El semanario Río Doce, es víctima de un ataque cibernético Tras el ataque del pasado 25 de noviembre la página y los contenidos de Rio Doce, se encuentran desaparecidos.
 

México.- El pasado 25 de noviembre, el sitio en internet del semanario Rio Doce de Sinaloa fue objeto de una serie de ataques DoS (Denegación de Servicio por sus siglas en inglés), el cual ocasionó serios problemas técnicos en el servidor donde éste y otros sitios se encuentran alojados, dejando sus contenidos fuera de línea por varios días, reporta Article 19

Han transcurrido tres días desde que los contenidos de Río Doce desaparecieron de internet, por lo que su equipo ya evalúa la mejor estrategia para restablecer su presencia en la red, así como emprender las acciones legales conducentes.

Según la organización independiente de Derechos Humanos, existe la sospecha de que el ataque fue motivado por la información publicada a lo largo de la semana pasada: seguimiento al proceso judicial en contra de Vicente Zambada Niebla, alias “El Vicentillo”; la presencia de células del grupo criminal Los Zetas en la capital del estado;e información sobre el presunto vínculo de grupos del crimen organizado con colaboradores del gobernador Mario López Valdés

Rio Doce es una publicación semanal que se distribuye en su versión impresa en el estado de Sinaloa (noroeste) desde 2003. Desde sus inicios, la publicación se ha destacado por sus investigaciones de casos de corrupción gubernamental y actividades de grupos del crimen organizado, aunque también publican información general de asuntos locales y nacionales.

Apenas el pasado mes de septiembre, el semanario fue galardonado con el prestigioso premio Maria Moors Cabot a lo mejor del periodismo internacional. De igual forma, el equipo de Rio Doce ha sido premiado de manera individual por su labor periodística.

En septiembre de 2009, las instalaciones del semanario fueron atacadas con un artefacto explosivo, aparentemente una granada de fragmentación. A pesar de que en su momento fue presentada una denuncia ante la Procuraduría General de la República, las investigaciones no han tenido ningún avance significativo.