miércoles 17 de septiembre de 2014 | 08:41
Internacional

Obligan a española a enviar a sus hijos con su padre en México; teme por sus vidas

Redacción SDPnoticias.com
COBERTURAS
mié 27 feb 2013 10:23
Obligan a española a enviar a sus hijos con su padre en México; teme por sus vidas Es "altamente perjudicial" para ellos volver a México "contra sus deseos" por la "separación de una madre adecuada".

Isabel Monrós ha denunciado el maltrato psicológico al que fue sometida por su marido, un empresario de doble nacionalidad, según ella, llegó a maltratar y amenazar en alguna ocasión a sus hijos, un chico de 13 años y dos gemelos de 10.

La Audiencia de Valencia ha ordenado el regreso a México de tres niños con doble nacionalidad (española y mexicana) que llegaron a España en 2010 con su madre, una valenciana que fue denunciada por el padre por sustracción de menores a pesar de que la justicia mexicana le dio a ella la custodia de sus hijos.


Así lo ha asegurado en una entrevista con Efe Isabel Monrós, quien ha denunciado el maltrato psicológico al que fue sometida por su marido, un empresario que también tiene esa doble nacionalidad y que, según ella, llegó a maltratar y amenazar en alguna ocasión a sus hijos, un chico de 13 años y dos gemelos de 10.


Ignacio Amat, abogado de Isabel Monrós, teme por la vida de su defendida si vuelve a México con sus hijos, ya que considera que el padre los utiliza para "vengarse" de ella.


Según la sentencia de divorcio, la mujer también podía elegir su lugar de residencia, por lo que la salida de los niños de México es "absolutamente legal".


"Si vuelve a México la van a matar" pues es "un país que no investiga los feminicidios y donde las mujeres desaparecen", alerta a Efe el letrado, para quien al exmarido "los niños no le importan nada, solo quiere que ella vuelva a México. Es un manipulador".


Isabel Monrós se casó en 1995 en México, donde dirigía una de las empresas de su entonces marido, pero cuando nacieron los gemelos comenzó un distanciamiento entre ellos: "Empezó a tratarme peor, con vejaciones, insultos y maltrato psicológico".


"Me vigilaba constantemente, me grababa en vídeo, ponía 'espías' en mi ordenador y los niños empezaron a tenerle miedo al ver cómo me trataba", relata la valenciana, quien también denuncia que los niños sufrieron maltrato por parte de su padre: "Les pegaba con la correa y les daba duchas frías vestidos si no hacían bien los deberes".


Según Monrós, en agosto de 2009 fue despedida y dos meses después descubrió que estaba divorciada, ya que su entonces marido interpuso una demanda de divorcio sin que le fuera notificada, tras lo cual fue declarada en rebeldía.


La sentencia de divorcio establecía que la guarda y custodia de los hijos la tenía ella pero quedaba pendiente fijar la pensión alimenticia y el régimen de visitas hasta dictar una resolución definitiva, algo que todavía no se ha dictado y que, según el letrado, supone una "incorrección del procedimiento".


Por ello, el exmarido no le facilitó dinero y durante varios meses Isabel y sus tres hijos vivieron gracias al apoyo de sus padres, amigas y vecinos, que les compraban comida y ayudaban con los gastos, según ha relatado.


En enero de 2010, y ante la imposibilidad de "dar de comer" a sus hijos en México, decidió ir a Valencia de vacaciones, tras ayudarle sus padres a comprar los billetes, y advirtió al juzgado mexicano de su salida.


Decidió quedarse a vivir en España porque en México, sin la pensión que debería abonar el padre, no podía garantizar la manutención de los niños, una decisión de la que también dio parte a la justicia mexicana.


El padre interpuso entonces una demanda por sustracción de menores y quebrantamiento de su derecho de visitas en el Juzgado valenciano de Moncada, que decretó que los niños deben volver a México.


La Audiencia de Valencia desestimó el recurso que presentó al respecto y ratificó el anterior fallo judicial.


El mismo juzgado de Moncada que ordena la vuelta de los niños a México archivó la demanda penal que puso el padre por los mismos hechos al considerar que la madre no había cometido ningún delito.


"Es contradictorio, porque la madre tiene libertad para fijar el domicilio donde quiera y el padre, con el convenio que se le ofreció, tendría un régimen de visitas incluso superior a otros, ya que podría ver a los niños cuando quisiera", señala Amat.


El abogado explica que el juzgado no ha entrado en el fondo del asunto y sólo ha hecho prevalecer el derecho de visita sobre el de custodia, aunque sin tener en cuenta las necesidades de los menores.


De hecho, los informes psicológicos a los que han sido sometidos estos por el área de Salud Mental del Hospital Clínico de Valencia evidencian que sufren un "trastorno de ansiedad por estrés agudo".


A su juicio, es "altamente perjudicial" para ellos volver a México "contra sus deseos" por la "separación de una madre adecuada".


Los informes psicológicos de cada menor, facilitados a Efe, consideran "fundamental" que, por las autoridades o personas que los atiendan, sea tomado en consideración lo que dicen estos menores.


El exmarido, según el abogado, ha propuesto al juzgado de Moncada que los niños estén en Madrid el 4 de marzo para regresar a México tras sacarse el pasaporte, un documento que, según su madre, ya poseen.