martes 02 de septiembre de 2014 | 11:40
Columnas

El salario en México y sus consecuencias

León Castant @lfcastant jue 1 ago 2013 20:48

Quizás PEMEX no tendría que subsidiar a México y podría invertir en refinerías

Hace un par de días en los Estados Unidos trabajadores de cadenas de comida rápida se declararon en huelga. ¿La causa? El salario.

Palabra cuyo origen se remonta a la antigua Roma, del latín Salarium. Desde los soldados de los Imperios romanos hasta los trabajadores de comida rápida del siglo XXI, mucho ha transcurrido, y sin embargo el salario mantuvo su importancia y relevancia, y sigue siendo materia de conflicto. La perenne batalla por el aumento de salario por el trabajador, y la eterna defensa del “patrón” por no aumentarlo.

El ejemplo de los Estados Unidos da mucho en que pensar. Después de todo, México también es un país donde los salarios son artificialmente bajos. Son pocos y débiles los argumentos en contra de un aumento substancial (uno que sea de mucho mas de unos centavos) al salario. Primero, pensemos en dólares. El salario mínimo en México, según una rápida búsqueda en Internet, son aproximadamente 125 dólares al mes, o 5 dólares al día.  En comparación, en Shanghai, la zona mejor pagada de China, son 202 dólares al mes u 8 dólares diarios, y el gobierno Chino planea aumentarlo. En las zonas peor pagadas chinas, el salario ronda entre 100 y 150 dólares al mes, llegando en algunos lugares a incluso estar por abajo, pero no por mucho.

Es decir, el salario mexicano se encuentra en el mejor de los casos al par o ligeramente superior al chino, y en el peor de los casos bajo el chino.

Por otro lado, en Estados Unidos los trabajadores de comida rápida están en huelga porque les pagan 7.25 dólares la hora y quieren 9. En un par de horas, un trabajador estadounidense gana el doble que un mexicano. En un día gana más que un mexicano en una semana. La disparidad entre los salarios estadounidense y mexicano hace notar algo claro: si México aumentara substancialmente sus salarios, poco o nada sería afectada la disparidad entre salarios. Si el mexicano ganará 10 dólares al día, el trabajador estadounidense lo ganará en un par de horas.

Más aún, en un ambiente político donde se tiende a evidenciar al Estado Mexicano como uno lleno de subsidios, hay que pensar. ¿Por qué México no puede subsistir sin estos subsidios? Por sus bajos salarios. Como un lastre arrastrando a la economía mexicana, los bajos salarios mexicanos impiden remover subsidios que hacen a las empresas paraestatales improductivas (la corrupción es un factor inmenso, pero aparte). La verdadera razón de los subsidios en México no es el paternalismo del Estado Mexicano, como algunos nos podrían hacer creer. Es la inminente implosión de la economía sin estos.

Quizás PEMEX no tendría que subsidiar a México y podría invertir en refinerías, infraestructura y energías alternativas si el salario del mexicano promedio no fuera lo que es: un cuento chino.

 

León Castant

@lfcastant