Mahmud Mohamed Ali, teniente del ejército sirio, fue considerado por quienes lo capturaron como un matón del régimen de Bachar el Asad. Fue fusilado a la orilla del río Éufrates.

Antes de dispararle, dice el diario El País, “los miembros de la brigada Al Ghuraba de Mauhassen, una localidad pegada al aeropuerto de Deir el Zor, en el este de Siria, le acusan de haber bombardeado a civiles en la ciudad de Homs”.

En el Éufrates, Mahmud Mohamed Ali  admite en voz baja, casi susurrando, que daba órdenes para bombardear y ofrece dinero para salvar su vida. Le contestan: “Todo el dinero del mundo no vale una gota de la sangre de los niños que han muerto por tu culpa”.

Después de fusilarlo, los que han disparado gritan "Alá u ajbar" (Dios es grande).

El video fue grabado hace unos 12 días y subido a las redes sociales por

la coordinadora local de la resistencia en Al Mayadin.

Los rebeldes en Siria han difundido miles de videos, ya que el régimen no permite el acceso pleno a la prensa internacional.