sábado 01 de noviembre de 2014 | 03:30
Columnas

Venezuela y América latina

Jimena Rodriguez Silva @jimerdzsi sáb 4 may 2013 10:57

La historia de Venezuela no es muy distinta a la de los demás países de  América latina. Después de la gran lucha por la independencia, liderada por Bolívar y otros grandes próceres, Venezuela y toda América latina quedan como un niño huérfano que después de rebelarse en contra de los directivos de su orfanato, ahora se encuentra en la calle, sin un techo, sin comida, sin rumbo, pero con el dulce sabor de victoria, rebeldía, independencia y libertad. 

Para esos momentos, Venezuela trata de instaurar republicas democráticas, pero el poder de los llamados "caudillos" llenan a ese país de una lucha larga y sangrienta de poder y control. Los Caudillos eran normalmente militares, dueños de grandes haciendas y jefes de trabajadores, en muchos casos de pueblos enteros. Poco a poco el poder se fue concentrando cada vez más hasta producir hombres muy poderosos como Juan Vicente Gómez y Pérez Jiménez, militares llenos de poder que controlaban a la fuerza, porque el pueblo merecía "mano dura". Lo mismo vimos en Chile, Argentina,  Perú, y en casi todas las naciones latinoamericanas, caribeñas y algunas centroamericanas. 

La dictadura de Juan Vicente Gómez no fue derrocada, estuvo en el poder hasta su muerte. Otro General, Eleazar López Contreras instaura un gobierno militar de transición, sigue siendo un gobierno opresor pero con grandes avances democráticos que luego logra instaurar gobiernos cívicos dejando atrás el poder militar. Todo se veía muy bien pero el "relajo" del pueblo trajo como consecuencia a Pérez Jiménez, otro militar que trato de instaurar una estabilidad política mediante represión y violencia. El boom petrolero económico hizo que el dictador gozara de muchos recursos y se dieran inmensos logros en infraestructura a lo largo de todo el país. La fuerte represión en contra del pueblo lo quita el poder, fue derrocado por un golpe y voluntad popular. 

Aquí vienen 40 largos años de "democracia" en donde Venezuela tuvo un periodo de abundancia teniendo la economía mas creciente de América latina, por los primeros 20 años. El crecimiento fue amorfo de una nación pequeña y rural hacia una Venezuela saudita de crecimiento exponencial en todos los rubros. Muchos de los grandes logros civiles se lograron en este periodo, educación, leyes, constitución, política, economía, etc.…Con ese crecimiento también aumenta la brecha entre las clases sociales. La mayoría de los que aprovecharon, lo lograron ilícitamente. 

La corrupción siempre ha sido una parte inamovible de los gobiernos latinos. Es una herencia que traemos desde siempre, que se ha ocultado para no manchar el nombre de nuestros héroes, pero siempre ha estado ahí. Así, como una enfermedad genética, que no puede ser dejada atrás, la corrupción se abrió paso y creció, expandiéndose al mejor estilo del cáncer. Los últimos 20 años de este gobierno en Venezuela estuvieron llenos de una sociedad clasista en donde el pobre envidiaba al rico y el rico detestaba al pobre. Una sociedad sin racismo, pero con un clasismo más afianzado que en los mejores tiempos del negocio de esclavos en Estados Unidos.

En estos momentos llega Hugo Rafael Chávez Farías, un teniente Coronel que intenta un golpe de estado nacional con los argumentos de que la corrupción era imposible de combatir de una manera constitucional. El golpe es efectivo, ganan en toda Venezuela menos en la capital, Caracas, donde el mismo Chávez entrega las armas y hace un llamado a la paz, "los objetivos no fueron logrados, por ahora". Va preso y pocos meses después, se le hace un juicio al presidente, Carlos Andrés Pérez por corrupción y enriquecimiento ilícito, quien resulta culpable. Queda un vacío de poder y hay un gobierno transitorio mientras se llaman a elecciones. Después de 40 años en donde 2 partidos, AD (Acción Democrática) y COPEI (El partido Social Cristiano) se habían turnado el poder (les parece conocido?) por primera vez gana otro partido dirigido por Rafael Caldera una brillante figura política nacional que ya había sido presidente representando a COPEI pero que crea su propio partido independiente y recolecta ayuda de "mini partidos" hasta ganar las elecciones. 

Esto fue la primera señal de que el bipartidismo en Venezuela estaba muerto. Caldera, durante su gobierno, libera a Hugo Chávez, quien estuvo alrededor de dos años en la cárcel donde afianza su ideología. 

Chávez se lanza a presidente y gana con una aplastante victoria. Los 14 años siguientes son parte de la historia mundial y latina contemporánea en donde un hombre con todo el poder y los recursos de un país tan rico como Venezuela exporta su "revolución socialista del siglo 21" a la mayor cantidad de países posibles. Llega con gran alcance a África, al medio oriente, a Asia y con mucha más fuerza a América latina en donde los presidentes "bolivarianos" se afianzan más (Correa, Morales, Kirchner, etc…)

Es aquí, donde quiero hacer referencia de México.  El estudio político, económico y social de un país como Venezuela, que esta pasando y pasó por cambios muy parecidos a los de México y muchos de los países latinos, se hace indispensable para entender la situación de nuestro país y evitar cometer los errores de otros. Se deben tomar con mucha responsabilidad las decisiones  ya estas pueden marcan el camino del futuro. Uniendo los puntos de nuestro pasado y el de otros nos damos cuenta como esas "pequeñas" decisiones marcan el camino de muchos, incluso aquellos que no decidieron por propia convicción, por ignorancia, pasivismo o cualquier razón o excusa que tengan, igualmente todos somos afectados.

El apatismo político, social y cultural que existe en México, tiene que ser rechazado. Debemos estudiar no solo Venezuela que esta pasando por un gran cambio, sino también los demás países latinoamericanos y más aquellos en donde la izquierda o derecha es prominente, sus éxitos, sus fracasos. La opinión publica tiene que hacerse oír y una de las maneras para lograrlo es el interés individual por el futuro de nosotros como pueblo y sociedad. Vamos a interesarnos, a investigar, a escuchar y a dar nuestra opinión.