Moscú.- El Kremlin otorgó a Gerard Depardieu uno de los papeles más sorprendentes de su vida, el de ciudadano ruso.

El jueves el gobierno ruso anunció que el presidente Vladimir Putin aprobó la solicitud de Depardieu para la ciudadanía, un acto casi igual a la comedia del actor "Green Card" de 1990, en la cual su personaje se casa para poder trabajar en Estados Unidos.

En la vida real los impuestos parecen ser el meollo del asunto. Depardieu se ha opuesto ferozmente a un impuesto para millonarios en Francia.

El presidente francés Francois Hollande planea aumentar el impuesto a los ingresos de más de 1 millón de euros (1,3 millones de dólares) a 75%. Actualmente el gobierno francés cobra a sus millonarios un impuesto del 41% mientras que Rusia tiene un impuesto universal de 13%.

Un representante del actor nominado al Oscar rechazó decir si Depardieu aceptó la ciudadanía rusa.

Lo que es un hecho es que mejora la imagen de Rusia al llamar la atención sobre su atractivo régimen fiscal e impulsando los esfuerzos de Putin para mostrar que el caos económico del periodo postsoviético ha quedado atrás.

"La peculiaridad de nuestro sistema fiscal es muy poco conocida en el mundo occidental. Cuando la conozcan podríamos esperar una gran migración de europeos ricos a Rusia", se jactó el viceprimer ministro Dmitry Rogozin en Twitter.

Otros parecen más incrédulos.

El analista político Pavel Svyatenkov dijo a la agencia noticiosa RIA Novosti que la medida fue "un acto de relaciones públicas muy bueno para Rusia", pero que no considera que llevará a una ola de nuevos residentes.

"No creo que haya un movimiento masivo de ricos que vayan allá, porque Rusia sigue siendo un país bastante pobre según los estándares occidentales y hay problemas mayores con el crimen y la corrupción", dijo.

La postura de Depardieu frente al aumento de los impuestos fue muy criticada en su país. El primer ministro Jean-Marc Ayrault lo llamó "patético".

Depardieu respondió molesto con una carta abierta.

"Nunca he matado a nadie, no creo que he sido inútil, he pagado 145 millones de euros (190 millones de dólares) en impuestos en 45 años", dijo el actor de 64 años. "No me voy a quejar ni voy a alardear pero me niego a ser llamado 'patético'''.

Depardieu dijo que entregaría su pasaporte francés y su tarjeta del seguro social. En octubre el alcalde de un pequeño poblado belga en la frontera con Francia anunció que Depardieu se compró una casa y estableció su residencia legal ahí, las acciones de Depardieu fueron criticadas por el gobierno socialista de Hollande.

Una comisión constitucionalista de Francia descartó el sábado un plan para gravar a magnates con una tasa de 75% al considerar que el monto es excesivo.

El consejo constitucional resolvió que era injusto ese polémico impuesto, que el presidente Francois Hollande prometió establecer durante su campaña política. Según el plan, esa tasa sería impuesta a los ingresos superiores a un millón de euros (1,32 millones de dólares).

El gobierno francés aprobó el gravamen en su nuevo presupuesto, pero desde antes muchos dijeron que el impuesto haría poco por atender los considerables problemas fiscales del país, además de que alejaría a las personas más adineradas.