 1997 y que dejó en 2006. Fueron estos años en los que la hija de Francisco Porto y de la catedrática Socorro Ortega —miembro esta última de la Real Academia Gallega de Bellas Artes— comenzó a convertirse en una habitual de la vida social y cultural de la ciudad… Tras diez años de cónsul, Francia la condecoró en 2007 con la prestigiosa medalla de la Orden Nacional del Mérito".

Ahora la madre de Asunta no es sino una asesina. Y el padre también.