México, D.F.-  Un periodista chino del Shanghai Evening Post  se hizo pasar por un trabajador de la compañía Foxconn, proveedora de Apple en la fabricación de iPhone, vivió en carne propia las pésimas condiciones de trabajo.

Ubicada en Taiyuan, China, el periodista ingresó a la fábrica Foxconn Technology Group, uno de los mayores fabricantes de componentes electrónicos a nivel mundial, y descubrió que la planta carecía de circulación de aire, tenía un intenso olor a plástico, había basura apilada en los dormitorios y cucarachas en los armarios.

“Dormir allí es una pesadilla” indicó el periodista.

Después de su entrenamiento, fue destinado a la planta donde se estaba produciendo el iPhone 5, presentado ayer por Apple. Trabajó durante 10 horas para colocar 3 mil carcasas.

Destacó que el dinero que cobró por el trabajo por hora no es proporcional.

En febrero de 2012, CNN reportaba "la empresa emplea a cientos de miles de personas que trabajan en turnos matutinos y nocturnos, que comen y duermen en las instalaciones de la compañía mientras ayudan a construir productos electrónicos para Apple y otras marcas globales como la Kindle, de Amazon, y el Xbox, de Microsoft".

Cabe destacar que Foxconn tiene una ensambladora en el estado de Chihuahua en nuestro país.

Organizaciones de Derechos Humanos han señalado que la empresa Foxconn tiene una cultura de trabajo militar, vigilante, donde hay que obedecer sin cuestionar a la autoridad. A los empleados les dan la opción de acatar órdenes o irse.