martes 16 de septiembre de 2014 | 02:30
Columnas

El Reforma, El Norte, y los Junco: siempre doble moral

@jlca007 vie 18 oct 2013 09:11

Esfuerzos digitales como SDPnoticias tiene el tercer lugar nacional, según la prestigiada calificadora Alexa.com, en preferencias de visitantes a informativos en internet por su estratégica complementación con las redes sociales, superando con mucho en este caso específico al Reforma.

Desde que se inició la expansión del fenómeno editorial que en sus años de consolidación fue El Norte de Monterrey vía la aparición del diario Reforma en la ciudad de México, y después a nivel nacional mediante la estrategia acertada de montarse en los diarios más exitosos de la provincia, los hermanos Junco de la Vega, encabezados por Alejandro, cometieron dos graves errores que aún siguen pagando.

El primero fue, como ahora ocurre en Milenio con Ciro Gómez Leyva, desprenderse con un reprobable desenfado, del principal soporte en El Norte y artífice de la llegada del Reforma al DF, que fue Ramón Alberto Garza.

Si Ramón Alberto Garza no ha sabido encausar debidamente sus habilidades de editor, que son muchas y algunas buenas, después de que lo traicionaron los Junco, es otro asunto.

Si le ha fallado a Ramón Alberto Garza su asociación con polizontes de la libre expresión como Antonio Navalón y el neo izquierdista Alfonso Romo en el diario Reporte Índigo, es porque la numerosa franja de la clase media ya no cree en ese tipo de liderazgos morales.

El fracaso de Reporte Índigo no debe relacionarse con la calidad y experiencia periodística de Ramón Alberto Garza.  

No ha resultado el experimento de Reporte Índigo por las mismas razones por las que el Reforma y su empequeñecido Norte de Monterrey van a la baja tanto en circulación como en influencia.

La ya reconocida capacidad de los lectores de la clase media, o sociedad civil en su expresión más politizada, de seleccionar cuidadosamente sus lecturas y sus visitas a las ediciones digitales, lo mismo que a los informativos de la radio y la TV hoy coloca a Brozo con más autoridad crítica que a Junco y sus alfiles y a Ramón Alberto y el español Navalone juntos.

Y esfuerzos digitales como SDPnoticias tiene el tercer lugar nacional, según la prestigiada calificadora Alexa.com, en preferencias de visitantes a informativos en internet por su estratégica complementación con las redes sociales, superando con mucho en este caso específico al Reforma.

Los medios que disfrazan sus intereses, o los de sus patrocinadores, de actitudes independientes y se asumen con su sola y única aprobación, como representantes de la sociedad civil y de sus más legítimas causas en estos tiempos regularmente son repelentes a la nueva y crítica conciencia nacional, si es que puede hablarse todavía de ella en medio de la mezcolanza  y confusión de manifestaciones que  todos los días vive y padece el país.

Ayer decíamos que la decisión de los Junco de sabotear las reformas de Enrique Peña Nieto al descontextualizar la información sobre las mismas, al tratar interesadamente de erigirse como abanderado de los intereses de la gran empresa (cosa que es muy difícil que así sea porque los empresarios han preferido los medios electrónicos y las redes sociales para expresar sus inconformidades con la reforma hacendaria) y al utilizar a sus columnistas (los que se prestan a ese juego, desde luego) y a sus fantasmas como Manuel J. Jáuregui y El Abogado del Pueblo que son la voz de los dueños del Reforma y El Norte, lo único que ha logrado es exhibir en todo su esplendor su doble moral.

Hoy la agenda nacional reclama atención a temas de mucho interés para las audiencias que tratamos de servir.

Por eso doy un punto y aparte a los comentarios de los incidentes que protagonizan empresarios de los medios como Pancho González y los Junco. Que nunca han sido amigos, pero que ahora parece que los intereses los hermanan.

EN TIEMPO REAL.

1.- Ayer Federico Arreola se preguntaba por el operador que haría viable la reforma energética. Puede darse un tiempo y observar el trabajo de la muy hábil política que es la senadora Ana Lilia Herrera Anzaldo, quien trabaja discretamente, como debe ser, y está logrando apoyos muy importantes para el caso de la reforma energética.

2.- Los panistas se dieron un tiro en el pie con su rechazo a la política fiscal peñista. Los empresarios, con los que quisieron quedar bien, terminarán negociando con el gobierno. No son lo mismo criterios equilibrados como los de los dirigentes Francisco Fountanet y Rodrigo Alpízar, que los desplantes tipo Luis Pazos de Gutiérrez Candiani y Castañón. Quemaron sus naves antes de tiempo y en un puerto donde no los ven muy bien.