domingo 20 de abril de 2014 | 11:39
Columnas

Reforma educativa, ¿buena o mala?

Karen Priscila Castro @Karenpriscilac mié 15 may 2013 17:03

El nuevo dirigente indicó que el SNTE no se opone a los cambios 

El objetivo de la reforma educativa “es dignificar la labor del docente y brindarle certidumbre en el trabajo”, dijo el presidente Enrique Peña Nieto al conmemorar el Día del Maestro junto con el nuevo líder del sindicato magisterial, Juan Díaz de la Torre,  y el secretario de educación Emilio Chuayffet.

“Ahora su trayectoria ya no estará  sujeta a criterios discrecionales, lo que les proporcionará mayor seguridad”, dijo Peña Nieto.

Después de dar reconocimiento a los maestros, el mandatario dijo que la evaluación contemplada en la reforma “no pretende exhibir ni culpar a los maestros por las diferencias educativas”, sino “identificar sus necesidades con mayor precisión para ofrecerles programas específicos de capacitación”.

“Hoy nuestro país necesita la visión progresista de sus maestros, de sus educadores. Maestros que sean motor de cambio educativo y del cambio nacional. Maestros que exijan más y mejores programas de capacitación”, añadió.

Destacó que el gobierno federal busca una “evaluación justa, integral y técnicamente sólida” que tome en cuenta el entorno de los profesores.
“El proceso de evaluación tomará en cuenta las circunstancias particulares que se vive en cada región, zona o comunidad escolar. Solamente conociendo a fondo la realidad de cada escuela será como podremos mejorar”.

El mandatario pidió a los críticos de la reforma no confundir a la sociedad, “la educación no se privatiza ni se concesiona, la educación es y seguirá siendo una función pública e irrenunciable del estado mexicano”.

Previamente, el nuevo líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación pidió "reivindicar la dignidad de los maestros mexicanos" y dejar de culpar al magisterio por los rezagos educativos, aprovechó para refrendar el apoyo del gremio a la reforma.

La reforma educativa plantea, que el Estado sea quien entregue las plazas con base en la evaluación de los profesores, que se utilizarán para asignar, mantener lugares y dar ascensos dentro del sistema educativo del país.

Díaz de la Torre, que tiene el cargo del presidente del Consejo General para el Fortalecimiento de la Educación Pública Nacional en el SNTE, dijo que el sindicato está listo para tener una nueva relación con el gobierno transparentando sus procesos.

"El SNTE de manera autocrítica debe esforzarse más para comunicar de mejor manera la viabilidad de sus propuestas y transparentar sus procesos internos de desarrollo institucional", dijo el dirigente sindical.

Pese a que Gordillo criticó la reforma educativa impulsada por el gobierno de Peña Nieto y aseguró que habría movilizaciones de los profesores para oponerse a su aplicación, Díaz ha hecho público que no concuerda con este posicionamiento.

El nuevo dirigente indicó que el SNTE no se opone a los cambios y que entregará sus propuestas para elaborar las leyes secundarias que requiere la reforma para que los “derechos” de los profesores no sean El encuentro entre Peña y Díaz de la Torre se da un día después de que el SNTE aceptó un incremento salarial de 3.9% propuesto por la Secretaría de Educación Pública (SEP) que se aplicará a partir de enero próximo de 2014.

Con un millón 500,000 afiliados, el SNTE es el sindicato más grande de México y uno de los más poderosos de América Latina.

Lo que es necesario es que de verdad se tomen en cuenta las circunstancias en las que se encuentra cada maestro, no que cambien la reforma, porque eso sería injusto, ya que a todos los deben tratar por igual, sin embargo, proporcionar medios para que se alcancen estos niveles de educación, ya sea impartir clases de inglés para maestros en las escuelas o darles tutorías en el examen que evaluarán.