lunes 28 de julio de 2014 | 09:24
Columnas

Desempleo al alza en México

Karina Elizabeth Lozoya Hernández @KarinaLozoya1 mié 15 may 2013 20:23

La frase, “el pobre es pobre por flojo” la maneja mucha gente porque desconoce el porqué una persona es incapaz de tener la solvencia  económica para salir adelante y cubrir sus necesidades además de las de su familia. El problema radica en las oportunidades que brinda cada país para ofrecer educación y oportunidades de empleo.

Sentimos que con tal sólo darles unos cuantos pesos podrán subsistir, o peor aún, ni siquiera les damos algunas monedas por pensar que el fin de ese dinero será usado en drogas y alcohol.

En realidad estamos tratando con el fenómeno del desempleo en su más pura expresión, son familias enteras que viven en la pobreza y tienen poca instrucción como para obtener trabajo.

Para entender mejor esta problemática sería más fácil si nos localizamos en tiempo y espacio, México en el 2013,  en nuestro país en el presente año se pudo observar que en el primer bimestre, el empleo permanente en el país registró una disminución, pues de los 165,042 puestos de trabajo reportados, el empleo permanente representó 52%, dos puntos porcentuales menos que el mismo periodo del año pasado. (El Economista, 2013)

Por otro lado tenemos la informalidad de trabajo, es decir, la cara triste de la moneda, esta informalidad en nuestro país “tiene la mayor tasa entre las economías más grandes de América Latina con el 59 por ciento de su población en edad productiva, señaló la Organización Internacional del Trabajo (OIT) al presentar el estudio Panorama Laboral 2012, basado en estadísticas oficiales de cada país.

El informe revela que los jóvenes, son quienes principalmente tienen cabida en el empleo informal, pues seis de cada diez sólo consiguen este tipo de trabajos y en México la tendencia continúa al alza”. (Figueroa, 2013)

Con la información anterior lanzo esta pregunta al aire, ¿el pobre realmente es pobre porque quiere, o por flojo? La respuesta es sencillo inferirla, si la informalidad del trabajo está al alza en México, es decir, trabajos de limpieza doméstica, jardinería, lavado y planchado, entre otros, son los que mantienen a familias enteras con el sueldo mínimo. Dudo mucho que sea por propia elección, pero han sido personas que nacieron en el seno de familias de escasos recursos y crecen dentro de una atmósfera de pobreza, donde difícilmente tengan aspiraciones para alcanzar un puesto gerencial en alguna empresa, simplemente aceptan su realidad y tratan de vivir el día a día con sueldos que no son suficientes para pagar una renta, alimentar a sus hijos ni proveerles de servicios de salud.