Las «swofty», mujeres solteras de más de cincuenta años, son hoy las más deseadas, las féminas que mayor admiración despiertan y las más difíciles de conquistar. Sharon Stone, Madonna y Demi Moore abanderan este nuevo término. Impulsado desde Estados Unidos, este neologismo no habla de edad biológica, sino de mujeres que gracias a su genética, a la bondad de los tratamientos de estética más vanguardistas y a su elegante forma de vestir son admiradas y deseadas por el público masculino. «Cuando escuché por primera vez el término "swofty" supuse que podría ser un nuevo tipo de tejido de lujo de baño, o un plumero de alta tecnología, pero ha resultado ser la etiqueta de una mujer de unos 50 años que se viste de una manera descarada», escribe la periodista del Daily Mail Janet Streey Porter.

La edad ya no es un impedimento ni para el amor ni para resultar tremendamente sexy. Prueba de ello, es el atractivo que luce Sharon Stone, quien hoy en día presume junto a Martín Nica, su novio de 27 años. Siguiendo esta estela, Demi Moore, que hoy cumple 50 años, muestra su mejor sonrisa tras divorciarse de su marido Ashton Kutcher, después de seis años de matrimonio. Nacida en la localidad de Roswell, en Nuevo México, la protagonista de exitosos filmes como "Ghost; La Sombra del Amor" (1990) o "Una propuesta indecorosa" (1993), estuvo casada con el actor Bruce Willis durante catorce años.

Ausente en las listas de las mujeres mejor vestidas y con gran capacidad para reinventarse, Madonna es una de las celebridades destacadas en ese grupo de damas deseadas que pasado su medio siglo se visten para gustar y disfrutan de su vida social y familiar junto a sus hijos, Lourdes María, Rocco, David y Mercy James. Ahora, tras casarse en dos ocasiones, primero con Sean Penn y después con Guy Ritchie, la intérprete de «Like a Virgin» disfruta de una dulce soltería junto a su novio, el jovencísimo bailarín francés Brahim Zaibat, de 24 años.