martes 23 de septiembre de 2014 | 11:26
Columnas

La reforma energética y sus opositores René Delgado y AMLO

José Luis Camacho Acevedo @jlca007 lun 12 ago 2013 09:13

Hoy el presidente Enrique Peña Nieto presenta su propuesta de Reforma Energética al Congreso.

El debate que han propiciado algunos de los puntos que se han dado a conocer ha sido basto, amplio, ríspido y lleno de argumentos históricos tanto válidos como equivocados y también de puntos de vista llenos de vísceras.

Como ejemplo de lo visceral que caracteriza algunos de los puntos de vista que ha generado el mencionado debate se pueden considerar a los paradigmáticos llamados de AMLO a defender la soberanía nacional e impedir la privatización de PEMEX, llenos de un rebasado concepto de soberanía nacional que regresa el discurso político del tema a los años del 1817 o de 1938.

Y en los terrenos de los medios de comunicación a una oposición a la reforma energética que hoy se presenta por parte del gobierno, lleno de un hígado puramente anti EPN, como es la que ha estado “argumentando” el columnista del periódico Reforma René Delgado en varias de sus últimas entregas.

En su más reciente colaboración Delgado trata de descalificar el proyecto de reforma energética peñista tratando de descubrir los móviles políticos originales de la propuesta. La califica de tramposa, destinada al fracaso y otros calificativos que más parecen un recado político que un comentario periodístico.

El columnista, en unas notas que brincan de una manera desordenada seguramente propiciada por la engorrosa información que “alguien” le proporcionó, pasa de lo detectivesco a un intento de enjuiciamiento privatizador, elucubra sobre lo que llama la estrategia y los tiempos equivocado de la reforma energética peñista.

Delgado no apunta ningún elemento histórico, ni razonamiento económico y menos de lo que deben ser la construcción de políticas públicas en un contexto tan complejo como el mexicano, que en el caso de PEMEX con sus corrupciones sindicales y administrativas, que es al que reduce finalmente reduce la reforma el columnista de referencia convertido en conciencia nacional.

Si bien AMLO es políticamente explicable al insistir en su discurso fundado en un nacionalismo campechano es ya cosa juzgada por la sociedad, los escritos anti EPN de René Delgado se llenan de un sospechosismo, como diría el clásico, y más que una genuina preocupación por el destino de los recursos de PEMEX QUE DEBEN IR A ATENUAR LOS FENÓMENOS DE LA POBREZA Y LA INSEGURIDAD, en lo que le es permisible desde el punto de vista presupuestal, lo que pergeña Delgado parecen encargos que le hacen los priístas contrarios a Enrique Peña Nieto, que ocupan plumas como la del analista del Reforma para encubrir su doble discurso.

AMLO, equivocado en sus percepciones sobre lo que sería una privatización de PEMEX, como en muchos casos efectivamente lo fueron muchas de las promovidas en el sexenio salinista, está en lo suyo que es posicionar a MORENA como la oposición por excelencia del gobierno al que no ha podido llegar.

Lo de René Delgado tiene el tufo de ser un recado para Peña que desde los sótanos de la política le mandan sus compañeros de partido que no acaban de asimilar su condición de pretendientes del poder total que no fatalmente consiguieron. Y todo indica que ya no conseguirán.

AMLO quiere ser, como es lógico suponer en el esquema, o estrategia, de un político que es sencillamente TODO en su movimiento social llamado MORENA, el único dueño del discurso de la soberanía y el nacionalismo en el caso PEMEX.

René Delgado, que presagia en sus recientes columnas sobre las reformas peñistas, el inminente hundimiento del gobierno que encabeza el político de Atlacomulco, lo que deja como interesante tarea es descubrir de parte de quién está escribiendo sus alambicadas notas.

Por esos rumbos anda el debate en la visión del antipeñismo puro.

EN TIEMPO REAL.

1.- Los panistas esperan que la transparencia en PEMEX sea uno de los puntos centrales de la reforma energética. La corrupción en PEMEX es tan conocida por la sociedad que ha expresado a los cuatro vientos que Carlos Romero Deschmps es un personaje que debería estar acompañando a Elba Esther Gordillo en la cárcel; o que funcionarios de la empresa heredados por el calderonismo como son Baudelio Prieto, que es el responsable de PEP en Tabasco, sean auditados por la forma discrecional, corrupta y patrimonialista como manejan los contratos y las asignaciones de PEMEX que cuestan millones de pesos diarios a la para estatal por la ineficiencia de los contratista que Baudelio Prieto sigue contratando a pesar de su tecnología obsoleta pero que, lo más seguro, es que le estén llenando los bolsillos de dinero.