domingo 21 de diciembre de 2014 | 07:25
Columnas

Manuel e Ingrid dejan al desnudo  corrupción frivolidad y falta de planeación

Eduardo Esquivel @EsquivelAncona jue 26 sep 2013 17:50

La contingencia que afectó a 26 estados de la república ha obligado a modificar el paquete económico del gobierno federal para el 2014, porque los 12 mil millones de pesos del Fondo para Desastres Naturales (Fonden) no serán suficientes.

Las inundaciones y destrucción provocadas por el paso de los fenómenos meteorológicos “Manuel”- que azotó las costas del Pacifico mexicano-, e Ingrid por el lado del Golfo México, y que convergieron en tiempo y en intensidad, han dejado al descubierto la poca cultura que hay en el país en lo que respecta a protección civil. Prueba de esto son los miles de asentamientos humanos irregulares que hay en todo territorio nacional, la corrupción que existe en lo referente a la construcción de la infraestructura, como son carreteras y puentes;  y lo peor: la frivolización y negocio que se ha hecho a expensas de los damnificados por parte de algunas empresas del espectáculo.

La contingencia que afectó a 26 estados de la república ha obligado a modificar el paquete económico del gobierno federal para el 2014, porque los 12 mil millones de pesos del Fondo para Desastres Naturales (Fonden) no serán suficientes.

El Fondo para desastres que se instituyo cómo funciona actualmente  en el 2003 bajo la presidencia de Vicente Fox, no ha estado exento de manejo faccioso y de corrupción cómo el denunciado en 2006, en que se hablaba de que Carmen Segura, entonces directora de Protección de Gobernación, fue acusada de un desvió, superior a los 121 millones de pesos y hacer un uso electorero de los recursos a favor del Partido Acción Nacional.   

 El Gobierno Federal no sólo tendrá que cambiar el presupuesto para atender los requerimientos del Fonden, también sus planes contracíclicos de inyectar recursos a la economía y a sí frenar la desaceleración que sufre actualmente la producción en el país; se tendrá que dejar para otro momento, ya que se  deben reponer primero todas las pérdidas en infraestructura y en las diferentes  actividades productivas.

En lo que respecta a los ingresos del gobierno federal  éstos también se verán afectados debido a que a muchas empresas y personas físicas que están dentro de la zona de los desastres se les  darán facilidades fiscales y condonaciones además que también muchas actividades productivas estarán suspendidas.

Las empresas y personas físicas que estén afectados por los sucesos meteorológicos quedarán eximidos de realizar pagos provisionales de los impuestos Sobre la Renta (ISR) y Empresarial a Tasa Única (IETU) durante agosto, septiembre y octubre, así como por el segundo cuatrimestre del año, según se trate.

Debido a los estragos provocados por los huracanes, se tendrá que disponer de muchos recursos humanos, materiales y financieros para remediar la catástrofe que hay en 312 municipios del país con declaratoria  de emergencia, 35 mil viviendas afectadas en 10 estados, las carreteras, así como muchos puentes que están destruidos. Los daños a la agricultura y ganadería también son muy grandes, la infraestructura en oleoductos y eléctricas fue perjudicado de igual forma.

La carretera del Sol que va de la Ciudad de México al puerto de Acapulco,  debido a los deslaves y desgajamientos de taludes provocado por las lluvias se tuvo que cerrar al tránsito, dejando incomunicado al puerto del pacifico y dejó  atrapados a miles de turistas. Esta carretera es el símbolo de la corrupción y la mala planeación desde que se construyo en los años 90 del siglo pasado en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari.

Las invasiones  el desordenado desarrollo urbano y la casi nula cultura de la prevención  así como los efectos del cambio climático, son las causas de las graves inundaciones que tiene en jaque actualmente al país. Ejemplo de este desorden nos lo da la ciudad de Acapulco, que cuando azoto el huracán Paulina en 1997; la tragedia se magnifico por los asentamientos irregulares que había en el puerto, en lugares riesgoso. Dieciséis años después con el huracán Manuel, estos asentamientos riesgosos siguen ahí casi con la misma mala infraestructura y con el mismo gobernador Ángel Aguirre que en ese entonces fungía como gobernador interino y ahora es gobernador electo, pero en ninguna de las dos ocasiones atendió los llamados de protección civil del gobierno federal.

La ayuda a los damnificados por los huracanes  Manuel e Ingrid, se ha vuelto un gran show y una forma de lucro, para algunas personas; cómo es el caso de la conductora peruana Laura Bozzo,  que hizo uso de helicópteros del Estado de México para realizar un montaje  para su programa televisivo en el poblado de Atoyac, Guerrero lo que provoco retrasando en la entrega de despensas y rescate de personas atrapadas en el lodo y desvió de recursos para negocios privados.

La llamada  Laura de América, que presenta su show en canales de Televisa, es experta en sacar lucro de sus montajes con las tragedias; en su natal Perú también fue sorprendida cuando sucedió  el terremoto en el poblado de Pizco que dejo miles de damnificados y ella se presento en el lugar entrevistando a una niña que antes había participante de su show, descubriéndose sus mentiras. http://youtu.be/-ZWRxYEtPTY

En conclusión podemos decir que la recuperación económica del país se verá afectada  por estos fenómenos naturales y se tendrán que conseguir recursos para restaurar la infraestructura afectada por estos huracanes, además se tendrá que invertir en prevención, volver a forestar grandes extensiones del país, reubicar los asentamientos irregulares y el mercado interno se tendrá que agrandar sí es que México quiere tener aumento en la producción y mejor nivel de vida para la población.